ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En la capital, sus habitantes tropiezan a diario con uno de los problemas más complejos de la sociedad: el transporte. Muchas veces resulta difícil llegar a tiempo a los lugares, sobre todo en horas de la mañana, debido a que las guaguas son poco fiables en frecuencia y puntualidad, sin contar que en reiteradas ocasiones no se detienen en las paradas.

Aunque desde la dirección de transporte provincial se encaminan medidas para solucionar, o al menos moderar esta situación, se requiere de agilidad en la toma de algunas decisiones que tengan en cuenta la demanda de calidad en el servicio y que aseguren la movilidad de la población.

Ante tal panorama, muchos ciudadanos recurren a menudo a los taxis privados, es decir, al «almendrón», esos veteranos carros de los años 50 conservados casi milagrosamente, que todavía dan de qué hablar, y que en muchas ocasiones constituye una odisea «atraparlos».

Sin embargo, a partir de que se implementara el acuerdo 185 establecido por el Consejo de Administración Provincial de La Habana (CAP), a mediados de julio del año pasado —que establece que los transportistas privados no pueden aumentar el valor del pasaje y que solo se admitirá el precio referencial que se cobraba en un inicio—, se presentó otro problema.

Los boteros comenzaron a acortar el recorrido para cobrar casi el doble del pasaje. Y si bien los órganos de control aplicaron en un primer momento un grupo de medidas para revertir tal escenario, a casi siete meses de la disposición gubernamental, el panorama no ha variado mucho, o al menos esa es la opinión de los pasajeros consultados por nuestro diario.

«Voy para la Ceguera y me han cortado el recorrido hasta Coppelia, la molestia es bajarse y coger otro carro después de haber estado esperando media hora»; «de la Víbora a Línea (Vedado) son diez pesos, sin embargo los boteros cortan el viaje en Tulipán por el mismo precio, para después cargar más pasaje hasta el destino original»; «de Línea al paradero de Playa los choferes cobran diez casi siempre, pero a veces la tarifa aumenta el doble», fueron algunos de los comentarios recogidos por este equipo de trabajo.

No obstante, esas no fueron las únicas críticas e insatisfacciones, pues independientemente de hablar sobre las infracciones cometidas por los boteros, también hubo cuestionamientos a la calidad y al funcionamiento del transporte público.

«Por lo menos hay carros que están en precio y facilitan el viaje, porque la verdad es que de guagua en guagua… Es mejor coger una máquina», dijo Esperanza Garden.

«El precio del pasaje lo ponen ellos, esto es oferta y demanda, tú te montas si quieres. Aparte, todos sabemos que los transportistas aumentan el precio del pasaje en dependencia del costo del combustible en el mercado ilegal, aunque esto no debería suceder», opinó por su parte Manuel Céspedes.

Yoandri Martínez, quien trabaja desde hace un par de años en la piquera del parque El Curita, reconoció que hay choferes que cortan la ruta, sobre todo en tramos largos, pero que eso es apretar el bolsillo de la población.

Y precisamente en un recorrido por otros puntos de la capital, pudimos comprobar que en rutas hacia el Cotorro, La Lisa y La Palma (municipio de Arroyo Naranjo), es común que los porteadores privados incrementen el costo del pasaje.
 
MUCHAS EXPLICACIONES… SOLUCIONES NO TAN CLARAS

José Gabriel Duquezne, director de inspección de la Dirección General de Transporte de La Habana, declaró a Granma que desde septiembre a la fecha hubo 20 licencias operativas retiradas por violación del acuerdo del CAP, de ellas dos por estar acortando el recorrido y cobrar más.

No obstante esto, se sigue violando la ley, afirmó por su parte Maribel Poulot, directora de pasaje de la misma entidad. De ahí que comenzamos a adoptar un grupo de medidas: denuncias a la policía a través de llamadas telefónicas y retiros de carros por los controles de la Policía Nacional Revolucionaria, señaló.

«La ley establece que cuando una persona comete una infracción se le hace una suspensión de la licencia. Si es reincidente se le cancela por un año, y luego, si vuelve a incurrir en la falta, es definitivo: el conductor no puede seguir siendo transportista».

No obstante, después de comunicarles a los titulares que su licencia está en proceso de investigación, no hemos tenido ninguna reclamación a las direcciones municipales de transporte, sentenció.

Asimismo, se está haciendo un trabajo en conjunto con los órganos de control para detectar a quienes prestan el servicio, pero sin la correspondiente licencia operativa. Hasta la fecha hemos encontrado 134 autos ilegales, agregó Poulot.

«Otra de las medidas que tenemos en plan para revertir esta situación es ponerle una pegatina a los carros de La Habana que tienen licencias; estas quedarían con un orden consecutivo para poder identificar los vehículos en el caso de una falsificación».

