ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Archivo

Una de las páginas más tristes y dolorosas en la historia de la nación cubana fue sin dudas el fatídico 12 de junio de 1901 cuando, bajo la ocupación e intervención militar norteamericana, el gobierno imperialista de Estados Unidos impuso la odiada Enmienda Platt como apéndice constitucional a la primera Carta Magna aprobada en días anteriores por la Con­vención Constituyente, integrada por los delegados electos por el pueblo cubano.

Nacía así la República neocolonial. El sueño incumplido del Apóstol José Martí —tal como expresara en la carta-testamento político a su amigo mexicano Manuel Mercado—, los inmensos sacrificios y la sangre derramada durante treinta años quedaban de este modo burlados bajo la voracidad imperial, desalojando así a la decadente España de una de las últimas joyas de la corona y acercándose al cumplimiento en el futuro de la ansiada anexión de la Isla al expansionismo de Estados Unidos.

Enmascarada en la hipócrita y engañosa Resolución Con­junta del 19 de abril de 1898 por parte del Congreso estadounidense, que decía reconocer el derecho de Cuba a su plena independencia y encubrió asimismo la intromisión yanqui en la guerra de los patriotas cubanos contra España, la Enmienda fue finalmente impuesta como apéndice constitucional. Es decir, se convirtió en parte sustancial y obligatoria en el texto de la Carta Magna hasta el año 1934, en que razones internacionales de orden práctico aconsejaron al gobierno de Franklin D. Roosevelt la proclamación de la llamada “política del buen vecino”, también incumplida e igualmente falaz.

Juan Gualberto Gómez —cuyo aniversario 160 de natalicio recordaremos el 12 de julio de 2014—, paladín de la independencia y la libertad de Cuba, compañero de José Martí e identificado con sus ideas en todo momento, resultó la más importante e irreductible figura que encabezó la oposición a esta maniobra imperialista. Sus argumentos se escucharon no solo en el seno de la Convención Constituyente, sino también en las luchas populares y mediante sus trabajos periodísticos —en La Discusión y en Patria—, donde advirtió sobre sus consecuencias y denunció el nacimiento de la República intervenida.

Foto: Archivo

Desde su elección como delegado por los Cuerpos de Ejército de Pinar del Río y Las Villas a la Asamblea de Re­pre­sentantes de la Revolución Cubana, convocada para sustituir al Gobierno en Armas y atender todo lo relacionado con la transición a la nación independiente; resultó siempre participante activo en las misiones y debates relacionados con el complejo tema de las relaciones de la futura república con Estados Unidos, teniendo en cuenta las indisimuladas ambiciones imperiales y el dominio económico que ya ejercían sobre Cuba.

Sobre esta cuestión, Juan Gualberto presentó a dicha Asamblea el 10 de noviembre de 1898 una moción que fue entonces aprobada y razonaba del siguiente modo:

“La inteligencia leal y sincera con nuestros vecinos es casi un postulado de la política revolucionaria en Cuba, y siendo indudable que nada práctico y fecundo pudiera intentarse en estos momentos si de su conveniencia y posibilidad no se lograre convencer al gobierno americano, es por lo que, al llegar la Revolución al término de su heroica y sangrienta jornada, lo mismo para el licenciamiento de sus huestes que para la transformación de sus organismos directores, a fin de que se acomoden a la nueva situación que se ha de crear en el país, resulta indispensable que se penetre bien de las intenciones, de los deseos, de la voluntad, de los planes, en una palabra, del Gabinete de Washington”.

Dicho de otra forma, como refiere el insigne historiador Emilio Roig de Leuchsenring, —también profundo estudioso del proceso de la Enmienda Platt a través de sus obras—, era necesario acudir al gobierno de Estados Unidos solo porque se había apoderado por la fuerza del poder en Cuba y porque aún los patriotas cubanos confiaban en la buena voluntad y la honestidad de los círculos dominantes que habían empeñado el cumplimiento de su palabra mediante la Resolución Con­junta, convertida en ley de la Unión Norteamericana.

