ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Fotograma de la película Yuli Foto: Fotograma de la Película

Destinada a ganarse emotivamente a un amplio público se estrena en nuestros cines Yuli (España, Reino Unido, Alemania, 2018), de la realizadora española Icíar Bollaín y con Carlos Acosta, y su vida, como ejes centrales de una biografía escrita por el propio bailarín.

La Bollaín es un peso pesado de la pantalla internacional y  se ha distinguido por historias humanas y  sociales en las que las mujeres afloran como figuras centrales. Cine emotivo el suyo, apoyado en sólidos guiones y con personajes perfectamente delineados en atmósferas, no por convulsas, menos líricas. Solo dos ejemplos: Te doy mis ojos (2003) y El Olivo (2016).

A un espectador cubano no hace falta explicarle demasiado quién es Carlos Acosta por cuanto constituye una gloria de nuestra cultura y un ejemplo de tesón artístico, no obstante su negación inicial de estudiar ballet por considerarlo impropio para hombres de pelo en pecho.

En esa contradicción entre el no querer del niño y la imposición del padre, que ve en su hijo un diamante  en bruto, se apoya en buena medida el hilo conductor de Yuli. La historia se arma en tres tiempos que se combinan mediante flashbacks: el niño inmerso en el barrio, el joven estudiante, que ya en Europa lucha contra sus constantes deseos de regresar a casa, y el Carlos  adulto montando un ballet sobre su vida,  próximo a estrenarse (varios de cuyos  cuadros le imprimen un dramatismo extra al guion del experimentado Paul Alberti, columna fundamental en la arquitectura cinematográfica del maestro Ken Loach).

Integrando el cuadro social y humano de la trama sobresalen la familia, las viejas historias de esclavitud y discriminación racial, la violencia, los maestros, los tiempos duros de los años 90 del pasado siglo, días en que a pesar de las dificultades y encontronazos de todo tipo, el muchacho cuenta con una escuela de ballet, estudia y es capaz de salir adelante. Recreaciones en las que se imponen arrolladores diálogos, y hasta un oralismo didáctico,  sin que la fotografía de Alex Catalán se opaque en imaginación creativa.

Yuli responde a los códigos clásicos de un filme de ascensión (recordar la poética Billy Elliot) erigido sobre los pilares de una historia real conmovedora: niño humilde, negro, en constante lucha contra un padre tierno-violento que lo obliga a bailar y , como coronación, el éxito en los más importantes escenarios del mundo asumiendo personajes concebidos solo para blancos.

Punteada de buenos momentos, Yuli es incapaz, sin embargo, de resultar artísticamente menos predecible a la historia verídica que ya se conoce y de esquivar una constante presente en algunas películas del patio: el pretender abarcarlo todo, ilustrarlo todo y dejar escapar así la rotundez de una complejidad expositiva y espiritual más centrada, a tono con los filmes precedentes de la realizadora. Ese interés por no dejar nada fuera obliga a reiteradas elipsis, no siempre aplicadas con éxito y a su consecuencia inmediata, las imprecisiones.

Algunos personajes están construidos con mayor solidez que otros y se ganan la empatía del público, como el padre del bailarín, que encarna Santiago Alfonso, no obstante algunos diálogos demasiado literarios que ponen en su boca. También la siempre eficiente Laura de la Uz como la buena maestra de Carlos y Andrea Doimeadiós en el papel de la hermana,  sin olvidar al niño Edilson Manuel Olivera, que representa al Carlos Acosta, rey del barrio, vigilado por su padre.

Portadora de notables coreografías, a ratos esplendorosa, a ratos dejando ver solo trazados donde debió primar la profundidad en hechos y personajes, Yuli no desdeña tópicos del cine comercial en sus visibles empeños de gustar a muchos, lo cual  resulta una rara avis en la ya estimable filmografía de Icíar Bollaín.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

eloina porven dijo:

1

8 de julio de 2019

07:44:11


porque no la ponen en el verano por la TV ya que hay personas que no podemos ir al cine.

Amos Respondió:


8 de julio de 2019

13:07:11

Yo la copie de la Mochila hace ya algunos meses, es una opción mejor si se tiene en cuenta que, puede que por la televisión no la pongan íntegramente. No es un comercial, pero tengo entendido que esa información se archiva en los Joven Club, así es que acuda al más cercano, ellos de seguro la tienen en un formato muy adecuado para la transmisión de un filme con toda la calidad requerida.

jorgeramon dijo:

2

8 de julio de 2019

10:27:52


Deseo fuese puesto en la televisión para que muchas personas de avanzada edad puedan verla. La hemos esperado ansiosamente.

chucha dijo:

3

8 de julio de 2019

10:52:33


Qué bueno, excelente bailarín

bcp dijo:

4

8 de julio de 2019

12:52:46


Excelente propuesta con imágenes desgarradoras. Un padre extremadamente severo que si no hubiése sido así creo que el protagonista no fuera lo que es hoy. Felicidades para la Directora, Carlos, actores, actrices y todos los que estuvieron vinculados a este audiovisual. Felicidades.

Baby Respondió:


8 de julio de 2019

13:51:37

No creo que la actitud del padre fuera correcta, enseñar a los hijos con amor y con rectitud no implica golpes. Con empeño y sabiduría también habría logrado ese gran profesional.

Fernando Respondió:


9 de julio de 2019

15:44:19

Miren las cosas en su contexto, por la edad que tiene Acosta, en esa época se educaba así y créanme, éramos más educados que muchos que hoy se educan solo con cariño, las cosas hay que verlas en su momento concreto.

Ovisman dijo:

5

8 de julio de 2019

21:34:55


Por favor ponerla en la TV nacional.