ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Internet

La nueva Ley de la Inversión Extranjera no busca vender el país, regalar el patrimonio nacional o las tierras. Se trata de potenciar el crecimiento económico de la nación, respetando los principios socialistas y nuestras proyecciones en el proceso de actualización económica.

Así refirió ayer en conferencia de prensa la directora general de Inversión Extranjera del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX), Déborah Rivas Saavedra, quien añadió que los beneficios de las inversiones extranjeras contribuirán al bienestar social.

Entre las diferencias de la nueva Ley con la vigente No. 77, la funcionaria destacó sus principios sectoriales, los cuales no estaban contemplados en la norma anterior, al igual que un reglamento detallado que establece los procedimientos a seguir por los inversionistas desde que se conciben los proyectos hasta su término, respaldando a ambas partes de forma jurídica.

Expresó que aunque la nueva norma mantiene las modalidades de inversión vigente, amplía el alcance del contrato de asociación económica internacional, reconociendo los contratos de administración hotelera, productiva y de servicios profesionales.

Déborah Rivas Saavedra, directora general de inversiones y Armando Cuba Ruiz, director jurídico, ambos del MINCEX, responden interrogantes de la prensa nacional. Foto: Jorge Luis González

Rivas Saavedra recordó que la Ley debe entrar en vigor 90 días después de haber sido aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular, el pasado 29 de marzo; y que su cuerpo legal está complementado por dos Resoluciones del Mincex, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y el Banco Central de Cuba.

Con respecto a las agencias empleadoras, la funcionaria acotó además que estas no son privativas de Cuba y a diferencia de las anteriores, las cuales tenían un fin recaudatorio, con la nueva Ley el principio rector de estas entidades no es recaudar, sino brindar un mejor servicio a los inversionistas.

Presentar capital humano altamente capacitado, dijo, es una de las fortalezas que se tendrán con estas agencias, pues muchos inversionistas no conocen el país y se les ofertará trabajadores idóneos. Sostuvo que estas entidades también garantizarán el respeto de los derechos laborales de los empleados cubanos.

La nueva norma no limita ningún sector para la inversión extranjera, salvo los servicios médicos, educacionales y la defensa del país, aclaró Saavedra; como tampoco es definitorio el monto del capital que se desee invertir siempre y cuando este responda a las verdaderas necesidades del país, representadas con un proyecto atractivo y concreto.

Apuntó que se hizo un diagnóstico a toda la inversión extranjera establecida en el país para no repetir errores del pasado. Lo importante es tener claro qué se quiere hacer, cómo el proyecto hará que crezca la economía, y la oportunidad real para ejecutarlo, destacó.

Rivas Saavedra explicó que los proyectos de inversión serán analizados caso a caso por una Comisión de Evaluación de Negocios con Inversión Extranjera, integrada por un grupo importante de Organismos de la Administración Central del Estado y otras entidades.

Sobre la agilidad en el proceso de evaluación, comentó que los plazos para ello están descritos en la propia Ley. Se establecen 90 días si se trata del Consejo de Ministros o del Consejo de Estado, y 45 días si se delegan facultades en un Ministro.

Basados en las inquietudes de los usuarios de Granma.cu, este diario formuló varias preguntas a los directivos del MINCEX, que se unieron a las inquiridas por colegas de otros medios de prensa.

—Granma: ¿Cuáles serán los beneficios de invertir en Cuba?

—Contamos con una marco legal transparente, que brinda seguridad jurídica. En nuestro país existe un clima social y político estable, además del alto nivel educacional, preparación del capital humano, y de los beneficios fiscales. Durante ocho años no tiene que pagar Impuestos sobre las Utilidades, luego, en vez de un 30 % pagará un 15 %.

—Granma: ¿Puede una empresa extranjera invertir en más de una empresa cubana, incluso en más de una cooperativa?

—Sí se puede invertir en más de una empresa. Seguirá siendo una capacidad que tiene el país decidir cuáles proyectos son de su interés. Hasta el momento se les ha informado a los interesados las causas por las que su proyecto no se ha aceptado. Este siempre debe ser atractivo y concreto. No es el capital lo que define la inversión.

—Granma: ¿Los cubanos que viven fuera del país pueden invertir con sus compañías?

—No se distingue el origen del capital. Nosotros somos los que decidimos qué queremos hacer, y no al contrario. Tenemos que guiar nuestro desarrollo en cualquier caso.

—Granma: ¿Podrá un profesional que actualmente es trabajador por cuenta propia ser contratado por las empresas cubanas empleadoras? Actualmente Acorec (Agencia de Contratación a Representaciones Comerciales) no los admite.

—Acorec es una entidad empleadora que solo contrata al personal que trabaja en representaciones de empresas extranjeras en Cuba. No se puede comparar su actividad con la de las agencias que se crearán a partir de la nueva Ley.

Estas últimas ofertarán capital humano a inversionistas y no poseen ninguna limitación para contratar trabajadores por cuenta propia. La única distinción sería su idoneidad.

—Granma: ¿Bajo qué principios se formarán los salarios de los empleados, y cuáles serán las cuotas máximas?

—Aunque este asunto es competencia del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, podemos decirles que en su formación se tendrán en cuenta elementos como el salario estipulado en la región latinoamericana para cargos similares y el salario promedio en Cuba. A partir de ahí se establecerá un coeficiente más compatible entre lo que paga el inversionista y lo que percibe el trabajador.

“El pago se establece directamente entre la entidad inversionista y la empleadora. Esto es diferente a lo que se hacía con la vigente Ley 77. Es un cambio importante y un reto para las entidades empleadoras, por eso hay que capacitar su personal. No podemos regalar nuestra fuerza de trabajo”.

