ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Veinticuatro trabajadores realizan todos los procesos que tienen lugar dentro de la planta de carbón. Foto: Leydis María Labrador

JOBABO, Las Tunas.—Su abundante presencia en nuestros campos le ha merecido, con justicia, la clasificación de plaga, aunque el marabú comience a dar señales de su utilidad probada. La experiencia que hoy se materializa al sur de esta provincia, lo convierte en indispensable para lo que algunos denominan como una actividad que ensucia mucho, pero es muy limpia como negocio: la producción de carbón vegetal.

Este producto, muy demandado en el mercado internacional, ha logrado posicionarse por su calidad y puede catalogarse como una fuente de ingresos que aún está lejos de ofrecer todas sus potencialidades.

BENEFICIOS, NO SOLO PARA EL CARBÓN
La Empresa Provincial de Flora y Fauna (EPFF) tiene hoy un gran peso en la producción del carbón que se exporta en la provincia. Para el 2016, el plan ascendía a 3 500 toneladas, pero existen proyectos más ambiciosos para llegar incluso a las 6 000 en un futuro cercano. Esta actividad se ha convertido en una notable fuente de empleos y de ingresos.

Nelson Raez, director de la EPFF, explicó a Granma que hoy se encuentran vinculados a la producción de carbón, solo con su entidad, alrededor de 400 trabajadores y la cifra debe crecer. Aseveró, además, que el salario medio oscila sobre los 3 000 pesos, por lo que constituye una muestra fehaciente de remuneración ante la productividad del trabajo.

Sin embargo, mantener una estabilidad en materia de exportaciones requiere del estricto cumplimiento de exigentes normas de calidad. Para ello, el carbón debe pasar por un proceso de beneficio que lo acerque a los estándares del mercado.

En el municipio de Jobabo se encuentra la mayor planta de beneficio de carbón del país, con una capacidad para procesar diariamente 20 toneladas del producto.

A decir de su director, Rogelio Rodríguez Pérez, el fin esencial de la planta es la clasificación, para separar el producto de primera calidad de la carbonilla. No obstante, afirmó, los 24 trabajadores con los que contamos asumen todo el proceso, que culmina con la carga de los contenedores que van directo al puerto.

La instalación jobabense procesa todo el carbón producido por la Empresa de Flora y Fauna en el territorio. Dada su importancia, es objeto de un proceso inversionista que asciende a los 60 000 dólares, y cuyo impacto se verá reflejado en el aumento de las toneladas a exportar y en la consiguiente contribución a proyecciones nacionales.

El director de la Empresa Provincial de Flora y Fauna, Nelson Raez señaló que, a nivel de país, el plan para la exportación de su grupo empresarial rebasa las 16 000 toneladas, aunque existen proyectos para llegar hasta las 32 000. «Es válido destacar que el carbón constituye la principal fuente de divisas, para poder potenciar el resto de las actividades que complementan nuestro objeto social».

LA CONQUISTA DEL MERCADO INTERNACIONAL

La empresa española Ibérica y Combustibles Sólidos (Ibecosol S.L), comenzó a comercializar el carbón cubano en el año 2007. Desde entonces hasta hoy, ha sido considerable el aumento de la demanda de este producto en mercados tan exigentes como es el caso del europeo.

Juan Carlos Rodríguez Rodríguez, representante de Ibecosol para Iberoamérica, abordó el tema en conversación con este medio de prensa.

«Nuestra empresa tiene más de 50 años de experiencia en el sector del carbón.

Tenemos producciones en Paraguay, Argentina, Venezuela, República Dominicana e incluso, llegamos a producir en Nicaragua, pero estamos muy interesados en la producción de carbón en Cuba. En el mundo entero la materia prima que se utiliza para hacer carbón hay que pagarla y en Cuba se da silvestre. Eso lógicamente incrementa las utilidades.

«Nosotros estamos demandando cerca de 25 000 toneladas y estamos exportando alrededor de 10 000, lo que demuestra que la demanda sigue siendo superior. No obstante, tenemos la previsión de llegar al 2020 con ese objetivo cumplido».
Refiriéndose a la planta de Jobabo apuntó: «Tenemos planta de envasado en Ciego de Ávila, en Granma, pero esta es la más grande que tenemos en el país, y la que mejores condiciones tiene para darle un acabado al producto. Hoy estamos produciendo el carbón de 15 kg, con un envase que constituye una marca propia de Ibescosol, Caribbean. Porque hay formatos más pequeños, pero esos se producen en una planta nuestra en España».

De acuerdo con su visión, explotar al máximo las potencialidades que hoy ofrece la exportación de carbón vegetal es una necesidad, tomando en consideración que producirlo no requiere de grandes inversiones, en comparación con otros productos, y reporta importantes ganancias.

«Si analizamos los precios de comercialización, podemos decir que esta planta está en condiciones de generar ingresos superiores a los siete millones de dólares. El precio por tonelada está entre 330 dólares para el carbón de primera y cerca de 260 para el de baja granulometría. Una caballería de marabú genera 140 toneladas de carbón para la exportación, que se revierte en cerca de 46 000 dólares y esas son potencialidades que se deben aprovechar.

OTRO PROYECTO QUE TOMA FORMA

Ibecosol aportó toda la tecnología que se utiliza hoy en la planta de beneficio de Jobabo, no obstante, colaboró también para el montaje, dentro de la propia instalación, de una fábrica para otro producto también muy demandado en el mercado, y que tiene a la carbonilla o deshechos del carbón como su principal materia prima: la briqueta.

«En el caso de la fábrica de briquetas ya se completó una etapa inicial de prueba con muy buenos resultados y esperamos que para marzo ya se pueda iniciar la exportación de este producto». Explicó Rogelio Rodríguez Pérez, director de la planta de beneficio.

