ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Estos óleos de Rogelio Fundora fueron entregados simbólicamente a Fidel y Raúl en nombre de los campesinos cubanos. Foto: Jorge Luis González

A mirar más hacia la tierra y menos al cielo, en la búsqueda de soluciones, instó en la jornada de ayer el Segundo Secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Con­sejos de Estado y de Ministros, José Ramón Ma­chado Ventura, durante la clausura de la on­cena edición del Congreso de los campesinos cubanos.

El último día del cónclave estuvo presidido además por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, y participaron —en nombre de los Cinco, delegados de Honor al Congreso— los Héroes de la República de Cuba, Gerardo Her­nández Nor­delo y Ramón Labañino Sala­zar.

Durante esa última jornada se dio a conocer el Buró Nacional de la ANAP, el cual ratificó a Rafael Santiesteban Pozo, como presidente de la or­ganización campesina. En nombre de los allí presentes se hizo entrega simbólica de dos óleos sobre lienzo alegóricos a Fidel y a Raúl, del campesino devenido artista de la plástica Rogelio Fundora.

El presidente de la ANAP, al presentar la síntesis de los debates del informe central y de los objetivos de trabajo discutidos durante las comisiones, resaltó que los documentos rectores de la organización no están en sintonía con los cambios que se desarrollan en el país. Ur­ge, pues, modificar los mismos, en consulta con los órganos y organismos correspondientes, facultando al Comité Nacional para su análisis y aprobación.

CONGRESO, ACUERDOS… ¡ACCIÓN!
Al calor de los debates sobre el funcionamiento orgánico, se particularizó en que persisten deficiencias en las juntas directivas, instancias llamadas a revitalizar su papel hacia el interior de la cooperativa.

En cuanto a la política de cuadros, San­ties-­teban Pozo expresó que existe un reconocimiento de los avances operados, no obstante hay que continuar trabajando en el completamiento de la plantilla y lograr una mayor capacitación.

La tendencia del decrecimiento de las cooperativas de producción agropecuaria (CPA) y la pertinencia de brindar mayor atención y control al trabajo con los tenedores de tierra, así como dar seguimiento a la implementación del Decreto Ley 300, sobre la entrega de tierras ociosas en usufructo, resultaron preocupaciones tácitas en los debates.

 De igual forma, se señalaron las limitaciones que existen en las zonas campesinas en cuanto a deporte, cultura, recreación y determinados servicios.

Como resultado de los planteamientos, se evaluó el establecimiento de una condecoración con el nombre de José Ramírez Cruz, en homenaje al primer presidente de la ANAP.

También se examinó la marcha del experimento realizado en materia de comercialización en las provincias de La Habana, Artemisa y Mayabeque. Se enfatizó en que es imprescindible su perfección para incrementar la producción de alimentos y abaratar sus precios.

Trascendieron, además, las deficiencias de la ganadería vacuna, y el incumplimiento de las entregas de leche, en las que tienen gran peso las dificultades existentes con el alimento animal y el funcionamiento de los centros de acopio del producto lácteo.

El completamiento de la fuerza técnica ca­lificada en las cooperativas, la aplicación de la ciencia y la técnica en función de la producción, y la construcción de biodigestores, fueron otros de los puntos realzados por San­tiesteban Pozo, como resultado de los planteamientos.

En una valoración puntual a Granma so­bre esta cita de los agricultores y los desafíos más perentorios de un sector abocado a crecer, Santiesteban puntualizó: “El Congreso no llega hasta aquí, lo más im­portante es lo que a partir de ahora hay que seguir haciendo para instrumentar todos los objetivos de trabajo que se aprobaron, el contenido del informe y los propósitos pautados”.

“Esta es la continuidad a lo que desde hace un tiempo se ha estado discutiendo en todas las cooperativas, a nivel de municipio y de provincias. Por una parte, la necesidad de seguir fortaleciendo el funcionamiento de la vida interna y el papel de las estructuras de dirección para que sean capaces de atender —de manera más integral y sistemática— a cada uno de los cooperativistas, campesinos y familiares”, añadió.

LOS PROTAGONISTAS HABLAN…
Al calor de debates y expectativas, com­promiso, es el denominador común para quienes tienen la misión, desde siempre, de plasmar en resultados lo analizado durante estos días. Y a ellos, cedemos la palabra…

Yuleidys Menéndez, presidenta de la CCS Francisco Pérez, en Pinar del Río, ratificó ante el plenario la decisión colectiva de continuar apoyando a la ANAP, pues esta es un eslabón importante para el crecimiento de la economía. Abogó, además, porque los jóvenes sean los protagonistas de la historia que la organización debe seguir escribiendo a partir de ahora.

“Debemos seguir produciendo y bajar los precios”, dijo por su parte Gonzalo Pérez, de­legado de Santiago de Cuba, quien manifestó haber comprobado la magnitud de este Con­greso a lo largo de estos días. Y pidió la oportunidad de estrechar las manos de Ge­rardo y Ramón, en dos apretones que resumieron el saludo y agradecimiento del campesinado todo.

