ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Sobre una zoonosis reemergente como la leptospirosis, y su comportamiento en provincias como Villa Clara, Camagüey, Ma­tan­zas y La Habana, debatieron ampliamente los delegados al IV Curso-Taller Internacional Es­piroquetas Habana 2016.

Es una enfermedad que predomina en zonas rurales, pero factores como el actual deterioro de las condiciones higiénico-sanitarias —dígase la acumulación de desechos sólidos e infestación de roedores por ejemplo— unido a la tenencia y crianza de animales en zonas urbanas y suburbanas sin condiciones adecuadas para esta actividad han propiciado que en las áreas urbanas exista un riesgo similar de desarrollar este padecimiento, explicó a Granma Jusayma González Arre­bato, jefa del Programa Nacional de Zoonosis del Ministerio de Salud Pública.

La especialista refirió que, con una tasa por debajo de dos por cada 100 000 habitantes, la morbilidad por leptospirosis en nuestro país tiene tendencia a la disminución, comportamiento que se ha mantenido desde que en el año 1996 se introdujera la vacuna antileptospirósica, y se priorizaran los principales grupos de riesgo.

A ello, dijo, han contribuido además las audiencias sanitarias en las comunidades, la capacitación al personal de salud encaminada a un mejor reconocimiento de esta enfermedad y el incremento de la percepción de riesgo sobre todo en aquellas personas que por su ocupación tienen mayores probabilidades de contraerla, como son los trabajadores de los arrozales, cañaverales, acueducto y alcantarillado, criadores de cerdos, amas de casa en contacto con animales, entre otros.

No obstante, destacó, aún hay mucho que hacer en ese sentido, teniendo en cuenta que no se utilizan siempre los medios de protección adecuados, y la población no acude al médico en todos los casos con la premura requerida. “Mientras más el paciente tarde, mayor posibilidad de desarrollar formas graves de la enfermedad existen”.

Por otra parte, en el encuentro también hubo espacio para intercambiar sobre la ecología de las garrapatas en Cuba, y su relación con la borreliosis, causante de la enfermedad de Lyme y la fiebre recurrente. Al respecto, Omar Fuentes González, del laboratorio eco­lógico del departamento de control de vectores del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), refirió que actualmente se conocen en Cuba 32 especies de garrapatas, y continúa siendo un reto estudiar estos ectoparásitos, muchos de los cuales apenas conocemos.

Enfatizó en el hecho de que Cuba está geográficamente atravesada por casi todos los canales migratorios de las aves, que son diseminadoras por excelencia de estos ácaros. De ahí que, dijo, estemos expuestos a riesgo cons­tantemente.

Las garrapatas se alimentan de la sangre de los vertebrados y en ese proceso pueden trans­mitir microorganismos como hongos, bacterias, protozoos y virus, señaló el investigador Ángel A. Noda, del IPK. Abundó sobre el hecho de que ya se tienen en el país evidencias serológicas en humanos, que desde el punto de vista clínico tuvieron manifestaciones de la enfermedad de Lyme, y en los que se encontraron anticuerpos específicos contra la Borrelia. No así en garrapatas, donde no se ha logrado encontrar este patógeno, aunque continúan los estudios. Sin embargo, sí fueron hallados otros patógenos por primera vez en Cuba en estos ectoparásitos, como son la Coxiella, causante de la fiebre Q, y la Ric­ket­t­sia, que origina las fiebres manchadas.

Otro de los tópicos del Curso-Taller fue la sífilis, enfermedad centenaria cuyos primeros reportes se remontan a la Italia del siglo XV, y que tiene una incidencia de más de 12 millones de casos nuevos al año en el mundo. A partir del año 2000 ha experimentado una reemergencia internacional, no solo en la po­blación de hombres que tienen sexo con otros hombres sino en población heterosexual de ambos sexos, destacó el investigador Islay Rodríguez, del laboratorio nacional de espiroquetas.

El experto disertó sobre los avances y desa­fíos del diagnóstico serológico de esta enfermedad sistémica de evolución crónica, ante los retos de que, por ejemplo, la treponema pallidum continúa siendo una bacteria no cultivable. Resaltó que es fundamental que las pruebas de laboratorio vayan acompañadas de información clínica y antecedentes en los pacientes, para un diagnóstico más certero.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

10 de mayo de 2016

02:34:41


Interesante evento científico, se abordaron diferentes temas, en particular lo relacionado con la leptospirosis, q resulta una preocupación constante,a esar de q posee una tasa de incidencia baja, con menos de 2 % por 100 000 habitantes, preocupa a las autoridades sanitarias, por llas graves consecuencias q pueden aparecer a los pacientes q la padecen, en caso de no actuarse con celeridad. Todo gira alrededor de las deficiencias higiénicas, sobre todo en zonas urbanas. La vacunación del personal expuesto a riesgo a contribuido considerablemente a la baja tasa de incidencia, no obstante puede disminuirse mas.

preocupado dijo:

2

10 de mayo de 2016

08:16:13


Tiene que ser, si las personas crian sus animales en la calle y zoonosis no hace nada, no esta publicado en ningun lugar el telefono y email de zoonosis de cada provincia, para denunciar esos casos, no se exige correa y bozal para los perros que sacan a pasear, incluso perros grandes capaces de ocacionarle daño a cualquiera, toda esa disciplina que existia cuando yo era adolecente se ha perdido a tal punto, que cuando trata de exigirle a los dueños se sienten con el derecho de hacer lo que le de la gana y criar sus mascotas en la calle, incluso cerca de escuelas, perros sueltos con conducta agresiva, que los dueños los crian de la puerta para afuera.

Alexis dijo:

3

10 de mayo de 2016

12:37:54


Debende tomarse medidas higiénico-sanitarias con todos los dueños de perros, en La Habana, en los edificios hay que soportar que personas tengan a sus perros en muy mal estado higiénico afectando a todo los que vivimos alrededor de ellos. Se impone que con la misma fuerza que hemos enfrentado al aedes se haga un censo de los perros y sus dueños y se les exija un mínimo de limpieza+vacunas y, que cuando salgan a las calles no dejen en medio de la acera los excrementos, además, se les tiene que exigir que tienen que sacar a sus perros a la calle siempre con bozales, esto, cuando yo era niño era un requerimiento obligatorio, ¿por qué no se retoma?

Caridad Respondió:


10 de mayo de 2016

14:58:47

Estoy muy de acuerdo con Alexis además de tener vacunados todos los perros tienen que salir a la calle con sus dueños y con un bozal bien puesto.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

4

11 de mayo de 2016

02:21:05


LEPTOSPIROSIS: Es una zoonosis de distribución mundial, cuya etiología son las espiroquetas del género Leptospira. Puede ser asintomática, causar un cuadro seudogripal auto limitado, o presentarse de forma fulminante o íctero-hemorrágica (enfermedad de Weil), que es muy grave, de alta mortalidad, y cursa con ictericia, insuficiencia renal aguda y diátesis hemorrágica. Es importante pensar en la leptospirosis como diagnóstico diferencial de otras enfermedades febriles, con cefalea y mialgias, como gripe, malaria, dengue, fiebre amarilla, hepatitis vírica, rickettsiosis, meningitis virales y neumonía, en zonas endémicas. La educación sanitaria deviene clave para la prevención de la leptospirosis. Gracias.

Miriam dijo:

5

11 de mayo de 2016

08:12:59


Antiguamente en los edificios No se permitía tener perros, por qué sería? No se lo han preguntado?