Por otra parte, refirió la directora de pasaje de la Dirección General de Transporte, «queremos darle la posibilidad a los transportistas privados para que compren piezas de repuesto, herramientas sencillas que podamos garantizar; tampoco todo, porque esos carros tienen piezas de distintos tipos».

Entre los proyectos futuros, dijo, se está tratando de crear un sistema de piquera que establezca un viaje completo y el precio en dependencia del kilometraje. Además, se realizó un trabajo de señalización de estos puntos, se pusierion vallas, se pintaron y pavimentaron.

Sin embargo, en nuestro recorrido pudimos comprobar que en este sentido todavía no hay avances palpables.

«Estamos desarrollando un levantamiento de talleres, no solo para los estatales, sino también para el mejoramiento de los privados. La intención es crear uno en cada municipio y de esta manera brindar un servicio especializado».

Igualmente, Poulot puntualizó que estos talleres prestarán el servicio público de mantenimiento y reparación de vehículos automotores sin diferenciación entre personas naturales y jurídicas.

Acerca del control del combustible, uno de los temas más polémicos relacionados con los porteadores privados, por como se maneja el precio de la gasolina o el petróleo en el mercado ilegal, Poulot explicó que hay un trabajo con las empresas que más combustible reciben por parte del gobierno, de conjunto con la dirección de Economía y Planificación del CAP y la Oficina Nacional de Uso Racional de la Energía, cuya misión es regular e inspeccionar el proceso de operación, consumo y control de los portadores energéticos en todas las entidades de la Isla.

«La intención es evitar que continúe el tráfico de combustible que proviene del suministro que reciben los carros estatales», expresó.

De cualquier forma, ni el control por sí solo, ni las facilidades para el acceso a recursos necesarios en la actividad del transporte, garantizarán un mejor funcionamiento del servicio y que la tarifa de los pasajes se mantenga a un precio estable. Se requiere que ambas acciones vayan de la mano.

En tal sentido, aunque desde el verano pasado las autoridades plantearon que se trabajaba en soluciones para reordenar el funcionamiento de la actividad, hasta la fecha todavía no se perciben progresos significativos en la organización de las piqueras y corredores, y mucho menos en la creación de un mercado mayorista que les dé la posibilidad a los boteros de adquirir recursos a precios diferenciados, especialmente el combustible.

A pesar de ello, y de que se trata de una operación de oferta y demanda, los boteros deberían tener más en cuenta al pueblo, pues su labor es una prestación pública a la sociedad y no todos poseen el mismo poder adquisitivo.

Corresponde a las autoridades velar porque se cumpla lo establecido, exigir, controlar, inspeccionar y que se apliquen acciones más eficaces para corregir esta situación. Del resultado de estas depende que los que necesitan este servicio no resulten los más afectados.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

tony dijo:

1

1 de febrero de 2017

22:47:56


creo que de estos se estan riendo en la capital los transportista y se aprovechan de ls necesidades hoy hasta un camion de pasajero cobrando 10 pesos de 100 y boyeros hasta la localidad de boyeros alguien dijo algo y se lo querian comer, creo hay que hacer algo urgente para que se respeten las leyes en nuestro pais que sea ejemplarizante

El moro Respondió:


2 de febrero de 2017

10:10:47

Quitenle la patente a todos los particulares para que veas como todo se resuelve, bueno el transporte no.

aristoteles Respondió:


2 de febrero de 2017

12:53:16

La unica solucion al problema es un sistema de transporte publico que funcione a precios adecuados.

Uchija Itachi Respondió:


2 de febrero de 2017

16:15:53

No entiendo como con el pueblo tan preparado que tenemos nadie le pide al Estado que quite la prohibición a la importación de vehículos a particulares, señor mió el principal problema con el transporte es uno: NO DA ABASTO. no hay mientras la oferta sea insuficiente los precios y todo va a estar por las nubes y si quitan las licencias se van a quedar si taxis, no sé cuál es el problema con la importación de vehículos regulada tanto para particulares como para cooperativas que brinden servicios de transporte público y hasta empresas, no le veo lo malo por muy buena voluntad que tenga nuestro gobierno no puede con todo y los que sufren son los trabajadores y el de a pie y más lo sufren en provincia los pobres animalitos en provincia que los explotan, golpean y abusan hasta la muerte, por qué los pobres tienen que sufrir la miseria del hombre o de unos hombres?? ojalá me publiquen. Saludos

Caña Respondió:


4 de febrero de 2017

11:24:03

!EUREKA! Aristoteles

conde dijo:

2

1 de febrero de 2017

22:59:47


es increible como al pueblo trabajador le toca siempre sufrir y la peor parte,el estado ha sido incapaz de solucionar este problema de los taxis y tampoco el del transporte colectivo.los trabajadores cubanos tendran que vivir abocados a la epica toda la vida? sera que en algun momento respiraremos mejor?

ton dijo:

3

1 de febrero de 2017

23:10:47


Creo que se estan tomando tantas medidas que se acabaron las cintas metricas, El pasaje es unicamente responsabilidada del gobierno, que debe fijar el precio y poner impctores y pagarles bien para que no los sobornen y cumplan con su trabajo

Empe Respondió:


2 de febrero de 2017

18:15:17

Ay ton,,me has hecho reir!!!,,con que se acabaron las cintas métricas de tanto medir,,,,ta bueno el chiste..

