ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner

La selección cubana perdió en su primera presentación en el IV Clásico Mundial de Béisbol frente a Japón, conjunto que aprovechó las debilidades del pitcheo antillano para activar su casillero de las victorias en el grupo B de la justa.

Los nipones atacaron desde el mismo capítulo de apertura contra los envíos del abridor cienfueguero Noelvis Entenza, quien sacó los dos primeros outs sin complicaciones, pero después soportó doble de Norichika Aoki y sencillo remolcador de Yoshitomo Tsutsugo.

Entenza no tuvo una buena presentación, pues, aunque solo permitió una carrera, le conectaron con facilidad. Para su fortuna, la defensa lo respaldó con buenas jugadas, sobre todo la del jardinero central Roel Santos, quien ofreció un recital de excelente defensa en medio de las espaciosas praderas del Tokio Dome.

Cuba logró empatar el marcador en el tercero por doble de Yoelkis Céspedes, sacrificio de Santos y enorme batazo de Alexander Ayala, el cual fue magníficamente fildeado en el central por Nori Aoki, la gran estrella mediática de los Samuráis por su recorrido en las Grandes Ligas estadounidenses.

Pero esas tablas en el marcador fueron transitorias y solo un espejismo, porque lo peor del pitcheo cubano estaba por llegar. Tras la salida de Entenza en el segundo capítulo parecía que el zurdo Yoanni Yera podía contener a los nipones, pero estos desataron toda su furia y aprovecharon la mínima falla del conjunto dirigido por Carlos Martí.

El quinto episodio fue un auténtico calvario, con cuatro boletos de los lanzadores cubanos, un error costoso de Yurisbel Gracial y cuadrangular de tres carreras del antesalista Nobuhiro Matsuda contra los envíos de José Ángel García.

En ese inning los japoneses se despegaron en el marcador con ventaja de seis carreras (7-1), la cual parecía insalvable, pero los cubanos se pegaron en el séptimo, cuando Alfredo Despaigne dio jonrón y Guillermo Avilés impulsó otra dos como emergente con sencillo al central.

No obstante, la reacción cubana fue neutralizada, primero por un doble play salvador de la defensa local que enfrió el ataque, y luego por vuelacercas de Yoshitomo Tsutsugo, el portentoso cuarto madero nipón, autor de 44 batazos de vuelta completa en la pasada campaña del circuito profesional de ese país, vistiendo la franela del Yokohama DeNa BayStars.

Esa conexión puso la pizarra 9-4, diferencia de cinco que nuestro plantel recortó por doble de dos carreras de Gracial en el octavo, aunque esa propia entrada los nipones anotaron otro par de veces contra los envíos de Alain Sánchez, el quinto relevista de la fecha por Cuba, que no utilizó a ninguno de sus principales hombres del staff y lo pagó muy caro.

Esos brazos duros serán los encargados de batir a China y Australia en los próximos y cruciales partidos contra China y Australia, los que a la postre definirán si se logra clasificar a la segunda ronda.

Por cierto, de cara a esa instancia tiene muy complicado su avance uno de los favoritos del certamen: Sudcorea. Los subcampeones del II Clásico tropezaron por segunda ocasión, ahora 5-0 contra el potente combinado holandés.

Cinco serpentineros de los tulipanes maniataron a la tanda asiática, que solo ha anotado una carrera en 19 innings. Rick van den Hurk, Diegomar Markwell, Shairon Martis, Tom Stuifbergen y Loek van Mil limitaron a seis inatrapables a los anfitriones del Gocheok Skydome, nuevamente enmudecido por la catástrofe.

Madero en ristre el prospecto de los Rangers de Texas, Jurickson Profar abrió la lata con jonrón de dos carreras en el mismo capítulo de apertura, y luego también remolcaron Andrelton Simmons y Randolph Oduber, este último por partida doble.

Tras este fracaso de Sudcorea y la segunda victoria de Israel, los asiáticos necesitan a toda costa un triple empate con holandeses y Taipei de China. Para ellos los naranjas deben perder sus dos encuentros restantes y los sudcoreanos ganar a Taipei de China.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

J dijo:

6

7 de marzo de 2017

10:14:32


Pq no comentan sobre la actuacion de Frank Camilo q no cogio a nadie ni tiro a las bases . Basta de justificar q para tirar hay q retener primero la pelota lo q no logro en ninguna de las ocaciones q se le fueron para segunda . Espero q en el juego de las 10.00 Horas de nuestro pais abra como regular el tunero Alarcon Gracias

Pedro dijo:

7

7 de marzo de 2017

10:17:46


Que fea la combinacion de colores del uniforme de los cubanos.

Rafael Valdes dijo:

8

7 de marzo de 2017

10:21:06


Siempre se a dicho que hay que ganar el de hoy y mañana se verá que pasa, se guardaron los mejores lanzadores de Cuba para lanzarle a China y Australia y están ahora contra la pared al perder con Japón

pedro dijo:

9

7 de marzo de 2017

10:22:22


Los cubanos tienen para más. Si toparamos siempre a ese nivel jamás nos verían los japoneses a la hora buena.

gsl dijo:

10

7 de marzo de 2017

10:25:12


El error de Gracial en el 5to no fue costoso, no costó nada( ninguno de los dos errores), solo el avance temporal del corredor.(y se le vio MUY bien al bate, y sobre todo esos dos dobles pueden darle laconfianza para las jugadas defensivas, es un portento pero le falla concentracion). Repito todas las carreras fueron completamente limpias, exceptuando una del 9no que si fue sucio por el error en tiro de Aviles( VVM32 debio estar defendiendo alli ya que Aviles habia acabado de batear por 2da vez cerrando el 8vo inninng). La estrategia, por ahora, no surtio efecto ya que ete juego se pudo haber ganado si los lanzadores actuantes hubiesen contenido a los japoneses un poco, y Entenza, Yera, Alain, etc...BIEN que pueden ganarle a China que es, POR MUCHO, el equipo mas debil del torneo. Positivo: La ofensiva de Roel, Despaigne, y Gracial, el equipo en general se vio bien al bate( Benitez exceptuado). Recomendable: Manduley a 2B por C. Benitez. Mas defensa, mas velocidad, y al bate no podrá hacerlo peor.