—Prensa Latina: ¿Existen proyectos definidos para atraer a los inversionistas, a partir de que entre en vigor la Ley?

—Desde octubre del 2012 tenemos publicada una cartera de oportunidades, que se dio a conocer en la Feria Internacional de La Habana. Incluye sectores de turismo, hidrocarburos, energías renovables; pero todavía no tiene los montos, lugares y otros detalles que atraigan inversiones por sectores, de acuerdo con nuestros intereses. Queremos que esta cartera sea mucho más precisa.

En otro momento del intercambio, Rivas Saavedra comentó sobre este mismo tema que los organismos y empresas nacionales son los encargados de identificar y promover dichos proyectos, los cuales deben ser atractivos y estar en correspondencia con las necesidades del país.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Laura dijo:

16

11 de abril de 2014

12:46:54


Buenos dias, les escribo desde España. No soy entendida en politica ni en economía más allá de lo poco que la gente suele saber (al menos en España). Pero leyendo esta reformas, especialmente el que las empresas extranjeras puedan pagar por impuestos de utilidades solo un 15% y no un 30%, me pregunto si esto no acabará mal, esto es el sistema capitalista puro y duro, es lo mismo que hacemos en España cuando ofrecemos un casino y lugar de juegos a empresarios americanos a cambio de impuestos casi inexistentes. Este empresario pedía además cambiar y anular las leyes laborales españolas, en su casino, en su zona. Para explotar mejor a las personas. Cuídese mucho Cuba de reformas que poco a poco la igualan con el mundo capitalista, porque el mundo capitalista se está resbalando por una pendiente y la desesperacion y la rabia suben. No es el camino y nunca podrá serlo, porque no es etico, humano ni moral. Por supuesto no es derecho mio el decidir lo que Cuba haga, y comprendo que vivir en un país atacado y cercado por un embargo, es complicado, y lo que se pretende es sortear las adversidades y prosperar. Simplemente les digo que cuando el estado no asegura a las personas que sus derechos laborales se van a respetar, cuando el estado deja en manos privadas el decidir sobre el empleo o les permite no pagar impuestos, las empresas, como entes depredadores de seres humanos que son, llegan hasta donde pueden llegar, por dinero, y si logran pagar menos por el trabajo cubano, lo harán. Y si en Cuba les es más barato hacer algo que en otro pais, lo harán en Cuba, pero por explotar al cubano, no por nada más, si Cuba mejora economicamente en su conjunto y el trabajador cubano pide mejora de sueldo, la empresa extranjera le dirá no, y le dirá no a todo, así es como pueblan el mundo, explotando y fabricando donde más barato es. Dejando al "libre mercado" cada vez más cosas, se corre riesgo de acabar como en España. Por supuesto, si, la verdad es que la mayor parte de la gente de clase media tiene un auto, no hay un impuesto especial para un auto, pero no hay termino medio. Si tienes trabajo, estas seguro, si no tienes trabajo, pierdes tu casa y no tendrás nada, ni comida, porque en el capitalismo solo importa el mercado. Ahora intentan tambien vender los hospitales, y la educacion hacerla cada vez más cara. Se empieza por hoteles y se puede acabar por la sanidad. La sanidad cubana, famosa en el mundo entero. Nunca dejen que la toquen, por nada del mundo, los capitalistas. Hagan ustedes las reformas que deban hacer por el bien de todos, pero sepan que alrededor del mundo las personas progresistas les que les respetamos y admiramos porque sus medidas estan pensadas para la dignidad (que no la riqueza) de todos, no para el bien de unos pocos y la explotacion del resto. Un fraternal saludo.

Laura dijo:

17

11 de abril de 2014

12:55:03


A Mendaro Gregory le contestaria a esto: "¿Por qué una sola Agencia Empleadora y además ESTATAL?" Porque una agencia estatal puede vigilar y asegurar que se cumplen los derechos de los trabajadores y que se elige a los trabajadores de modo justo. Las agencias privadas de empleo, que en mi pais, España, estaban prohibidas hasta mediados de los años noventa, son inmorales, es crear un intermediario más entre tu propio trabajo y el salio. Una empresa más que explota tu trabajo, además de la empresa que te contrata. Usan la fuerza de trabajo ajena para enriquecerse sin aportar nada a la sociedad, son un nuevo tipo de esclavismo. En españa hay personas que de su trabajo sostienen hasta 3 empresas intermediarias. Mi hermana es ejemplo de ello, ella trabaja para una empresa empleadora, que la cede a otra empresa que la cede a el servicio de Correos Español, publico. ¿Qué sentido tiene eso sino que más empresas se aprovechan del trabajo de mi hermana? ¿Por qué no una sola agencia estatal que ponga a mi hermana a trabajar en Correos, para el bien del pais, y su sueldo sea solo para ella (e impuestos, por supuesto) ganado con su trabajo, y no para 3 empresas intermediarias que viven de la explotacion de trabajo ajeno? No caigan ustedes en eso, eso es explotacion. El resto del mundo lo hace pero no porque sea bueno, sino porque pueden. Lo que el poder de la gran empresa pueda hacer, lo hará, no es por el bien, es porque pueden.

marcelino rojas dijo:

18

12 de abril de 2014

09:21:35


es una forma de resolver los problemas económicos que vive cuba, por el bloqueo imperialista.?

Elina dijo:

19

13 de abril de 2014

16:33:13


Comparto algunas opiniones tal como hay que trabajar y darle la agilidad que necesitamos a la Ley, que las empleadoras agilicen la contratación del personal y que no se conviertan en agencias burocráticas para entorpecer el proceso, necesitamos que todo fluya de la mejor manera y que se contraten las personas idoneas y que el estado sea un guardian en contra del favoritismo y el amiguismo como suele suceder.