ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La mujer cobra un papel fundamental en el trabajo de la Defensa Antiaérea. Foto: Anabel Díaz

Habilidad, disciplina, rapidez, respeto y conocimiento de la técnica son cualidades que caracterizan a los hombres y mujeres que integran la Defensa Antiaérea. Ellos son dignos herederos de la estirpe mostrada por aquellos jóvenes que un 15 de abril de 1961 rechazaron el ataque a los aeropuertos de Santiago de Cuba, Ciudad Libertad y San Antonio de los Baños, horas antes de la invasión mercenaria por Playa Girón. Hoy, con toda responsabilidad, cumplen las tareas asignadas para salvaguardar la defensa del país y preservar las conquistas de la Revolución.

La preparación de un soldado antiaéreo es fundamental. En cuestión de minutos debe alistar la técnica de combate porque, de producirse un ataque, dichas unidades son las primeras en enfrentar al enemigo.

Para el teniente coronel Francisco Pérez Hernández, jefe del Estado Mayor de una gran unidad de Defensa Antiaérea, el objetivo fundamental de un destacamento antiaéreo es luchar contra los medios de agresión aérea del enemigo. “Se busca destruir todo el armamento posible del invasor”.

En tiempos de paz, una unidad con estas características tiene la misión de mantener los niveles de disposición combativa. Prueba de ello es la guardia combativa, la cual permite movilizar al personal y los medios de defensa en un corto intervalo de tiempo.

“Mantenemos un estricto control del espacio aéreo con las unidades de exploración. Además, participamos en el cumplimiento de otras tareas que son asignadas a nuestro destacamento y que guardan relación con el aseguramiento, fundamentalmente cuando se realizan actos conmemorativos, desfiles y movilizaciones”, subrayó Pérez Hernández.

DE LA ACADEMIA AL CAMPO DE ENTRENAMIENTO

Ante un ataque del enemigo, se debe preparar la técnica antiaérea en cuestión de minutos. Foto: Anabel Díaz

Es importante, según el teniente coronel Pérez Hernández, destacar que la mayoría de los oficiales que integran la Defensa Antiaérea son graduados universitarios.

“En la medida en que transitan por los distintos niveles en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), van perfeccionando sus conocimientos militares a través de cursos de posgrados, diplomados y maestrías”.

Añadió que en el programa de adiestramiento se imparten asignaturas como preparación técnica, preparación especial y preparación táctica. A ello se suman las asignaturas de conocimiento general para un soldado.

“Después, todo lo aprendido en las aulas se lleva a los campos de entrenamiento, donde los soldados ponen a prueba su capacidad combativa, y en unas ocho semanas podemos dejar preparada una dotación con los niveles mínimos de conocimientos, respecto a la técnica”, recalcó el jefe del Estado Mayor.

Una prueba de lo anterior la brinda el soldado Raúl Pérez García, quien se desempeña como operador de búsqueda. Para este joven que ingresó en las FAR hace 22 meses, el trabajo en la Defensa Antiaérea le ha permitido adquirir conocimientos que antes no tenía.
“He ganado en rapidez, porque debes estar preparado en solo minutos ante la voz de alarma. Tengo una gran familiaridad con los equipos electrónicos que manejo, gracias al entrenamiento ofrecido por los oficiales de la unidad. Puedo decir que me apasiona, es una labor gratificante que siempre exige el máximo de tus capacidades”.

MUJERES EN LA MISMA TRINCHERA
“La mujer que forma parte de la defensa antiaérea debe tener mucha disciplina, espíritu de sacrificio y consagración por el trabajo, junto con una fuerte preparación para dominar toda la técnica que se maneja en una unidad de este tipo”, argumentó la primer teniente Andrisleidys Figueredo Rodríguez.

Para esta joven veinteañera que ocupa la plaza de ingeniera en Sistema, dominar la técnica no es tan difícil cuando se tiene el interés y la vocación para optar por este trabajo dentro de las Fuerzas Armadas.

“Al igual que los hombres dominamos los datos tácticos, técnicos y del medio. Ahora, lo más complicado para una mujer es desplegar la técnica en un terreno irregular, pero se logra hacer dentro de los parámetros de tiempo establecidos”.

