ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Aurora Ramos de las Heras, rectora de la Universidad de Las Tunas. Foto: Tomada de tiempo21.cu

LAS TUNAS.— A casi seis meses de iniciado el curso escolar, el proceso de integración de la Universidad de Las Tunas es una realidad palpable. Si bien es cierto que desde el pasado primero de septiembre el periodo lectivo co­men­zó bajo la nueva estructura, ya se han ido superando los escollos que presupuso este nue­vo modelo.

En conversación con la máster en Ciencias Aurora Ramos de las Heras, rectora de la casa tu­nera de altos estudios, pudimos co­nocer de­talles del camino recorrido hasta aquí, y del alto nivel de compromiso que asumió con este reto el personal de los centros integrados.

—¿Cómo se preparó la provincia para llevar a cabo la integración universitaria?

—Fue un proceso de soñar una nueva universidad más pertinente y fortalecida, un proceso construido de manera colectiva en­tre los principales cuadros de ambas universidades que se integraron. Fue por el nivel de intercambio, de consulta, que llegamos a te­ner un total de 11 propuestas de organigrama, antes de definir la que mejor se adaptaba a nuestras condiciones objetivas y subjetivas.

“Hubo mucha movilidad entre los dos escenarios docentes, la universidad pedagógica Pe­pito Tey y la Vladimir Ilich Lenin.

Ambas tenían una estructura organizativa diferente y con el fin de hacer un uso más racional de los recursos y una organización que permitiera explotar todas las potencialidades, propusimos dejar siete fa­cultades y 137 cuadros de dirección. Así logramos una mejor distribución de los locales, las au­las, el claustro y otros recursos hu­manos. El reto más difícil fue que al inicio del curso ambas unidades presupuestadas man­tuvieron una economía separada has­ta el 31 de diciembre, por lo que tuvimos que ha­­cer una se­rie de acciones que permitieran funcionar de es­ta manera sin desproteger a nin­guno de los dos escenarios ni violar lo establecido, hasta hoy que definitivamente somos una única unidad presupuestada”.

—Concluido el proceso de integración, al menos metodológicamente hablando, ¿cuáles serían entonces las fortalezas que distinguen a la nueva universidad?

—La unidad entre todo el equipo de trabajo ha sido muy im­portante. Tratamos de mantener además entre los cuadros un balance de com­pañeros provenientes de ambas universidades, una fortaleza que nos ha permitido avan­zar y, sobre todo, compartir saberes y experiencias.

“Diseñamos además, un sistema de trabajo muy coherente desde la dirección de la universidad hasta el eslabón de base, que es donde se con­cretan en realidad los procesos. Recien­te­mente concluimos los claustros en todas las fa­cul­tades, donde quedó determinada la planeación estra­tégica del 2016, con objetivos bien delimitados y fue impresionante el nivel de im­pli­ca­ción que sienten nuestros trabajadores con esta tarea.

“Ya desde el punto de vista de nuestro po­ten­cial científico y de la calidad de nuestro claus­tro, puedo decirte que contamos con más de 100 doctores en ciencias, más de 500 másteres, un por ciento significativo de profesores con categorías principales, y una parte del claustro compuesta por jóvenes que avanzan hacia categorías su­periores”.

—Recientemente fueron anunciadas por el Ministerio de Educación Superior una se­rie de transformaciones para el ingreso, so­bre to­do en las modalidades de curso por en­cuentro y educación a distancia, ¿cómo asu­mirá la universidad integrada de esta pro­vincia tales cambios?

—Nosotros actualmente tenemos una ma­trí­cu­la total de 3 025 estudiantes, contando to­das las modalidades de estudio. Sin em­bargo, con las  nue­vas transformaciones que comienzan a im­ple­mentarse en la Educación Superior, he­mos decidido asumir, solo en la modalidad de cur­so por encuentro y educación a distancia  3 131 es­tudiantes.

“Este plan de plazas fue propuesto por la universidad tunera en coordinación con las autoridades del territorio, con los organismos empleadores y los organismos formadores, pues estamos dando una respuesta a las necesidades provinciales en 29 ca­rre­ras. Ello es un inmenso reto porque trabajamos sobre la base de un sello de calidad, y para ello hicimos un estudio ca­suís­tico de las carreras necesarias y nuestras potencialidades para res­­paldarlas. Hemos creado in­cluso facilidades para que los aspirantes no tengan ne­cesariamente que inscribirse aquí, sino que puedan hacerlo en su propia localidad. Te­ne­mos lis­to el cronograma previsto para el proceso de in­gre­so y creamos los canales ne­cesarios para brin­dar a los interesados toda la in­for­mación po­sible.

