ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Fidel comparece en la televisión cubana para informar al pueblo. Foto: Osvaldo Salas

Che Guevara caracterizó a Fidel en la apasionante carta de despedida que inflamó a todos, como el estadista indómito de la Crisis de Octubre en 1962. Ese espíritu insumiso se irguió otra vez en 1963, de modo no menos dramático, durante la primera visita que hizo Fidel a la Unión Soviética, donde el pueblo moscovita lo recibió en las calles con desbordado entusiasmo.

El líder cubano había llegado el 29 de abril de 1963 a Murmansk, ciudad portuaria en el aún congelado extremo norte de la inmensa URSS, a pesar de la incipiente primavera. La recepción oficial y popular con Nikita Jruschov y Leonid Brehznev sería el 30 de abril, en la capital. Era su primer viaje a la URSS y fue recibido por Anastas Mikoyan, viceprimer ministro, quien unos meses antes, durante la Crisis de los Misiles, había tratado de calmar al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana.

En la Isla caribeña, el veterano dirigente soviético trataba de captar la atención del rebelde Comandante, pero el estruendo de unos jets volando bajo interrumpió el insólito monólogo. En el tenso ambiente internacional que el anuncio de la retirada de los misiles no había logrado aplacar, la Isla entera era cuadriculada por los aviones de combate de EE.UU., en vuelo rasante.  

Fidel se levantó enérgicamente y exclamó: «¡Lo único que falta es que se bajen a tomar café. No podemos seguir permitiéndolo. Voy advertirles que los derribaremos si continúan esas provocaciones!» Los vuelos rasantes fueron suspendidos.

No había ocultado en ningún momento su enojo desde que Jruschov anunció inconsultamente el 28 de octubre que retiraría los misiles instalados en Cuba, además de haber ofrecido la posibilidad de enviar inspectores de la ONU para comprobarlo.

Pero tal pretensión se encontró con el espíritu indomable del Barbudo, quien dijo que para inspeccionar el país tendrían que venir en zafarrancho de combate y lanzó una plataforma de cinco puntos para lograr una paz verdadera: 1) Cese del bloqueo económico y la presión comercial y económica. 2) Cese de las actividades subversivas, invasiones de mercenarios, infiltración de espías y saboteadores. 3) Cese de ataques piratas desde Estados Unidos. 4) Cese de violaciones del espacio aéreo y naval y 5) Retirada de la Base Naval de Guantánamo y su devolución a Cuba.

FIDEL HIZO ESTREMECER AL KREMLIN

Inmediatamente después de la impresionante demostración de cariño del pueblo en las calles, Nikita Jruschov se levantó aquel 30 de abril de 1963 en el majestuoso Kremlin para hacer un brindis. Fidel Castro no se hizo esperar. Miró atentamente a su alrededor y estremeció el ambiente diciendo: «No puedo dejar de expresar mi desacuerdo con la forma en que fueron sacados los cohetes soviéticos de Cuba. No se nos consultó y se tomaron acuerdos a espaldas nuestras, después de haber sido nuestra tierra el potencial escenario de una guerra nuclear».

Nikita le interrumpió agitado: «¡Lo hicimos para evitar un ataque contra Cuba y se logró mantener la paz!».
Pero, «lo que se logró fue una paz precaria, pues no existe un verdadero compromiso. Si nos hubieran consultado se habría logrado mucho más. Habríamos obtenido una paz verdadera y otros objetivos», le ripostó Fidel con firmeza.

Parecía que la primera visita del líder cubano a la URSS, iba a terminar en fracaso. Nadie osaba decir una palabra...
 
EE.UU. PREPARABA UNA INVASIÓN A CUBA

De fuentes soviéticas y norteamericanas se sabe que en 1962 Estados Unidos contaba con 377 cohetes estratégicos y construía otros 1 000. Los emplazados en Turquía e Italia, daban una superioridad a EE.UU., pues de allí podían alcanzar en 15 minutos a la URSS, mientras los 44 cohetes intercontinentales soviéticos demorarían 25 en llegar a EE.UU. La URSS solo contaba además con 373 de alcance medio y 17 de alcance intermedio.

La instalación de 42 cohetes de alcance medio e intermedio en Cuba, nivelaría considerablemente la diferencia y brindaría medios defensivos contra una inminente invasión directa de EE.UU., lo que conocían soviéticos y cubanos que se preparaba con gran premura.

Fidel declaró que percibió en la propuesta hecha por Jruschov de instalar cohetes nucleares en Cuba, una acción que consolidaría la capacidad defensiva de todo el campo socialista, incluida Cuba y que fue el principal motivo para aceptarla, aunque no se ignoraban los riesgos. Fidel planteó dar a conocer públicamente el acuerdo, basándose en el derecho a la defensa con cualquier medio militar, como expresó abiertamente en una declaración. La perspicacia del pueblo llamó a ese «cualquier medio» las etcéteras, en una velada en alusión a los misiles.

