ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Xiomara y Mirna han sido claves en el tránsito de la pequeña Leanelis desde las vías no formales”. Foto: Ismael Batista

“Lo más triste es cuando se van… y no los vuelves a ver”, dice Milagro León Pompa. Su rostro deja ver las muecas de tristeza, pero a la vez de satisfacción, eso que ella describe “como cuando Martí llegó a Cara­cas, y no preguntó donde se co­mía ni se dormía: Así hacen los niños que regresan a atenderse al hospital, preguntan primero donde está la maestra”.

Milagro —maestra makarenko de formación— ha dedicado 50 años de su vida a la enseñanza especial, y 24 a impartir clases en aulas hospitalarias. Desde hace cuatro trabaja en el Car­diocentro Pediátrico William So­ler. “Y mientras mis piernas me den trabajaré aquí”, asegura.

El aulita donde la encontramos, repleta de colores, números, animados, lápices, libretas, libros, es el si­tio donde los niños pueden, sino olvidar, curar el alma y la mente con los remedios del saber. Su alumno Javier Alejandro Pérez, con solo seis años de edad, puede dar fe de esa afirmación: “El aula es el mejor lu­gar, mi maestra me enseña a leer y escribir, y a dar clases”.

Javier es uno de los niños que reciben en Cuba atención educativa en aulas hospitalarias, concebida para los infantes necesitados de un prolongado periodo de hospitalización, según explica Kirenia Pe­droso Ramírez, me­to­dóloga de Edu­cación Especial del Mi­nis­te­rio de Educación (Mined). “Pueden re­cibirla por diferentes vías, ya sea en el aula destinada para ese fin o en la cama del paciente, en dependencia de las condiciones de salud del niño y también del hospital donde nos en­con­tremos”.

“El docente que trabaja en ella puede tener una formación como maestro primario o de la enseñanza especial. Por lo general, son profesoras con muchos años de experiencia en el sector, y un grado de sensibilidad muy grande”.

La interacción médico-maestro se vuelve imprescindible, asegura Pedroso Ramírez, ya que este debe conocer primero el diagnóstico clínico, para después trazar una estrategia pe­dagógica, “y hacer un grupo de adaptaciones al currículo, porque los niños reciben los contenidos básicos de las asignaturas”.

La atención educativa en aulas hospitalarias debe combinar lo me­jor de los avances científicos de la pedagogía y la psicología, y constituye una premisa también la atención a las familias de los niños hospitalizados. “Yo por las mañanas voy a la sala a verlos y converso con las ma­dres. Cuando los padres llegan con sus hijos me lla­man: maestra, la estoy es­perando, porque mi ni­ño ingresó hoy”, ejem­pli­fica M­ilagro León.

Según el libro Atención educativa a los es­colares por la vía ambulatoria y en las aulas hospitalarias en Cuba. Sugerencias metodológicas, de las autoras Marlén Triana, Nilda E. de la Peña, y Adys Ferrer, el término de “aulas hospitalarias” fue acuñado en el año 1945 por la pedagoga cubana Carmelina Virgilí, y es en ese entonces cuando surgen las experiencias iniciales.

La primera institución de salud donde se inau­guró una fue en el hospital Rei­na Mer­ce­des, de la capital, pero no fue hasta el triunfo de la Re­vo­lu­ción que se generalizan a todo el país. En la ac­tua­li­dad existen en cada institución pediátrica y hos­pitales donde se brindan servicios pe­diátricos de largas estadías, con una matrícula aproximada de 333 alumnos, según estadísticas del Mi­ned.

La maestra Milagro León evalúa la atención psicológica al niño y la familia como muy importante. Foto: Ismael Batista

CUANDO VOLVER A CLASES ES MÁS QUE UN SUEÑO
Hace varios meses que Félix Da­niel Via­mon­tes no puede asistir a la escuela. Una delicada enfermedad lo ha apartado de su barrio, sus amigos, el aula donde cursaba el tercer grado, y lo ha obligado a permanecer la ma­yor parte del tiempo hospitalizado, en una sala del pediátrico Pepe Portilla de la ciudad de Pinar del Río.

A pesar de ello, en todo este tiempo no ha dejado de recibir clases que le permitan continuar acumulando conocimientos para integrarse a su grupo cuando finalice el tratamiento.

Anaisis Cuní Millan, la mamá, asegura que se trata de la posibilidad de que su hijo no se vaya a atrasar en el aprendizaje y lo ayuda a lidiar con las largas jornadas en el hospital.

“Aquí recibimos pequeños con padecimi­en­tos que requieren una larga permanencia. Tal es el caso de la leucemia, otros tipos de cáncer, enfermedades crónicas, sobre todo deficiencias cardiacas, insuficiencias renales”, explica el doctor José An­onio Viñas, jefe del departamento do­cen­te del centro.

“Durante meses y a veces hasta más de un año, viven prácticamente en el hospital. Los resultados son muy positivos porque el niño percibe que su enfermedad no es un impedimento para recibir conocimientos, que puede vencer el año y no sentirse en desventaja con el resto de sus compañeritos, algo que crea trastorno de com­plejo psicológico, y que es muy gra­ve en la niñez”.

Con 36 años de experiencia en el magisterio, Grisel León Santana es la maestra encargada de la atención de los niños que ingresan al pediátrico Pepe Portilla.