Lejos de lo que se puede pensar, son muchas las jóvenes oficiales que profesan apego por la carrera militar y en especial por la Defensa Antiaérea. Uno de esos ejemplos lo patentiza la primer teniente Mairelis Barbier Almenarez, instructora política de un Grupo Coheteril Antiaéreo.

“Entré en la Defensa Antiaérea hace siete años y medio por elección personal, teniendo en cuenta la complejidad del armamento y el tipo de labor que se cumple en estas unidades. Es cierto que son misiones difíciles, pero no por ello se pierde el interés. Nosotros somos la avanzada ante una agresión enemiga. Solo con ese reto resumimos la importancia del trabajo que realizamos”.

La primer teniente Aimara Marzo Labañino, jefa de un pelotón de Defensa Antiaérea, indicó que desde hace cinco años permanece en la unidad y se siente cómoda en la misma. “No pienso en otro trabajo dentro de las Fuerzas Armadas, mi carrera está aquí”.

Más adelante, expresó que los soldados saben que una mujer en las FAR tiene la misma preparación y posee la capacidad para dirigir sin ningún tipo de inconveniente.

“Es cierto que los hombres tratan de imponer su criterio, pero cuando se demuestra conocimiento, dominio y respeto, ellos mismos comprenden que la oficial que está a su lado cuenta con los requisitos necesarios para el cumplimiento exitoso de las misiones”.

FIRMES Y VIGILANTES
A más de 50 años de la fundación de la Defensa Antiaérea, el teniente coronel Ángel Luis Martínez Boudet, político de una unidad de este tipo del Ejército Occidental, resaltó la preparación de los soldados en la actualidad.

“Cuando se fundó, el 15 de abril de 1961, la Defensa Antiaérea no disponía de la preparación combativa necesaria, ni tenía medios suficientes para enfrentar al enemigo. Pero, contó con la valentía de los soldados, quienes no eran otros que milicianos, trabajadores y estudiantes que dieron el paso al frente cuando la Revolución los necesitó”.

“Nosotros hoy somos la continuidad de aquellos muchachos que fueron a Girón. Incluso, estamos mejor preparados que ellos, porque contamos con oficiales que tienen años de experiencia, y ese conocimiento nos lo han transmitido para que seamos los encargados de traspasar los secretos de la Defensa Antiaérea a las futuras generaciones de soldados y oficiales”.

Uno de esos oficiales que trabaja con los nuevos reclutas es el primer teniente Raydel González Morales, jefe de una pequeña unidad de defensa antiaérea y con nueve años de experiencia dentro de las FAR.

Sostuvo que al dirigir una compañía de Defensa Antiaérea su misión consiste en preparar a los soldados, además de verificar que ejecuten la orden con precisión y rapidez. También se encarga de chequear el estado técnico del armamento una vez concluido el ejercicio.

“Si se quiere trabajar en armonía con un grupo de jóvenes soldados, se necesita conocer sus características personales, evaluar los métodos para transmitir conocimientos. Una compañía tiene que funcionar como una familia. Nos comunicamos los problemas que afectan al grupo, guarden o no relación con el trabajo. Se requiere de mucha coordinación y esfuerzo personal; por eso desarrollamos una gran preparación tanto física, psicológica, como técnica”.

“Hay que conocer muy bien el armamento. Los muchachos que están bajo mi mando tienen interés y apego por su arma de combate. La vista de un soldado antiaéreo es fundamental para el reconocimiento de aviones enemigos. Tenemos que ser precisos en el momento del combate porque somos la punta de la espada que le infligirá la derrota al enemigo”, concluyó el joven oficial.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

danilo dijo:

1

14 de abril de 2014

11:18:55


Más que un comentario es una pregunta. ¿ Desde 1961 a 2014 comó ha mejordo la defensa antiarea en ese lapso de tiempo ante una agresión no de irregulares, sino del imperio mismo.

Mario Héctor Rivera Ortiz dijo:

2

14 de abril de 2014

13:24:25


Es un aliento para todos saber que las FAR y la defensa antiaerea cubana no duermen, que están siempre alerta, porque el enemigo es pérfido e implacable. Cuini