ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

SANTA CLARA.—El lanzamiento internacional este martes de información sobre el ce­mento de bajo carbono, también conocido co­mo LC3, demuestra el impacto que va te­nien­do a escala mundial esta tecnología, proyecto en el cual Cuba ocupa un lugar de privilegio a partir del trabajo desarrollado por el Cen­tro de Investigaciones y Desarrollo de Ma­teriales (Cidem), perteneciente a la Uni­ver­si­dad Cen­tral Marta Abreu de Las Villas.

De acuerdo con la información suministrada por el doctor Fernando Martirena Hernán­dez, coordinador del proyecto LC3 en Cuba, en la presentación oficial del referido material por parte de la agencia internacional que tiene contratado el proyecto, con base en Bélgica, la industria cubana ocupa un lugar destacado da­do el impacto que ha tenido aquí la asimilación de dicha técnica.

Explicó que la cooperación entre la principal universidad villaclareña, la Ecole Poly­te­chnique Fédérale de Lausanne, en Suiza, y un grupo de organizaciones académicas y de de­sarrollo en la India, ha permitido alcanzar un lo­gro científico de incalculable valor, teniendo en cuenta la alta demanda de cemento a nivel mun­dial.

Dijo, asimismo, que el nuevo producto permite casi duplicar la cantidad de cemento producido por los métodos tradicionales, a partir de sustituir una gran parte del clínquer por arcilla calcinada y carbonato de calcio, lo cual reduciría entre un 20-30 % las emisiones de CO2 a la atmósfera en comparación con otros tipos de cementos.

Refirió, además, que el LC3 alcanza propiedades similares o incluso superiores al cemento Portland, y que la mezcla puede ser producida de manera muy fácil en las líneas de producción existentes, con el único requerimiento de pequeñas inversiones de capital.

En el caso de Cuba, el profesor Martirena Her­nández explicó que, ante la creciente de­manda de materiales de construcción y la im­posibilidad de poder disponer de forma rápi­da de las cantidades suficientes de cemento por carecer de la capacidad productiva necesaria, la única opción viable en el corto plazo sería la producción del LC3, lo que podría ayudar a al­canzar las metas de desarrollo previstas, preservando además valiosos recursos na­turales.

Proyectos de producción industrial del ce­mento de bajo carbono han sido implementados en Cuba y la India, y en ambas naciones se han construido estructuras usando ese material con resultados muy satisfactorios, dijo el especialista, quien recordó que nuestro país será el primero donde el LC3 sea producido a escala comercial.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

tf dijo:

1

2 de septiembre de 2015

08:43:51


desde los años 80, en las revistas japonesas Kenshu de la AOTS se hallan artículos sobre cementos de bajo carbono en Japón, su dosificación, obtención, perspectivas y limitaciones. Cada vez que veo escritos al respecto, sonrío.

MAYKEL dijo:

2

2 de septiembre de 2015

11:26:31


Se esta planteando que no se necesitará entre una tercera a una quinata parte del combustible que por la vía tradicional. La interrogante para los cubanos es ¿Bajarán los precios , al bajar los costos de producción? para la población cubana. Pues los demás materiales según el reportaje inicial que salio en el noticero hace un tiempo atras son extraido de suelo cubano, NO HAY QUE IMPORTALO.

Kalandraka dijo:

3

2 de septiembre de 2015

13:12:56


Buena esa, lo que hace falta es q el precio del cemento tambien sea asequible al bolsillo del que trabaja, saludos

Juan Mogollón Florez dijo:

4

2 de septiembre de 2015

16:22:30


Los centros de Educación Superior deben ser las palancas en la investigación que nos permitan resolver los diferentes problemas productivos, sociales y culturales. La producción de cemento en Cuba, con lo que llaman el LC3 es una prueba de dicha afirmación. Buena parte de las universidades en el mundo producen eminencias (?) que no aportan nada al desarrollo de sus países. Un abrazo. Juan Mogollón Florez