ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cuando en diciembre del 2015 fueron anunciadas las ca­racterísticas del sistema tributario para este año, algunas cosas habían cambiado, y en términos de bonificaciones fiscales, las medidas adoptadas generaron expectativas entre los trabajadores por cuenta propia.

En virtud de las transformaciones, fueron incrementados en un 10 % los límites de gastos deducibles para el cálculo anual del Im­puesto sobre Ingresos Personales de este sector, normativa aplicada con carácter retroactivo, o sea, aunque se aprobó en la Ley del Pre­supuesto del 2016, es aplicable a la declaración jurada del ejercicio fiscal del 2015.

Según Belkis Pino Hernández, vicejefa de la Oficina Na­cional de Administración Tri­bu­taria (ONAT), esta disposición atenúa, de al­gún modo, los efectos de la ausencia de un mercado mayorista para los trabajadores por cuenta propia y además, es el resultado de la caracterización y mejor control fiscal de este segmento de contribuyentes.

Argumentó que “desde el 2011, prácticamente, dicho sector aporta bajo los parámetros que luego fueron establecidos en la Ley 113 del Sistema Tributario, la cual se aprobó en el 2012 y comenzó a aplicarse en el 2013. Estos cinco años han permitido evaluar mejor el sistema tributario para este sector de contribuyentes, conocer sus preocupaciones sobre los gastos y su vínculo con la falta de un mercado mayorista, aspectos que condujeron a esta decisión”.

No obstante, respecto a los gastos aclaró que todos, posean documentación o no, tienen que estar registrados, pues eso resulta indispensable para calcular, al finalizar el año, los montos a deducir, si bien tienen que estar justificados por com­probantes de pago, al menos la mitad de los declarados.

Otra de las modificaciones concebidas pa­ra este año y sobre la cual Belkis Pino abundó, fue la actualización de 17 actividades del trabajo por cuenta propia que antes tributaban por el régimen general y pasaron al régimen simplificado, con el propósito de abreviar el pago de estos trabajadores y perfeccionar la gestión y control de la recaudación.

Para ilustrar mejor lo dispuesto, la vicejefa de la ONAT explicó que “las actividades del régimen simplificado se diferencian de las del general en que las primeras se suponen más sencillas, con menor cantidad de ingresos y registros menos complejos”.

Agregó que “quienes tributan por el régimen simplificado solo aportan una cuota consolidada mensual, no presentan declaración jurada ni pagan el 10 % de los ingresos mensuales. En cambio, quienes están contemplados en el régimen general tienen que cumplir con la cuota, aportar el 10 % del im­puesto sobre los ingresos personales o so­bre los servicios, según sea el caso, y además, li­quidar el impuesto al finalizar el año, a través de la declaración jurada”.

Por ello, no hablamos de un simple cambio de régimen sino que de ahí se derivan be­neficios notorios. Pero vale recalcar que esta medida es efectiva a partir de este año, es de­cir: los contribuyentes inscritos en las actividades que cambiaron de régimen tienen la obli­gación de presentar declaración jurada del ejercicio fiscal del 2015.

Las nuevas cuotas para los contribuyentes que cambiaron del régimen general al simplificado entraron en vigor a partir de febrero pasado, y la obligación de pago comenzó el mes de mar­zo. Sin embargo, Belkis Pino precisó que las cuotas de estas actividades que hayan sido incrementadas en el régimen general por decisión del Consejo de la Ad­mi­nistración, con ca­rácter general o de forma personalizada, mantienen su vi­gencia al pa­sar a la nueva modalidad.

Interesada en esclarecer la diferenciación, la especialista recordó que de acuerdo con la Ley, los Consejos de la Ad­mi­nistración están facultados para incrementar las cuotas, te­niendo en cuenta los criterios de la ONAT, institución a la cual le corresponde la caracterización de los contribuyentes.

“No es lo mismo cuidar dos o tres niños que tener una guardería. Si la Oficina conoce sobre un cuidador que ya posee casi un círculo infantil, entonces puede solicitar el incremento de la cuota a ese en particular, aun cuando a su alrededor otros realicen la misma actividad y paguen la cuota mínima. De igual forma sucede con las actividades sujetas al régimen simplificado, pues se trata de que los montos a pagar marchen acorde con los ingresos”, acotó.

