ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Nacido en la ciudad de Matanzas el 25 de agosto de 1914, Luis Adolfo Larragoiti Alonso tuvo méritos suficientes para inscribirse dentro de las figuras destacadas en las ciencias naturales y técnicas del siglo XX en Cuba.

Como manifiesta a Granma el profesor Luis Enrique Ramos Guadalupe, reconocido historiador de la meteorología en nuestro país, luego de graduarse con notas sobresalientes de Ingeniero Eléctrico en la Universidad de La Habana en 1940, Larragoiti inició su vida laboral en el  Observatorio Nacional.

De inmediato, subraya Ramos Guadalupe, se vinculó al área de las radiocomunicaciones, teniendo la responsabilidad de mantener a punto los equipos de telegrafía inalámbrica que enlazaban a la entidad con las estaciones meteorológicas asentadas en determinados puntos del territorio cubano y los buques en alta mar, además de operar las transmisiones de la estación de radio del propio Observatorio, que salía al aire con las denominaciones CLX y CLT.

Su notable trayectoria profesional incluye haber obtenido una beca para hacer estudios de posgrado en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos, donde terminó una maestría en Termodinámica. Tras su regreso a la Patria, participó activamente en la introducción y entrada en funcionamiento de la técnica de sondeo atmosférico con radiosondas, incorporada al servicio meteorológico cubano en 1944.

Tres años después, Larragoiti es nombrado profesor de la Academia Naval de la Marina de Guerra, en Mariel, y allí permanece hasta el triunfo revolucionario.

Según precisa el profesor Luis Enrique, luego de producirse la jubilación de José Carlos Millás a mediados de 1961, Larragoiti es designado por la jefatura de la Marina de Guerra Revolucionaria para ocupar el cargo de director del Observatorio Nacional.

Entre sus contribuciones más significativas en esta etapa figura la reorganización del servicio de pronósticos del tiempo terminada en 1962, la adquisición e instalación de dos radares modelo Decca-42, los cuales constituyeron la base técnica de nuestra primera red de ese tipo con fines meteorológicos, y el mejoramiento de los equipos de radiofonía.

A su gestión se debió también la revitalización del Boletín del Observatorio Nacional, cuyas ediciones no salían hacía veinte años.

Desde 1964 impartió clases de meteorología y climatología en la Escuela de Geografía de la Universidad de La Habana, contribuyendo a la formación de nuevos especialistas.

Colaboró, además, en la instalación del planetario emplazado en el entonces Museo de Ciencias Naturales Felipe Poey, en el edificio del Capitolio Nacional. Al fundarse el Ins­tituto de Meteorología en 1965, la presidencia de la Comisión Na­cional de la Academia de Ciencias lo designa para dirigir el grupo de Astronomía, elevado más tarde al rango de departamento.

Un lustro más tarde es creado el Instituto de Astronomía, y lo ratifican como director de la nueva institución, labor que compartió con la docencia activa hasta 1984.

Fallecido el 18 de febrero de 1998, Larragoiti fue un entusiasta divulgador de la ciencia, y miembro fundador de la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia y la Tecnología.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Euclides Ador dijo:

1

25 de agosto de 2014

10:38:59


El Dr. Larragoiti continuo de profesor de Termodinamica en la Academia Naval hasta 1979 aproximadamente. Tenia una memoria prodigiosa y segun sus ex-alumnos podia recordar un numero enorme que le hubieran puesto en la pizarra el primer dia de clases.

René pa dijo:

2

25 de agosto de 2014

13:30:52


Siempre he sido partidario de NO improvisar con los hombres y este es el caso de Larragoiti, un hombre formado en una ciencia que dominó y aportó hasta el final de sus días. Ese ejemplo debe ser la regla para todo aquel que trabaja o dirige un puesto laboral. Estoy seguro que Rubiera fu uno de sus discípulos.

PapinKimbiri dijo:

3

25 de agosto de 2014

16:08:39


Trabaje con Larragoiti, Lo conoci en 1959, ya en la marina, donde como tecnico tenia el grado de Comandante. A pesar de ser "un genio", siempre dio las mayores muestras de sencillez y humildad. Se esforzaba muchos por sus alumnos, buscando un lenguaje facil para comunicar sus multiples conocimientos. Su caudal cientifico-tecnico era infinito. Tenia respuesta para todos. Hombre muy sencillo. Vivia solo con su Madre, la cual adoraba. Despues de su mama...la ciencia aplicada y la docencia...no existia otra cosa. Que descanse en paz.... Seguro que Rubiera aprendio de el, lamentablemente era Larragoiti el sustituto de Millas. Pero la decision fue otra, que con el tiempo... todos comprobaron que no fue la mejor. Pero Larragoiti, siempre dio respuesta a todo lo demandado...sin pensar en estas cosas....

Rubén dijo:

4

25 de agosto de 2014

22:15:44


Fui alumno en la Academia Naval de Mariel del Profesor Larragoiti. Respetado y apreciado por Jefes, subordinados y guardiamarinas. Trajo al aula cierto día su carnet de participante como ingeniero del Programa "Vanguard", el primer satélite norteamericano que envió ese país al espacio. El fue profesor de los cursos de Maquinistas Navales, aunque en mi caso yo de me gradué de Cubierta, fui su alumno de la asignatura Medios Electrónicos de Navegación para los cursos de Capitanes en el año 1972. Efectivamente era un erudito en los sistemas de navegacion existentes en esa época. Hombre modesto y sencillo. Efectivamente al principio del curso se le pidió que recordara un numero que fue guardado por otro alumno y al fin de curso lo recordaba. Efectivamente participo en el establecimiento en Cuba de popularmente conocido "globo sonda" que en aquella época era un secreto militar de los norteamericanos. Entonces además de el estaba el Profesor Jaskovich entre otros científicos cubanos de esa época. Otro detalle. El fue premiado por la General Eléctric con un auto cero kilometro por resolver un problema en una estación eléctrica de la ciudad de New York donde se producían constantes desconexiónes del sistema (apagones). Fueron convocados gran numero de ingenieros y el lo resolvió. Determino que la distancia entre los transformadores de la sub-estación hacían arco entre si en determinadas condiciones de humedad y temperatura. Finalmente quiero felicitar al respetado periodista Orfilio Peláez por recordar a un ilustre hombre de ciencia cubano.

Jorge Caula dijo:

5

11 de diciembre de 2018

09:55:08


Tuve el honor de tenerlo como profesor en la Academia Naval siendo yo Guardamarina de la Promoción 1 año 1965. Para mi concepto era una eminencia en varias disciplinas. Como anécdota les puedo contar q su memoria era prodigiosa pues multiplicaba números de 4 o 5 cifras por otros de igual cantidad de dígitos llegando a resultados correctos, los cuales nos hacía comprobar por las calculadoras. Presumía de su inteligencia y memoria. Orgullo de Cuba y de la Academia Naval. Mientras estuvo con vida lo invitábamos a los aniversarios de nuestra promoción.