A lo largo de las sesiones de la Constituyente de 1901, celebradas en el teatro Martí de La Habana, fueron acrecentándose las presiones y maniobras yanquis hasta llegar al ultimátum del interventor militar, general Leonardo Wood, quien no dejó alternativa a la Convención. En nombre de su gobierno, del presidente McKinley y del Congreso, remarcó que el único camino posible era la aceptación literal y sin cambio alguno del texto aprobado por los legisladores yanquis, rechazando los tibios intentos de modificación hechos por la convención y aprobados por mínima votación de 15 a 14.

No es de extrañar que en carta a Teodoro Roosevelt fechada el 12 de abril de 1901, que se conserva en la Biblioteca del Congreso, el interventor Wood diera rienda suelta a su odio y dijera: “Hay unos ocho, de los treinta y un miembros de la Convención, que están en contra de la aceptación de la Enmienda. Son los degenerados de la Convención, dirigidos por un negrito de nombre Juan Gualberto Gómez, hombre de he­dionda reputación así en lo moral como en lo político”.

Wood tachó después la palabra “degenerados” sustituyéndola por “agitadores”. Pero quedó su vil calumnia contra el más denodado y firme defensor de la plena independencia de Cuba en el seno de la Convención, quien desenmascaró y no dio tregua a los planes imperiales de imposición de la En­mienda.
Finalmente, el apéndice constitucional quedó aprobado por 16 votos a 11, con 4 ausencias, de un total de 31 delegados. Diez de los que votaron favorablemente explicaron su voto como única fórmula en esos momentos para hacer posible la existencia de la república.

En su libro Por Cuba Libre, Emilio Roig resume aquel trágico episodio de nuestra historia de manera justa y brillante: “Justificadamente puede aceptarse que todos los miembros de la Convención Constituyente cubana actuaron impulsados por móviles patrióticos, creyendo de buena fe muchos de ellos que la solución a que se acogían era lo mejor, o la única posible, para que a nuestro pueblo se le abriesen, más o menos amplias, con más o menos cortapisas, las vías de la libertad”.

Y continúa Roig: “Pero no es posible negar que nuestras simpatías siguen, en aquel momento de la historia de Cuba; a los que se mantuvieron desesperadamente fieles al ideal de independencia absoluta que había encarnado en Martí y en nuestros mejores libertadores. Y resplandece, inmarcesible, el hecho de que Juan Gualberto Gómez fue el héroe de aquella incruenta pero angustiosa jornada en que, hombre de paz, se igualó en esfuerzo viril y en resistencia inquebrantable a los más bravos combatientes de los campos de Cuba Libre”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Francisco Rivero dijo:

1

12 de junio de 2014

14:10:33


Sin la voz y la presencia digna de Juan Gualberto Gomez que hubiera sido del destino de la Nacion Cubana. Gloria y Honor a este patriota de Cuba. Un saludo cordial.

RAMÓN FERNÁNDEZ ARBOLÁEZ dijo:

2

12 de junio de 2014

16:24:10


CREO QUE EL PUEBLO DE CUBA NO CONOCE AÚN ,EN TODA SU DIMENSIÓN LA GRANDEZA DE ESTE PATRIOTA. GRACIAS ROBREÑO.

Sahira dijo:

3

14 de junio de 2014

11:03:31


Gracias por este esclarecedor articulo que llega para poner en alto la casi siempre olvidada fuerza de acción y pensamiento de Juan G. Gomez. También ayuda a comprender un momento difícil de nuestra historia, hoy que algunos quieren hacer del 20 de mayo nuestro día nacional.

Rafael dijo:

4

15 de junio de 2014

07:00:57


Este es un tema de vital importancia en momentos como el actual, en que algunos sectores en Cuba creen posible la normalización de relaciones con EE. UU.

jesus mendez jiminian dijo:

5

15 de junio de 2014

08:33:33


Mis felicitaciones al gran martiano GUSTAVO ROBRENO,por tan brillante trabajo.Desde la Rep. Dominicana un solidario y afectuoso saludo a ti y los demas amigos del Centro de Estudios Martianos! Hasta la Victoria siempre!!