“Se trata de una labor muy humana, que hace que estos niños no se sientan aislados”, dice. Por ello se es­mera en que sus clases resulten atractivas para quienes las reciben.

“Siempre trato de motivarlos a través de di­ferentes medios didácticos, para hacer que la clase sea co­mo un juego”.

En lo que va de curso, le ha tocado atender varias decenas de niños, con los que suele establecer una relación muy especial. Así le sucedió, por eje­m­plo, con Noel, un pequeño aquejado de un tumor renal, que siempre la recibía con un dibujo, y que luego de varios meses, pudo salir de alta, sin perder el segundo grado.


AULAS DONDE SE RESPIRA AMOR
Desde el primer mes de nacida la pequeña de diez años de edad, Lea­nelis de la Cruz Pé­rez, ingresa cada 60 días por espacio de tres semanas para recibir el tratamiento co­rrespondiente a la fibrosis quística que pa­dece, confiada en que en el Hospital Infantil Sur, de Santiago de Cuba, no perderá sus clases de 4to. grado.

Según narra la madre, Alina Pé­rez Torres, el día previo a la partida allá en Sabanilla, municipio de Se­gundo Frente, lo primero que guarda en la mochila son las libretas, lápices y libros, mientras sus ojos brillan de emoción por el seguro reencuentro con las queridas maestras Mirna La­hau Pérez y Xiomara Des­trade Borrero.

Semejante sensación, mucho la habría de­seado en 1938 el niño de entonces 12 años, Fidel Castro Ruz, cuando aquejado de apendicitis fue­ra sometido a una exitosa operación, pero la posterior infección de la herida lo mantuvo in­gresado du­rante tres meses en este mismo centro, antigua Colonia Española, que el próximo 13 de agosto cumplirá 116 años de fundado.

Como detalla en el libro Todo el tiempo de los cedros. Pasaje familiar de Fidel Castro Ruz, la periodista y escritora Katiuska Blanco, en mo­mentos en que mostraba como nun­ca las ansias por saber y una vocación ardorosa por los estudios que lo promoverían al bachillerato, no solo tuvo que conformarse con matricular el sexto grado, sino que no pudo asistir a clases hasta reponerse.

El triste hecho, que como a él afectó a miles de ni­ños en la seudorrepública, quedó desterrado, con la ge­ner­aliza­ción en el país de las aulas hos­pi­ta­larias. La doctora Migdalia Fernández Vi­llalón, directora del pediátrico, señala que la de aquí co­menzó a funcionar en 1962.

Aunque su ubicación en lo alto del servicio de oncohematología fa­cilitó el ensañamiento del huracán Sandy con la cubierta y cuantos muebles y libros había en su interior, para continuar las clases provisionalmente se habilitó un sitio aledaño; y mediante el montaje de la nueva cubierta, el falso techo, del sistema eléctrico, ven­tanas y puerta, y la pintura en general, ha quedado co­mo nueva, en espera del mobiliario procedente de un donativo y de la instalación de un sis­tema de climatización.

“Uno se encariña mucho con los niños e igualmente ellos con nosotras, y aunque estemos al tanto de la gravedad que algunos presentan, sentimos doblemente dolorosa la pérdida de un pequeño que más que alumno, nos resulta familiar”.

Así coinciden las másteres en ciencias de la Edu­cación, Destrade Borrero y Lahau Pé­rez, —gra­­duadas de maestras primarias en 1977—, y quienes desde hace 20 y 13 años, res­pectivamente, se desempeñan al frente de esta matrícula especial que oscila entre los 20 y 25 alumnos-pacientes de diferentes pro­vin­cias orientales.

“A ellos les encanta el aula —destaca Xio­mara—, pues además de sentirse psicológicamente fuera de la sala de ingreso, disfrutan de actividades como la actuación del mé­dico payaso, doctor Manuel Ver­de­cia, y de las clases de artes plásticas, literatura, música y danza, im­par­tidas por instructores de la Casa del Estu­diante”.

De ese calor ha estado arropado el caso de Leanelis. En su cubículo personal dotado de dormitorio, baño, refrigerador, televisor y aire acondicionado, comenzó Mirna a impartirle las primeras lecciones comprendidas en las vías de enseñanza no formales, y seis años después se mantiene a su lado. “Ella me enseñó a leer y escribir —dice con pícara mirada hacia su maestra la avispada ni­ña—, y la quiero mucho, mu­cho”.

Concluido cada periodo de ingreso, los niños regresan con una copia de la evaluación docente dirigida a sus respectivas escuelas. El original queda en manos de Xio­mara y Mirna, porque lejos de la improvisación, quie­nes deben volver percibirán la continuidad del abrazo y el amor que reina en la cálida aula del hospital.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

SOLEDAD dijo:

1

25 de junio de 2015

12:04:27


felicitaciones !!!!,por lo que tienen ojàlas algùn dìa nuestra salud fuera màs humanizada.

Yudys Lucía dijo:

2

26 de junio de 2015

06:42:46


Esta es una acción donde se demuestra una vez más la vigencia del pensamiento martiano y se corrobora que la educación es una obra de infinito amor. Por algo Fidel en La Historia me Absolverá planteó que la educación era uno de los aspectos a priorizar en la revolución triunfante. Felicidades a los maestros y maestras ambulatorios(as)

margarita Renteria dijo:

3

24 de mayo de 2017

14:37:46


Es excelente , inclusive apoya a la rehabilitación y le quita el miedo al niño y niña de perder el año escolar...