ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Yaimí Ravelo

Un total de 98 ensayos clínicos se realizan actualmente en todo el país para diferentes tipos de enfermedades, informó el doctor Alberto Her­nández Ro­dríguez, director del Centro Na­cio­nal Coordinador de Ensayos Clí­nicos (Cencec) en el contexto del VI Taller Internacional de Diseño y Con­duc­ción de Ensayos Clínicos, que concluye hoy en el Palacio de Con­ven­ciones de La Habana.

El 67 % de los mismos, dijo el especialista, está dedicado al tratamiento de diferentes afecciones en el cáncer, en distintas localizaciones de esta en­fer­medad maligna, fundamentalmente con vacunas terapéuticas de instituciones de punta de la biotecnología cubana, como el Centro de In­mu­nología Mo­lecular (CIM), el Centro de In­ge­niería Genética y Bio­tecnología (CIGB), así como otras entidades de la capital y del país.

Hernández Rodríguez subrayó que se están abordando también al­gunas enfermedades, como son las cardiovasculares, neurológicas, y der­ma­to­lógicas; pero los esfuerzos se están centrando, fundamentalmente, en el cáncer, porque este se encuentra junto a las enfermedades del corazón entre las primeras causas de muerte en el país.

Sobre la reciente aprobación del de-sarrollo de un ensayo clínico en Es­tados Unidos para la vacuna contra el cáncer de pulmón, Cimavax, ya aprobada en nuestro país, explicó el director del Cencec que este tiene el objetivo de ver si la vacuna cumple la misma expectativa, eficacia y seguridad de los ensayos que se obtuvieron aquí en Cuba, los cuales fueron desarrollados por el Cencec.

En 25 años de trabajo esta institución acumula numerosas fortalezas, en­tre las que el entrevistado destacó el haber realizado más de 150 ensayos clínicos de 28 productos de la biotecnología y de la industria químico farmacéutica cubana en más de 25 indicaciones, entre ellas el cáncer, pe­ro de igual modo en otras como el vitiligo o las enfermedades del corazón. En ese sentido puso de ejemplo la estreptoquinasa recombinante, aprobada en la década del 90, la cual produjo una disminución im­portante de la mortalidad por infarto del miocardio.

Otro de los logros de este centro, dijo, es contar con el registro cubano para los ensayos clínicos, el cual le da transparencia a esta actividad, además de ser el primer registro en español y latinoamericano aprobado por la Organización Mundial de la Salud. Por otra parte, el Cencec  tiene diseñado un sistema de formación de postgrado en la temática de ensayos clínicos, que incluye cursos, di­plomados y maestrías, y que representa una ventaja, pues pocos países lo tienen, explicó.

Los desafíos de esta institución hoy, Hernández Rodríguez los sitúa en continuar realizando ensayos clínicos que acerquen más rápido el resultado de un medicamento a los pacientes. «Estamos trabajando con diseños novedosos para tratar de que se aprueben productos biosimilares. Es algo nuevo en el mundo, pues teniendo en cuenta que el producto original es demasiado costoso para la terapéutica de los pacientes, y un mes de tratamiento para el cáncer por ejemplo puede superar los 30 000 dólares por enfermo, Cuba está entre el reducido número de naciones que está estudiando los biosimilares para desarrollarlos».

Los ensayos clínicos en la atención primaria de salud para lograr acercar el tratamiento a las personas y hacer más accesible la salud pública cubana, es otra de las tareas en las que está inmerso el Cencec.

Numerosas temáticas relacionadas con el quehacer de esta institución, y otros tópicos vinculados a los adelantos de la metodología de los ensayos clínicos, la ética y la bioestadística en la investigación, entre otros, fueron abordados por especialistas cubanos y extranjeros en el Taller que culmina hoy.

En el encuentro —que acogió además el II Encuentro de Conocimiento, Información y Evidencias en Salud, el Seminario de Actualización de Ensayos Clínicos en Oncología y el Taller Algoritmo de Investigación para el desarrollo de fitomedicamentos— se debatió sobre los dilemas de la evidencia sanitaria; la ciencia y la seudociencia en el contexto cubano y la importancia de la comunicación transparente de los resultados de investigación científica; las experiencias regulatorias en el manejo de los ensayos clínicos y el rol de los mismos en la introducción de nuevas terapéuticas en el sistema nacional de salud, entre otros aspectos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

11 de noviembre de 2016

03:14:22


Importante trabajo realizado por la periodista Lisandra Fariñas Acosta dirigido al VI Taller Internacional de Diseño y Con­duc­ción de Ensayos Clínicos. Sin duda alguna se cumplen los postulados de nuestro Comandante en Jefe cuando auguró q el futuro de Cuba debía ser de hombres de ciencia. El trabajo de Fariñas Acosta, con un lenguaje claro, asequible para todos, aborda de forma muy bien estructurada la temática. Felicitaciones. Gracias.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

2

11 de noviembre de 2016

03:58:56


Enhorabuena los estudios que se realizan para mejorar la salud y salvar vidas. Deseamos éxitos a los pacientes e investigadores, mientras aprovechamos para compartir un comentario. Cada Ensayo Clínico responde preguntas científicas e intenta encontrar mejores formas de prevenir, examinar, diagnosticar o tratar una enfermedad, a través de un protocolo o plan de acción para llevarlo a cabo, que describe lo que se hará en el estudio, cómo se hará y por qué cada parte del estudio es necesaria, de modo que se asegura que el estudio sea ético, se protejan los derechos y el bienestar de los participantes, y se asegure que los riesgos sean razonables comparados con los beneficios potenciales. Un ensayo clínico es un estudio que permite determinar si un nuevo tratamiento, medicamento o dispositivo contribuirá a prevenir, detectar o tratar una enfermedad; y ayudan a descubrir si estos nuevos tratamientos son inocuos y si son mejores que los tratamientos actuales. Los elementos básicos de un ensayo clínico son: investigación básica; estudios en animales; la propuesta en sí; selección de los pacientes (sobre la base de voluntariedad); consentimiento informado; primera fase (estudio de inocuidad); segunda fase (cuenta con la participación de un número más grande de pacientes y se elige un grupo de control que recibirá el mejor tratamiento disponible o un placebo); tercera fase (donde se compara a los pacientes que reciben el tratamiento nuevo con aquellos que han recibido otros tratamientos o un placebo); y cuarta fase (aprobación si es eficaz). Se consideran, por supuesto, criterios de inclusión y exclusión en el estudio, que deben ser rigurosamente respetados. Gracias.

Carlos dijo:

3

11 de noviembre de 2016

05:32:52


Gran avance para el país. ¡Enhorabuena!

Silvio Herrera dijo:

4

11 de noviembre de 2016

09:58:53


Pregunto: Para el tratamiento del càncer siempre es vàlido la medicina preventiva? Para las enferemedades cardiovasculares una buena dieta y el ejercicio fìsico es muy recomendable.