Este derivado del carbón, es muy utilizado sobre todo para la cocción de alimentos, por su durabilidad una vez encendido. Sin embargo, responde a estándares de calidad muy elevados, en función de los cuales ya se trabaja, como asevera el representante de Ibecosol.

«La briqueta, para poder comercializarla, tiene que cumplir normas muy estrictas como llevar más de un 60 % de carbono fijo. Por eso, desechamos aquellas partículas que están por debajo de los cinco milímetros. Su proceso es un poco más complejo, porque requiere también de lo que denominamos aglutinante, que puede ser harina vegetal o almidón de yuca, que es el que más se utiliza. Finalmente, se envasa en formatos pequeños de tres a cinco kilogramos, o grandes de 15 como el carbón.

«En estos momentos, para estabilizar la producción de briquetas y su consiguiente exportación, debemos potenciar la siembra de la yuca para el almidón, e instalar un laboratorio que permita certificar la calidad del producto terminado».

Sin duda alguna, el carbón vegetal gana cada vez más espacios como un rubro exportable, cuyas utilidades superan con creces los costos de producción. Por ese motivo, otras empresas y entidades tuneras también apuestan por esta actividad.

En la medida en que se disponga de los recursos necesarios para elevar sus estándares de calidad, serán superiores los ingresos que reporte a la economía del país y por lo tanto, la inyección para el desarrollo de nuestra sociedad. Sin defender al marabú, me atrevería a decir que debemos comenzar a mirarlo con otros ojos y revertir sus daños, en beneficios.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ian dijo:

1

9 de enero de 2017

23:22:05


Muy contento de leer esta noticia; pero sembrar yuca que es un alimento para quemarlo no es por principio aceptable. En este mismo foro bastante se critico el uso de maiz y soja para crear conbustible....estamos cediendo en algun principio?

Luisk Respondió:


11 de enero de 2017

15:27:21

En repuesta a tu pregunta... quiero decirteque no es ceder en ningún principio. Para esta actividad la empresa tiene diseñado un proyecto bastante grande. El almidon de yuca si conoces sirve de mucho y solo es un deribado de la yuca. Lo restante es oprobechable como alimento animal y para otras actividades culinarias. Nuestro país esta afectado económicamente por la necesidad de aquirir divisas (USD o Euros, no CUC) esta moneda es la que sirve en el mercado internacional para adquirir muchos recursos vitales para la economía y con la exportación de briquetas podemos aportar más a nuestra economía. De igual modo no es que solo vamos a producir yuca para esta actividad... la planificación que tenemos diseñada es producir yuca para esta actividad comercial y para poner en el mercado, para que la plablación tunera pueda tener yuca en el mercado gran parte del año.

Angel dijo:

2

10 de enero de 2017

00:57:39


Es maravilloso ver como el marabu paso de monstruo a heroe y ahora todos los dias aparece un articulo sobre el carbon de marabu como salvador de la economia cubana, pero creo que mucho antes , si mucho antes debian haber aparecido decenas de articulos hablando del porque el marabu se convirtio en el rey de los campos de Cuba , eliminando miles y miles de hectareas de caña o de otros cultivos , que provoco que en provincias como Villa Clara de 27 ingenios solo 8 quedaron con vida por falta de caña, o miles y miles de alimentos dejaron de llegar al pueblo pues el marabu dijo aqui llegue yo y aqui no va haber mas caña ni mas alimento , podria alguien decir cuantos millones de toneladas de azucar dejaron de exportarse con el consiguiente ingreso en divisas durante todos estos años y ahora de buenas a primera el marabu es el heroe , perdonen si hablo de mas pero es triste ver estas cosas y que de lo dejado de producir por ser el marabu el rey de los campos de Cuba nunca nadie se digno a publicar tantos articulos como ahora, ya digo perdonen si hablo de mas. Pero no entiendo de verdad.

Miguel Angel Respondió:


11 de enero de 2017

08:25:33

Respetable Sr Angel, este asunto fue criticado en muchas ocasiones, en este propio prestigioso órgano de prensa se publicaron trabajos al respecto, en la prensa escrita, radial y televisiva. Fue criticado y combatido por Fidel y posteriormente por Raúl, no lo veo como erigir un monumento a las deficiencias, q continúan siendo combatidas, criticadas, sino de una alternativa q surge, q se está poniendo en práctica para buscar fuentes alternativas de producción y búsqueda de las divisas y otros beneficios q necesita el país, con aceptables resultados, por ellos se publica. Saludos. Gracias.

guillermo dijo:

3

10 de enero de 2017

02:01:11


Muy interesante hubiese sido leer sobre la conversión del marabú en carbón, que es donde radica otra importante fuente de ingresos, si se recuperan los gases de la pirólisis. Ojala se compren los hornos brasileños.

Esteban Menéndez dijo:

4

10 de enero de 2017

02:52:40


El carbón vegetal puede ser un rublo importante para la actividad forestal, en Asia en países como Tailandia ya lo es, pero ellos utilizan hornos de ladrillos en forma de bóveda que son mas productivos y humanizan el trabajo del carbonero, nosotros en Cuba hicimos uno experimental en Guane con mangle, tuvo muy buen resultado. Seria conveniente que lo tuvieran en cuenta pues de esto hacen casi veinte años y es probable que lo hayan olvidado.

Miguel Angel dijo:

5

10 de enero de 2017

05:10:38


De plaga, a una fuente no despreciable de ingresos en divisas para el país, motor de otras producciones, creación de puestos de trabajo con adecuada remuneración, q debe incrementarse, es útil para todos. Una vía para incrementar exportaciones, aunque no sea de las fundamentales, pero si una alternativa productiva. Enhorabuena.