En concordancia con ello, entre las bonificaciones aprobadas también resalta que “si un contribuyente ejerce más de una actividad del régimen simplificado o tiene más de un trabajador contratado, tributa bajo el régimen general y podrá deducir por concepto de gastos hasta un 30 % de sus ingresos por cada actividad.

Mientras, si el contribuyente ejerce una o más actividades del régimen simplificado junto a alguna del general, tributa bajo el régimen general y podrá deducir por concepto de gastos un 20 % de los ingresos obtenidos por las pertenecientes al régimen simplificado y el por ciento que corresponda a la del régimen general, es decir se incrementa un 10% de gastos por cada actividad.

FLEXIBILIDAD Y DISCIPLINA TRIBUTARIA ¿A LA PAR?
Es cierto que se han dado pasos de avance en materia de disciplina y cultura tributarias, desde que entrara en vigor la Ley 113, hace ya tres años. Pero esa opinión, compartida por funcionarios de la ONAT, no desconoce que aún existe morosidad para cumplir los compromisos fiscales.

Tampoco es ajena a que un segmento de los contribuyentes continúa subvalorando la im­portancia del pago correcto y oportuno de los impuestos, aportes que, además de constituir un deber cívico, ayudan al sostenimiento de los gastos públicos.

Desde un inicio, la aprobación de regímenes especiales para determinados sectores y la introducción paulatina de bonificaciones han evidenciado, de manera explícita, el ca­rácter activo y flexible de la política tributaria, encaminada a estimular actividades y con­duc­tas que contribuyan al desarrollo so­cio­e­co­nómico de la na­ción.

La ONAT, por ejemplo, en palabras de Are­lys Pérez García, directora de atención al contribuyente de esa institución, ofrece varias facilidades para la liquidación de los tributos. “Ade­más del descuento del 5 % por pronto pago (antes del 28 de febrero), si el contribuyente no posee el dinero completo para honrar su compromiso en el momento requerido, puede solicitar en la Oficina de su municipio fiscal un convenio de aplazamiento”.

Asimismo, se han introducido, de forma gradual, algunas disposiciones que facilitan el llenado de la declaración jurada (DJ), entre las cuales resalta la utilización de un fichero elaborado en Excel (DJ-Excel) que puede descargarse en el sitio www.onat.gob.cu

Tales muestras de flexibilidad, sin embargo, no son coherentes con las actitudes de aquellos que pretenden evadir al fisco y mantener posturas contrarias a los principios que rigen nuestra sociedad.

Arelys Pérez insistió en que este año la ONAT proyecta la fiscalización del 100 % de las declaraciones juradas, y en los casos que detecten mayores discrepancias, pues realizarán un control más exhaustivo. “Durante es­tos años he­mos recopilado mucha información de los contribuyentes y hemos conformado una base de datos más amplia que nos sitúa en mejores condiciones para acometer la fiscalización”, añadió.

De hecho, en el 2015 se detectó la subdeclaración de los valores reales de las transacciones respecto a lo dicho ante notario, en 209 ocasiones, y fueron exigidos los montos dejados de pagar por los impuestos relacionados con el bien transmitido; mientras, en el 2014 fueron descubiertos 574 casos.

Y respecto a presuntos delitos de Evasión Fiscal, entre los años 2012 y 2015 se han presentado 183 denuncias, sancionándose a 127 contribuyentes con penas que van desde la privación de libertad hasta la imposición de multas.

En opinión de Sonia Fernández, directora jurídica de la ONAT, dichos actos afectan el orden socioeconómico y privan al Pre­su­pues­to del Estado de ingresos importantes que lue­go son destinados al desarrollo del país. Por tanto, dijo, “la ONAT pone especial énfasis en promover la cultura tributaria y la disciplina fiscal”, aspectos que han de caminar unidos para contribuir al sostenimiento de nuestras conquistas sociales.