El holguinero Amaury Velázquez, presidente de la ANAP en Gibara, destacó la importancia de profundizar en la labor política ideológica para fortalecer el liderazgo de la asociación.

Aspecto que tiene ejemplos vivos —incluido para los agricultores— en Fidel y Raúl. Y aquí Emilio Interián Rodríguez, presidente de la CPA Sabino Pupo, en La Habana, manifestó que no son estos líderes los que están en deuda con el campesinado, sino este el que estará siempre en deuda con ellos y con la Re­volución.

Fuera de las sesiones de trabajo de la última jornada, Granma también se acercó a los delegados para conocer sus impresiones. El presidente de la CCS Antero Regalado, en Artemisa (electo como miembro del Buró Nacional en esta cita), expresó que ahora el principal desa­fío es tratar de llevar a todas las cooperativas los temas discutidos en el Congreso.

“Aquí se han podido analizar los temas con la máxima dirección del país y los diferentes ministerios que tienen que ver con ellos; pienso que se ha llegado al consenso”, refirió.

También dijo que otra tarea fundamental es hacer realidad que a partir de este evento se vean soluciones inmediatas en cuanto a la alimentación, el desarrollo de la ANAP y los sistemas de funcionamiento de las cooperativas.

“No podemos seguir esperando por soluciones a largo plazo, para un futuro bastante inmediato ya deben verse resultados de acuerdo con todo lo que hemos discutido aquí”, enfatizó.

Afirmó igualmente que los aspectos analizados son un reflejo bastante fiel de los plantea­mientos discutidos en la base. “Hay diferentes criterios que se fueron atendiendo en el camino, los que han llegado hasta aquí tienen una solución y los que no, están recogidos por la máxima dirección de país”, explicó.

Tres camagüeyanos ofrecieron su visión a nuestro diario: Norge Corrales, Ernaldo Ro­dríguez y Haydée Fuentes.

“Tenemos un grupo de insatisfacciones porque, en general, no hemos cumplido con los ni­veles necesarios de producción que demanda ahora el país”, manifestó Norge, quien es también el presidente de la ANAP en el municipio de Nuevitas.
“Al Congreso no venimos a pedir, sino a apoyar”, interviene puntualmente Ernaldo, presidente de la CCS Antonio Maceo, del consejo popular Camalote, en ese mismo mu­nicipio.

En tanto, Haydée resalta cuán palpables son hoy las manos de mujer en las tareas agropecuarias. “Cada vez es más protagónico su rol en la gestión de las formas productivas. En Nuevitas son más de 200 las féminas vinculadas a la producción de alimentos”, señala.

Un aspecto en el que coinciden los habaneros Luis Marino Lafargue —presidente de la ANAP en el municipio de Boyeros y Ge­rónimo Gil —destacado productor de leche en Guanabacoa—, es en que el Congreso devino espacio propicio para decidir juntos, productores y Estado, el presente y el futuro de una agricultura convocada a crecer desde ya, y a marcar así el crecimiento necesario de la economía cubana.

DEL SURCO A LA MESA: MORALEJAS DE UN CONGRESO
Los altos precios que alcanzan los productos agropecuarios y la repercusión que eso conlleva para el bolsillo del pueblo fue uno de los aspectos más señalados en las comisiones de trabajo.

En ese sentido algunos delegados expresaron preocupación con respecto al anuncio de la entrada en vigor, en junio próximo, de la nueva política de precios para el sector agropecuario, encaminada a estandarizar los precios de insumos y de acopio para determinados productos.

Ángel Chaviano, presidente de la CCS 17 de Mayo, de Villa Clara, resaltó que “hoy los salarios del pueblo son los mismos y siguen aumentando los precios de las producciones”. La solución no está en seguir subiendo el precio de compra, está en una correcta distribución de los recursos, que de acuerdo con las posibilidades lleguen en el tiempo adecuado a las manos del guajiro, manifestó.

En tanto Abelardo Álvarez, de la CCS Antero Regalado, en Artemisa, manifestó que “todavía no se hace todo lo que debe hacerse, sobre todo en las cooperativas de La Habana, Artemisa y Mayabeque (donde se realiza un experimento en la comercialización), para que no se establezcan esas cadenas donde los alimentos alcanzan precios vergonzosos”. Y al respecto, Lidia Tomasa Calvo, delegada cienfueguera, sugirió que se topen algunos precios.

Pablo Orlando Pérez, presidente de la CCS Frank País en Güira de Melena, Artemisa, señaló la responsabilidad que tiene la cooperativa en el desarrollo social de la comunidad, que no siempre todas asumen.

Leoncio Torres, de Pinar del Río, apuntó que el crecimiento de la membresía de las CPA es un elemento que ha empeorado del Con­greso anterior a este.

A la luz de lo sucedido, varias moralejas convocan otra vez al análisis: uno, sin la agricultura la economía no crece; dos, solo el au­mento de la producción hará disminuir los precios; tres, de no poner a tiempo los recursos básicos en el campo, no habrá salto productivo; cuatro, hay que mirar menos al barco de importaciones; y cinco, de la buena gestión diaria dependerá la cosecha a largo plazo. Y en su buena gestión le va el destino a un sector, que es decir, a la nación.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.