ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Semillas de calidad aportan las áreas que cultiva Vitaliano Fontes, quien siempre tiene a mano consejos para los productores. Foto: del autor

GIBARA, Holguín.— Una es­pe­cie de fascinación por el sorgo atrapa aquí a un grupo de productores agrícolas desde el pasado año, pe­riodo en el cual la cosecha remontó las 1 500 toneladas y estableció una pauta que define al municipio como el mayor aportador de ese grano en la provincia de Holguín, al tiempo que promueve compromisos productivos y avala aspiraciones de pro­greso económico.

A partir del 2012 las autoridades locales de la Agricultura han hecho especial énfasis en disponer de este producto de probada eficacia para alimentar animales, pero el prometedor despegue, según narran quienes permanecen de cara al surco, mucho tiene que ver con las condiciones dictadas por la vida misma, en este caso, la disminución del régimen de lluvias en la zona.

Javier Ríos Molina, de la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Manuel Angulo Farrán, en Uñas, estima que es un cultivo muy resistente a la sequía, característica que ha explotado con éxito. Le satisface co­mentar que en la más reciente co­secha alcanzó 350 quintales, a ra­zón de más de 50 por cada una de las cinco hectáreas plantadas.

“También se resiste a las plagas y las enfermedades. El último que coseché fue atacado por gusanos y tuve que combatirlos rápidamente, pero las plantas demostraron mucha resistencia natural a los in­sectos y finalmente el rendimiento fue alto si se tiene en cuenta la falta de lluvias”.

Las cosechas le resultan rentables. Recibe por cada quintal vendido al Estado 250 pesos, precio similar al del maíz, que cada día tiene menos rendimientos en la zona a pesar de los crecientes gastos en los que incurren los cosecheros.

Del apoyo recibido de las entidades estatales agrícolas tiene la mejor opinión. Se debe a la capacitación brindada y a la posibilidad de contratar los servicios de siembra y re­colección mediante equipos diseñados para esas funciones.

Bismarc Leyva Marrero, director de la UEB Agroindustrial de Gra­nos Gibara destaca que especialistas con alta calificación elaboran instrucciones y mensualmente las transmiten a los técnicos, jefes de producción y directivos de cooperativas.

Asimismo, en el periodo pre­vio a la campaña de siembra, efectúan intercambios con los productores para puntualizar los procedimientos a utilizar.

Entre las 980 hectáreas que el mu­nicipio dedica hoy al grano, está la parcela de una y media que explota Argel Cedeño Peña. Incursionó por vez primera en el cultivo el año pasado y cosechó 80 quintales, 50 de los cuales vendió a Acopio y el resto lo dejó para consumo de los cerdos que cría, porque tiene el buen hábito de elaborar pienso criollo.

“Le voy a dar un segundo corte, que es una ventaja de esa planta. Cuando se analiza esto junto con la vitalidad que tiene en terrenos de secano y el precio de compra, los números dicen que deja dividendos económicos, mas si sabes que Aco­pio está contratando todo lo que sale de los campos”.

Acerca del interés estatal por adquirir la mayor cantidad del producto habla igualmente José An­tonio Hechavarría Santos, de la CCS Miguel Espósito, de los alrededores de Velasco. Allí primero convinieron entregar seis toneladas, pe­ro los rendimientos fueron su­pe­rio­res a lo previsto y se hizo un acuerdo final para vender 22.

En Arroyo Seco, zona donde hay sólidos antecedentes del cultivo de sorgo, tiene su finca Vitaliano Fontes Pérez, integrante de la CCS Carlos Ma­nuel de Céspedes. Asegura que la costumbre de sembrarlo la adquirió 40 años atrás, resultado de las experiencias del padre.

“Le gustaba mucho para las gallinas, porque las ayuda a incrementar la producción de huevos. También se lo daba a los cerdos como pienso hecho en casa. Él me aseguraba que al alimentar las puercas con sorgo se acortaba el periodo de celo y aceptaban al verraco más rápidamente, lo que le aportaba mayor número de crías”.

Por la experiencia acumulada, Vitaliano es productor de semillas. Ahora espera una segunda cosecha de un campo en el que obtuvo sin las bondades del riego más de 50 quintales por hectáreas. Totalmente espigadas, las plantas deben estar aptas para cegar en abril o mayo y lo aprendido le dice que en ese periodo, a diferencia de lo que ocurre en el primer corte, tendrá que vérselas con grandes bandadas de pájaros empeñados en saciar un apetito que parece no tener fin.

Admite que para minimizar los estragos de las aves debe invertir mucho tiempo y recurrir a todo tipo de ardides, pero dice —y entonces ríe con picardía— que esta vez se dividirán entre las parcelas de los productores sumados en los últimos tiempos a la siembra y cosecha del grano.

A la pregunta sobre la posibilidad de que desplace definitivamente al frijol y el maíz en la zona, responde que puede ser un hecho real a causa de un elemental sentido de seguridad ante los embates del clima.

“Tradicionalmente dediqué unas 13 hectáreas a la siembra del frijol y en la última campaña me planifiqué seis. Es probable que en la próxima llegue a cuatro, todo por la falta de agua. En esta zona cada año las co­sechas de frijol se hacen más conflictivas, igual que las de maíz”, acentúa con pesar.

Al razonar sobre la necesidad de enfrentar el preocupante panorama que pondría en aprietos la disponibilidad de esos alimentos, coloca en­tre las opciones de solución todo lo que conduzca a la creación de sistemas racionales de riego y el despliegue del potencial científico técnico de la nación con el fin de obtener variedades aptas para producir en condiciones adversas, como las pa­decidas hoy por los agricultores.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

sergio dijo:

1

18 de febrero de 2016

07:38:45


potenciar la agricultura esta muy bien , pero provincias con problemas en la producción agrícola en determinados renglones como lo es la provioncia de santiago de cuba deberían recibir mas apoyo por parte del estado. localizar donde hay problema y potenciar el renglón debía ser una tarea

victor ramos dijo:

2

18 de febrero de 2016

18:39:54


Fascinación razonada, por favor dejen las palabritas rebuscadas y ayuden al campesino revolucionario a subir la producción.

A.Fontes dijo:

3

18 de febrero de 2016

21:53:35


Mucho orgullo por los campesinos de Gibara, en especial por mi hermano Vitaliano,que trabaja fuerte como hombre de bien,Felicitaciones.