ACTIVIDADES APROBADAS PARA EL RÉGIMEN SIMPLIFICADO

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

juan t dijo:

1

5 de abril de 2016

20:01:00


Muchas gracias por el extenso trabajo de esta publicación. Creo se debe profundiar en crear un mercado mayorista, ahora que esta el Puerto de Mariel es fácl importar...por ejemplo los Chinos tienen de todo para importar a Cuba... Creo se deben incluir muchas mas trabajos por cuenta propia en especial de profesionales y universitarios....mejorarn muchas cosas...y mas impuestos al estado. Pensar en un periodo mayor de tiempo a los que comienzan que solo tres meses..en muchos paises es un año o mas. Incluido regalan dinero para nuevos proyectos que deben ser aprobados por comisiones muy esctrictas. Gracias..saludos a todos los cubanos...a todos...

LP dijo:

2

6 de abril de 2016

07:55:05


Vale todo lo que en sistema tributario en Cuba se hace para flexiblizar el TPC y que este sector avance.

Augusto Gonzalez dijo:

3

6 de abril de 2016

10:28:06


La ley dice que si sus ingresos mensuales son superiores a 800 CUP (10 000 anuales) ya se debe empezar a pagar tributos. Pero se sabe que con 800 CUP, poco mas de 30 CUC, apenas se vive en Cuba. Lo correcto seria estimar el costo de la vida, a partir de ahi el salario minimo y que los impuestos comiencen a pagarse cuando los ingresos sean superiores a 4 veces el salario minimo mensual, por ej. La ley deberia formularse tomando como unidad el salario minimo, asi se evitaria tener que reformularla a medida que los salarios vayan tomando el nivel que requieren. Por otro lado, se ha trabajado en el tema de la subdeclaracion, muy importante, y es tiempo de que se aborde tambien la procedencia del combustible de los transportistas y otros insumos que utilizan los cuentapropistas y son desviados de la economia estatal. Se podria decir que, en parte, el Estado esta subvencionando la rentabilidad de algunos cuentapropistas !!!!!. Finalmente, debido a que la dinamica de la economia estatal es mucho mas lenta, el resultado es que los trabajadores que han permanecido fieles al ideal social del Estado son los que tienen la peor remuneracion. Creo que el Estado deberia buscar algun remedio a esto.

samuelperez dijo:

4

6 de abril de 2016

23:02:07


Yo creo que hay muchas quejas de muchos TPC que se deberían escuchar ,analizar y buscar una solución sensata,para que se entiendan mejor a estos trabadores que viven de su sudor ,seria muy ejemplarizante que sus justas quejas no sean ignoradas y que por cierto son muchas e irritan muchos y a veces son causas de injusticias. Quiero ilustrar mi comentario con algunos ejemplos,Yo tengo una vecina, jubilada y enferma ,pasada de que vendia dulces y algunas golosinas en un carrito, y entrego la licencia pues se le impedia permanecer ni un minuto parada y a ella le era imposible mantenerse caminando .Y yo me pregunto que un caso como ese no se le puede buscar una solución,una excepción? Hay otros casos de personas ciegas o de otras limitaciones físicas que se les podría darotro tratamiento. El caso de las multas de $ 1500,00 creo q se debe tener en cuenta el tipo de actividad ,pues hay TPC que lo pueden asumir con una sonrisa para otros puede significar el fin de su negocio.Ademas yo recuerdo que el monto multa surgio creo que en la década en que dólar Americano estaba &120,00 por uno ,en aquella época cosa no era gran cosa porque no habían artículos suficientes en que gastar la plata ,hoy en dia es muy diferente.Y he escuchado quejas de inspectores que abusan de su poder y se apropian de artículos de los TPC y no pagan un centavo,se deben velar esos individuos y estos q se reportan por temor.Creo que no es irracional escucha,para que todo ande como debe andar

Abel dijo:

5

7 de abril de 2016

12:11:02


Deseo conocer si hay posibilidades de comercializar piezas de repuesto para equipos y maquinarias industriales enviadas desde el extranjero, así como realizar trabajos de reparación o mantenimiento a equipos industriales. Además deseo conocer si existe posibilidad de alquilar algún local y convertirlo en Oficina Comercial y Taller de Reparación. Ya que estoy interesado en realizar esta actividad no regulada.