ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La reunión con sede en el Hotel Tryp Habana Libre reviste particular alcance, al ser la última en la región antes de la 39 Asamblea de la OACI. Foto: Yaimí Ravelo

La capital cubana se torna, por dos días, pista de atención para la aeronáutica regional e internacional, tras la inauguración este miércoles —en el Hotel Tryp Habana Libre— de la 88 Reunión del Comité Ejecutivo de la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC), que cuenta con la presencia de alrededor de un centenar de participantes de 20 países, incluyendo Cuba.

El presidente de ese organismo, Carlos Fer­nando Velásquez, significó la trascendencia de la cita, como antesala preparatoria en la región a dos reuniones de gran repercusión: el 39 Periodo de Sesiones de la Asamblea de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la 22 Asamblea Ordinaria de la CLAC, con pautas cardinales de cara al desarrollo del transporte aéreo de Latinoamérica y el mundo.

Velásquez, también director general de Ae­ronáutica Civil de Guatemala, patentizó su agradecimiento a las autoridades análogas de Co­lombia, Cuba, Argentina y Uruguay, por la colaboración a la gestión de la presidencia de la Co­misión, en su calidad de vicepresidentes, así como al Gobierno del país anfitrión por convertirse en epicentro de los debates. Y extendió el reconocimiento a los 22 Estados miembros de la CLAC.

El titular del organismo regional repasó va­rios de los tópicos de interés en los que harán diana las discusiones, al tiempo que subrayó el logro de “amalgamar posiciones y elaborar aproximadamente 30 documentos de trabajo”, los cuales dan crédito de “la importante labor de nuestros expertos”.

“Hoy más que nunca —prosiguió el directivo guatemalteco— debemos insistir en la necesidad de trabajar juntos para obtener resultados favorables”. Y valoró como un paso clave el haber desarrollado la primera fase del plan es­tratégico de ente latinoamericano, que deberá ser llevado a la Asamblea para su implementación a partir del 1ro. de enero del 2017.

“Este documento (…) constituye un hito trascendental para el trabajo futuro” de la Comisión.

Cerró Velásquez sus palabras con la exhortación a hacer de este espacio “un escenario de cooperación y colaboración (…), resaltando los procedimientos democráticos y de consenso que han sido una característica del quehacer diario de nuestro organismo regional”.

Por su parte, Alfredo Cordero Puig —presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC)— destacó la connotación del encuentro, en un contexto donde la Mayor de las Antillas “enfrenta un gran reto, dado el crecimiento en un 18 % del movimiento de pasajeros que, durante el año 2015, visitó nuestro país, tendencia que se ha mantenido en el primer semestre de este año”.

Conforme acentuó Cordero Puig, la pauta ascendente alcanza de manera significativa, asimismo, al tráfico aéreo.

“Estamos trabajando aceleradamente en el desarrollo de nuestra infraestructura aeroportuaria para responder con eficiencia y calidad a este desafío”, aseveró.

“Los debates e intercambios que aquí sostendremos —insistió el presidente del IACC— nos prepararán mejor para participar de forma activa y creativa en la búsqueda de soluciones razonables a los problemas que hoy enfrenta la aviación civil internacional”. Y ello con la brújula orientada hacia el “logro de un desarrollo seguro y sostenible”, y el compromiso de armonizar sus prioridades con las emanadas del medioambiente.

Al oficializar la apertura de la reunión aludida, el viceministro de Transporte de la nación sede, Eduardo Rodríguez Dávila, ratificó que Cuba reconoce la significación de la CLAC —de la cual es fundadora—, por lo que entraña “para la unidad, la cooperación y la concertación de voluntades” en función del desarrollo de la aviación civil de la región.

Precisó que nuestro país en seis oportunidades ha ocupado asientos en las vicepresidencias del Comité Ejecutivo en cuestión, el cual funciona como órgano de dirección de la referida organización en los periodos entre una asamblea y otra.

Esa experticia ha sido vertida en aras del progreso del ramo a escala nacional, de forma proporcional a la socialización de mejores prácticas. Según refirió Rodríguez Dávila, “Cuba cuenta dentro de la región de información de vuelos, con un extenso sistema de rutas por las cuales sobrevuela diariamente un promedio de 600 aeronaves de diferentes compañías, a las que se les brindan servicios de control de tránsito y navegación aérea con personal calificado y el equipamiento necesario, garantizando así un alto nivel de seguridad operacional”.

De acuerdo con el viceministro, “el desarrollo sostenido del transporte aéreo en Cuba ha propiciado la construcción de diez aeropuertos internacionales en los que operan más de 110 aerolíneas extranjeras en vuelos regulares y chárter”. Añadió que los resultados en esta esfera le deben su cuota a la participación en las organizaciones y organismos internacionales de aviación civil.

Como prefacio a las sesiones de la jornada inaugural, Rodríguez Dávila acotó que la existencia de la CLAC es el “resultado del consenso” latinoamericano y caribeño, “que vive una nueva época y se ha unido, dentro de su di­versidad”. Puntualizó que ese consenso “será mayor cuando logremos incorporar más estados del Gran Caribe”. Y afianzó la posición cubana que valida a ese mecanismo de coordinación regional como el espacio acertado para las proyecciones y el establecimiento de políticas y directrices necesarias, que sintonice las metas de la transportación aérea en la línea de la integración.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.