ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Pioneros camagüeyanos custodian la tarja dedicada a los ocho líderes negros sentenciados a muerte por estar vinculados a la conspiración de José Antonio Aponte. Foto: del autor

CAMAGÜEY.— El primer gesto de los participantes en el IV Encuentro José Antonio Aponte in memoriam fue acudir al Parque Agramonte, antigua Plaza de Armas, para colocar una ofrenda floral ante la tarja que recuerda los hechos del 29 de enero de 1812, cuando fueron ahorcados y decapitados allí ocho líderes negros por conspirar a favor de un levantamiento armado contra la esclavitud.

Organizado con frecuencia anual por la filial camagüeyana del Comité Cubano Ruta del Esclavo, el evento acoge a directores, especialistas e investigadores de instituciones culturales y educacionales del país, para juntos reflexionar y debatir acerca de la herencia africana y su manifestación en la cultura cubana, particularmente en Camagüey.

Rosa María Rodríguez Argilagos, su presidenta en tierra agramontina, precisó que el encuentro constituye, además, un espacio propicio para tratar los temas de la racialidad y rescatar nombres y hechos olvidados de la historia de este ajiaco multiétnico que es Cuba, con el fin de lograr una mejor identificación con sus raíces culturales, históricas, sociales y religiosas.

Para facilitar el análisis, en el Centro de Convenciones Santa Cecilia, de esta ciudad, sesionan seis comisiones de trabajo, cada una de las cuales asume tópicos puntuales, como Cuba, historia y racialidad; Pensamiento, esclavitud y educación; Patrimonio, memorias y vida cotidiana; El Caribe cultural; Identidad cultural, género y racialidad; y Religiosidad popular diversa.

Especial interés motivó la conferencia impartida por el investigador Tomás Fernández Robaina, de la Biblioteca Nacional José Martí, quien se acercó a la personalidad de José Antonio Aponte desde la visión del intelectual camagüeyano Juan René Betancourt, considerado por el especialista una figura crucial en el estudio de la racialidad y la discriminación racial en Cuba.

La coherencia de pensamiento de Juan René Betancourt  sobre estos importantes asuntos está presente, entre otros, en los títulos Prejuicio (1943), Mi opinión y mi raza (1948), Preludios de libertad (1951), Doctrina negra (1955) y El negro: ciudadano del futuro, escrito tras el triunfo de la Revolución Cubana.

En el debate en plenario, los participantes coincidieron en la necesidad de acrecentar la lucha contra todo tipo de discriminación, incluida la racial, y contra todo lo que pueda dividir al pueblo cubano en su empeño por construir una sociedad de justicia y equidad, bajo el principio martiano “con todos y para el bien de todos”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.