Jruschov insistió con el comandante Raúl Castro —quien viajó a la URSS nuevamente para firmar el acuerdo—, en postergar el hacerlo público y negarlo mientras tanto. En esos días de julio de 1962, se efectuaba en Moscú un Congreso Internacional del Consejo Mundial de la Paz.

En octubre de 1962, Kennedy y Jruschov se pusieron de acuerdo para que no sucediera una confrontación, pero con la condición de que fueran retirados los misiles bajo inspección internacional. Fidel rechazó la inspección.

En la noche del 23 de octubre el presidente norteamericano había decretado un bloqueo naval expresando que dichos misiles, con ojivas nucleares, eran armas ofensivas y puso a todas las fuerzas armadas en máxima alerta por primera vez en la historia. El mundo no estuvo nunca tan cerca de una guerra nuclear. Los cubanos decían en broma: de repente desaparecerás de mi vista.

El día 26 Jruschov propuso en privado retirar los cohetes contra una promesa norteamericana de no invadir a Cuba. Pero Kennedy insistía en la inspección. En una sorpresiva acción, la artillería anticoheteril soviética derribó entonces un avión U2 que volaba sobre Banes, en el oriente de la Isla. El ambiente se tensó más y provocó una carta del presidente Kennedy, susceptible de varias lecturas: era amenazadora y a la vez tolerante, tratando de dejar ver que el acto podría no haber sido ordenado por Jruschov, quien ya negociaba con él. El hecho podría haber escapado a su control.

El 28 Jruschov aceptó los términos de Kennedy y solo después informó a Fidel, quien no conocía de las conversaciones secretas. El Comandante en Jefe declaró que la noticia había producido en Cuba «una gran indignación porque nos veíamos convertidos en una especie de objeto de cambio...nos enteramos por radio que el día 28 se ha producido un acuerdo».  La reacción del pueblo no fue de alivio. Fue de profundo malestar.
 

MIKOYAN NO LOGRÓ CALMAR A FIDEL

U Thant, secretario general de la ONU viajó a Cuba y ante la negativa de Fidel a aceptar la inspección, declaró que el dirigente cubano estaba en su derecho al negarse y que Naciones Unidas no podía obligarlo. Ante la situación, Jruschov envió el 2 de noviembre a Mikoyan a la Isla, quien durante varios días trató de convencer al premier cubano. Pero fue imposible.

Finalmente, tras dos semanas en Cuba, Mikoyan propuso que la inspección se realizase en los barcos. Fidel le respondió que ese sería un problema de la URSS. Y hubo inspección en los barcos, no en la Isla, la cual emergió más fuerte y más respetada de aquella crisis. La doctrina militar cubana pasó a ser la de la resistencia nacional si el territorio era ocupado.

El tiempo ha demostrado la vigencia de sus convicciones.

Tres años después de la retirada de los cohetes, la carta de despedida del Che Guevara recordaba esos hechos diciendo: «sentí a tu lado el orgullo de pertenecer a nuestro pueblo en los días luminosos y tristes de la Crisis del Caribe. Pocas veces brilló más alto un estadista...». En efecto, el líder guerrillero del pueblo cubano ya desde entonces formaba parte de los grandes estadistas de la historia.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rafael Nuñez dijo:

