ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

CAMAGÜEY.—Aunque es considerada por los especialistas una de las más saludables del país en términos de contaminación, la Bahía de Nuevitas no escapa de los males ocasionados por el sistemático vertimiento en sus aguas de sustancias tóxicas que agreden el entorno marino.

Lejos de cruzarse de brazos ante tal situación, las autoridades locales constituyeron en 1997 un grupo de trabajo integrado por 28 organismos y entidades para contribuir al rescate de la ensenada de 42 kilómetros cuadrados, donde convergen actividades económicas como la marítimo-portuaria, turística, pesquera e industrial.

Lo ejecutado hasta la fecha, si bien evitó una afectación mayor del valioso ecosistema, está distante aún de resolver todos los problemas que en su momento fueron identificados por la delegación provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), como ente coordinador del proyecto.

Por su carácter estratégico para el desarrollo perspectivo de la zona, el Consejo de la Administración Provincial acaba de aprobar un programa de lucha contra la contaminación en la Bahía de Nuevitas, que refrenda y da continuidad a las acciones emprendidas hace casi dos décadas, unas con mayor im­pacto que otras.

Se trata de un conjunto de medidas a corto, mediano y lar­go plazos, dirigidas a la erradicación gradual de los principales focos contaminantes, con especial énfasis en las grandes industrias como la de Alambres y Electrodos, Cemento 26 de Julio, Química Revolución de Octubre y la Termoeléctrica 10 de Octubre.

El programa incluye, además, la cuenca hidrográfica del río Saramaguacán, la más extensa de la provincia, cuyas aguas desembocan en la Bahía de Nuevitas y arrastran consigo residuos provenientes, entre otras fuentes contaminantes, del cen­tral azucarero Siboney y de los poblados de Sibanicú y Nuevitas.

El proyecto aprobado prevé la rehabilitación o construcción de sistemas de tratamiento de residuales, el mantenimiento de las lagunas de oxidación, la eliminación de salideros y la limpieza de canales y drenajes, acciones que deberán incluirse en los planes inversionistas de cada una de las entidades implicadas.

Al presentar el programa de acción, Andrea Armas Ro­dríguez, delegada provincial del CITMA, se refirió a la importancia que para la conservación del ecosistema tiene el estricto respeto de las regulaciones vigentes, única manera de preservar la vida en una de las bahías de bolsa más grandes de Cuba.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alex dijo:

1

30 de octubre de 2014

20:00:14


Magnifica noticia. Poco a poco se ve un cambio positivo en la atencion a los problemas ecologicos, pasando de las palabras a los hechos. Asi es que avanzamos, sin prisa pero sin pausa.