Roberto Respondió:


4 de febrero de 2017

23:23:04

Órale, ton, te felicito por el comentario. Saludos desde México.

Brown dijo:

4

1 de febrero de 2017

23:43:08


No son sólo los boteros, en el caso de los taxibus o ruteros del Cotorro (los de 5 pesos que NO tienen ninguno o casi ninguno aire acondicionado y aun así siguen costando los mismos 5 pesos como si lo tuvieran), se está dando un fenómeno similar. Ya después de la 1 o las 2 de la tarde en el Parque de la Fraternidad se hace imposible capturar uno de esos ruteros que haga el trayecto completo hasta el Cotorro. Los que vienen sólo van hasta El Diezmero, y yo no lo he detectado pero un amigo mío me dijo que lo que están haciendo es supuestamente terminar el viaje ahí, para luego recoger una parada más alante y seguir entonces hasta el Cotorro, para cargar de nuevo todos los asientos por los mismos 5 pesos y así ganar más. Y mientras esto pasa, en el Cotorro a esa misma hora siguen saliendo guaguas para La Habana. Es decir que SÍ están partiendo el trayecto en dos a propósito porque siguen llegando al Cotorro cuando no deberían hacerlo, si sólo van hasta El Diezmero. Por cierto el amigo que me lo contó me dijo que yo era libre de decir su nombre y dirección si algún día decidía quejarme oficialmente, porque él puede dar fé de la realidad de este suceso. ¿Por qué esos choferes, tanto de los almendrones como de los ruteros, le hacen eso al pueblo? ¿Será que se les ha olvidado las veces que ellos mismos, también han estado a pie y necesitando transportarse? ¿Ellos olvidan además, que también familiares y amigos suyos pueden estar siendo víctimas de sus propias trampas? No entiendo el comportamiento humano en casos como estos. Espero que las autoridades tomen las medidas pertinentes. Saludos.

archyper dijo:

5

1 de febrero de 2017

23:56:00


creo que es hora de cambiar de medidas, el país se recupera lento pero sin pausa y eso se nota , por lo que sería factible en la medidaque se pueda empezando por la habana tratar de cabiar estos TARECOS que gastan demasaido y trae consigo todo tipo de malestar para el público y ara el Gobierno, comprarles un carro nuevo que en el mercado los hay bastante baratos y cambiarlos por estas maquinas, a los que como es lógico tienen sus papeles en reglas y que trabajarían como taxistas y con la chatrra que generan estos carros tendrían una ganancia prudente, y como es lógico el usuario lo iría pagando poco a poco, pero cobrarselo con una ligera ganancia para el Estado porque un hiunday o incluso un toyota puede andar en el mercado sobre los 8 mil dolares por lo que no cobrarle 15 mil ni 20 mil, con 9 ó 10 puede y cobrarlo de mes en mes no se algo así, y salir de esos TARECOS que afean y tragan como tractor, y lo otro es poner mas guaguas pero no tan grande sino más pero pequeñas como las yuton esas de 5 pesos que consumen menos y pueden dar más viajes, un abrazo.

Mauri Respondió:


2 de febrero de 2017

18:01:58

compadre no sueñes tanto!!! que aquí no le van a cambiar los carros esos a nadie, no es de interés del estado eso!!! no sueñen mas, gracias a esos almendrones todos nos transportamos, a ninguno de nosotros nos ponen una pistola en la cabeza y nos obligan a montarnos en un almendrón!!! ah!! y cuando el gobierno la cogen con ellos es peor se ven todas las personas en las calles sin poder transportarse no hablen mas de los boteros lo que hay que exigirle al gobierno es por el transporte publico que como gobierno el tiene que garantizar, comienza las medidas contra los boteros y piensan que van a perjudicar a los boteros y lo que hacen es perjudicar al pueblo y a la gran mayoría que nos servimos de ellos no los aprieten tanto y véndanle el combustible barato como mismo se los venden a las empresas estatales que es irrisorio el precio que compran las empresas estatales el combustible en el cupet y verán que ellos ponen unos precios adecuados!!!!

frank Respondió:


5 de febrero de 2017

14:59:47

lo que tiene que cambiar es el sistema, que nunca funciono, porque el estado no les brinda mejor precio en el combustible a esos boteros, que quieren que trabajen de gratis, no piensan en el costo de mantenimiento que tienen que hacer esas personas, al menos resuelven el problema del transporte en cuba que es pésimo, el país no tiene ecnomia para invertir ,pues cuba no produce nada al dia de hoy,