“Sabemos que no vamos a poder dar respuesta a todas las solicitudes, pues eso depende de nuestra capacidad formativa, pero he­mos or­denado el ingreso para que sea un proceso ju­sto y transparente no solo en nuestras sedes provinciales, sino en cada uno de los mu­nicipios”.

—En este proceso los centros uni­ver­si­tarios municipales (CUM), adquieren un pa­pel vital, ¿en qué condiciones se encuentran estos para asumir la tarea?

—Nuestros CUM tienen magníficas condiciones para asumir este reto, porque Las Tunas fue una provincia que defendió mantener sus filiales pedagógicas y universitarias, por tanto, en el proceso de integración logramos tener un equipo fortalecido de trabajadores en cada mu­­nicipio.

“Siempre protegimos el recurso humano. No tuvimos pregrado en algunos cursos, pero ese no es el único proceso sustantivo que desa­rro­lla­mos. Los CUM se mantuvieron trabajando en la extensión universitaria, la investigación, el posgrado, la capacitación, el aporte a los proyectos de desarrollo local y la preparación para el ingreso. De manera que hoy tenemos en los municipios un potencial adecuado para asumir las trans­formaciones que nos ha propuesto el Mi­nisterio, en relación con los cursos por en­cuentros y la educación a distancia”.

—Actualmente una de las prioridades de las universidades integradas es promover un impacto dentro de la sociedad, gracias a su po­tencial científico e investigativo, ¿qué re­sul­tados exhibe la provincia al respecto y cuáles son las metas esenciales para avanzar en ese objetivo?

—Nosotros tenemos un potencial de investigación que da respuesta, en las distintas ra­mas del saber, a las necesidades del te­rritorio, sobre todo a temas priorizados como la producción de alimentos. En este sentido ha sido vital el trabajo de la carrera de Agronomía, que es la única acreditada que tenemos hasta este mo­­mento. Desde allí se han logrado una serie de resultados que hoy son aplicables, ese es el ca­so del Programa de In­no­vación Agrí­cola Local (PIAL), dirigido a la ca­pacitación de los pro­ductores para concretar buenas prácticas que eleven el rendimiento.

“Tenemos también un Centro de Estudios de Energía, contamos con un Centro de Estu­dios de Dirección encargado de la capacitación de los cuadros, rectorando diplomados de administración pública y gestión empresarial, así como la maestría en dirección. Es válido des­tacar el pa­pel del Centro de Estudios de Pe­dagogía entre otras estructuras similares.

“Hoy el reto es ser más pertinentes, aplicar los resultados científicos de tesis doctorales y maes­trías al desarrollo de nuestra sociedad. Es ne­cesario seguir involucrando junto a noso­tros a los diferentes organismos y elevar la participación de nuestros estudiantes y profesores en las tareas de impacto. Estamos conscientes de que nos falta por hacer, pero creo que vamos por un rumbo adecuado y la integración ha venido a consolidar esa meta”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

francisco dijo:

1

18 de febrero de 2016

11:45:15


Y los comentarios, qué?

Palax dijo:

2

18 de febrero de 2016

13:12:30


Una cosa que ha olvidado es lo relacionado con el trasnporte hacia la antigua Universidad Pedagógica , hoy sede central de la universidad de Las Tunas, está enclavada en un lugar donde no pasa ninguna opción de transporte público, solo los cocheros y saben lo caro que cobran por la tirada, los profesores de ciencias humanísticas que tienen clases en esa sede y en la Lenin pasan mucho trabajo para trasldarse, ya pusieron una ruta experimenatal que pasa como el cometa halley por la tierra cada 4 o 5 horas y así es muy díficil.

SANDRA AVILA BASALO dijo:

3

18 de febrero de 2016

15:29:24


A mi lo que preocupa saber es cual es la fecha en que van a dar a conocer los listados de los estudiantes que comienzan el corso que viene

Odira dijo:

4

18 de febrero de 2016

19:43:51


¿La integración? Mucha «tela por donde cortar». Ventajas tiene, pero mucho disgusto que ha traído. ¿Reducción de plantillas o la búsqueda de una nueva universidad más coherente...? De ser lo segundo podrían haberse dejado los mismos departamentos y crear facultades, por ejemplo, una Facultad de Lenguas en la que se respetara que los profesionales de ambas instituciones no se vieran forzados a asumir nuevos estilos de trabajo...