1

11 de enero de 2017

00:11:00


Alguien llamo a la tristemente y peligrosamente conocida "Crisis de Octubre" como la antesala mas cerca a la 3ra Guerra Mudial, lease la Ecatombe mundial. Hace poco pude ver un documental de una entrevista de una periodista norteamericana, titulado "En sus propias palabras"; en dicha entrevista pudeescuhar y ver a Fidel hablar muy meridianamente sobre lo que realmente ocurrio en aquellos dias tan peligrosos de Octubre del 1962, Fidel explico ampliamente y muy objetivamente desde su punto de vista protagonico el comienzo, desarrollo y final de la crisis belica mas peligrosa al que se enfrento el mundo despues de 1945. Fidel dejo bien claro del peligro que significo para el mundo la crisis de Octubre. Cuba era una pequeña isla siruada en este hemiferio, el unico pais de latinoamerica que ha tenido en su territorio armas nucleares y de la resposabilidad que significo tenerlas, pero tambien Fidel reconocio, sin mencionarlo literalmente, como las dos potencias del mundo en ese momento negociaron, todo a espalda de Cuba, la salida de los misiles de Cuba y de Turquia a cambio de un compromiso a la no intrvencion "DIRECTA" de EEUU a Cuba. Fidel defendio en dicha entrevista, que se podria haber obtenido un mejor acuerdo. El defiende durante toda la entrevista que Cuba fue la que mas arriesgo en esta crisis por estar apenas a 90 millas de EEUU y que corria el peligro evidente de ser borrada Cuba del mapa en caso de un ataque nuclear. El documental me impresiono mucho. Fidel fue muy elocuente y muy claro en ese analisis que hizo de la crisis. En una de sus revelaciones restropectivas de aquella crisis, existio un aspecto en que Fidel Castro hizo enfasis y un analisis historico; me refiero a la traduccion que hizo el embajador sovietico a uno de los mensajes donde por error, tradujo que Fidel le aconsejaba al gobierno del Kremlin, que fueran las fuerzas sovieticas las que acertaran el primer golpe nuclear al territorio norteamericano; en dicha entrevista lo nego, lo que deja entrever que en esta crisis tan peligrosa para la humanidad, un error de traduccion de ser aceptado por la URRS, pudiese haber sido el detonate de la tercera guerra mundial, que hubiese significado una guerra nuclear. Nikita Jrushev, el embajador sovietico en la Habana y Micoyan a opinion de Fidel Castro furon los grandes perdedores de la crisis de Octubre y asi lo dejo ver en esta entrevista, "En sus propias palabras"

Miguel Angel dijo:

2

11 de enero de 2017

06:05:10


Sin duda alguna fue una demostración elocuente de la posición principista, transparente, valiente, diáfana del joven guerrillero, devenido estadista, un pre claro dirigente revolucionario planetario, Fidel brilló de manera irrefutable, como expresara el Che en su carta. La actitud política de los dirigentes soviéticos fue torpe, pusilánime y tímida, debieron medir las consecuencias de sus actos de forma anticipada, no comprometer y sacrificar el futuro de la "isla de la libertad", como ellos mismos denominaron, que fue capaz de sacrificar su existencia, la vida de millones de cubanos en aras de la solidaridad y los principios internacionalistas con el bloque socialista. Fuimos cobardemente soslayados, prácticamente traicionados. Las condiciones estaban creadas, la administración de Kennedy estaba dispuesta a negociar, sólo había q aprovechar la coyuntura creada para exigir los 5 puntos planteados por Fidel, se pusieron de acuerdo las dos grandes potencias y fuimos apartados de las decisiones, tuvieron incluso la cobarde actitud de plantear q el repliegue y retirada de los cohetes fuera realizada en territorio cubano, q irrespeto!!!, falta absoluta de conocimiento de la estirpe del pueblo cubano, representado por la voluntad de su líder indiscutible, el compañero Fidel, las tropas yanquis tenían q entrar en Cuba en zafarrancho de combate, dispuestas a morir, somos de la estirpe de Maceo y de Fidel, nadie dude de eso. Los soviéticos tuvieron q mostrar su trasero, en sus barcos, en el Océano Atlántico, pero en territorio cubano jamás, como este, cometieron muchos errores, q infelizmente llevaron al desmerengamiento de la URSS, sin disparar un tiro. Quedó demostrado a los soviéticos y al mundo q Cuba no era un satélite soviético mas, contamos con dignidad, honor y soberanía propios, hasta hoy. Fidel, a pesar de su juventud, demostró ser un brillante y firme líder revolucionario, sólo con coraje, firmeza, decisión y con transparencia política, moral, ética se puede enfrentar con éxito al imperio yanqui. La historia lo ha demostrado de forma fehaciente. Viva eternamente el legado de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz!!!!!!!!!!!!!!

Jordan dijo:

3

11 de enero de 2017

10:11:42


Saludos cordiales: Otro muy buen artículo de nuestra Historia que junto a "Esclareciendo los hechos" nos ilustran y nos hacen sentirnos más orgullosos del liderazgo indiscutible de nuestro Comandante en Jefe. Es muy importante conocer la historia de nuestro pueblo, quienes somos y hacia donde vamos.Muchas gracias.Afectos

Tony C dijo:

4

11 de enero de 2017

14:28:22


...y lo seguirá siendo por siempre!! Hasta siempre Fidel!!!

Dr. Jorge Arevalo Matasol dijo:

5

11 de enero de 2017

19:27:03


Era un quinceañero pero recuerdo bastante los hechos ya que los diarios no p oi dían ocultar lo serio y delicado de la situacion. Con el tiempo conocimos la actitud varonil de Fidel frente a ambos,los dirigentes mas poderosos del globo,actitud que le valio el respeto de dichos dirigentes y de otros alrededor del mundo y reafirmarse como lider absoluto del pueblo cubano. Este respeto y posicion le acompañaron hasta el día de su muerte. Pocos como él,siempre brillo con luz propia.