ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La Habana posee 126 entidades de ciencia, tecnología e innovación, el 57,2 % de las registradas por el Citma en el país. Foto: Freddy Pérez Cabrera

Pese a las dificultades enfrentadas en su quehacer, derivadas en buena medida de las tensiones económicas y financieras prevalecientes en casi todos los sectores del país, y también de causas subjetivas, la ciencia habanera logró un favorable desempeño durante el 2018, proporcionando aportes significativos en esferas de máxima prioridad.

Tan loable gestión hizo que la provincia mereciera la sede del acto nacional por el Día de la Ciencia Cubana, el venidero 15 de enero. En esta ocasión, Santiago de Cuba, Villa Clara y Guantánamo recibieron la condición de destacadas.

Como resaltó a Granma la doctora Adela Haber Vega, delegada  del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en La Habana, la distinción compromete más a la comunidad científica del territorio, reunida en las entidades de ciencia, tecnología e innovación, las universidades y empresas, a priorizar aún más el desarrollo de los procesos de innovación, que implican el completamiento del ciclo investigativo hasta la introducción de resultados con impacto tangible en la economía y la sociedad, de forma sostenible.

Es indispensable también aprovechar las potencialidades existentes para promover un trabajo eficaz en la formación de jóvenes investigadores y en la actividad de posgrado, haciendo énfasis en los doctorados y maestrías, acotó.

La doctora Adela Haber refirió que La Habana cuenta con una estrategia provincial de Ciencia, Tecnología e Innovación para el periodo 2017-2020, sustentada en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, aprobados en el 7mo. Congreso del Partido y las Bases del

Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos.

«En dicho documento están definidas siete líneas fundamentales de trabajo, enfocadas en la producción de alimentos para satisfacer las necesidades de la población y sustituir importaciones, el desarrollo de la producción de materiales y tecnologías de la construcción y mantenimiento de obras constructivas, salud de la población, desarrollo energético sobre bases de eficiencia, ahorro y empleo de fuentes de energía renovables, sociedad y desarrollo humano, gestión ambiental sostenible, y transporte y viabilidad».

Indicó que más allá de los avances en el reordenamiento de la actividad científica, el funcionamiento de los polos científicos territoriales, la ejecución de más de 2 670 proyectos investigativos y la obtención en la última entrega anual de esos lauros de 49 de los 72 premios nacionales de la Academia de Ciencias de Cuba, la provincia alcanzó resultados ya introducidos y generalizados, que tributan soluciones en disímiles campos de la cotidianidad.

Mencionó la determinación de los requerimientos tecnológicos para obtener estructuras de hormigón armado altamente resistentes  al ambiente agresivo costero en La Habana, a partir de lo cual se elaboró una norma constructiva aplicada ya en diferentes obras, entre ellas el Pedraplén de Caibarién a Cayo Santamaría, el desarrollo del sistema de información geográfica de las infraestructuras básicas del transporte en la capital, y la formulación y evaluación de emulsiones con residuales industriales para su uso como combustibles alternativos, reduciendo carga contaminante.

En lo concerniente a la producción de alimentos citó el mejoramiento y conservación de los genofondos porcinos en Cuba, cuyos aportes  propiciaron el incremento de los indicadores productivos y reproductivos de la raza de cerdos Landrace, el rescate y estudio de especies de pastos y forrajes para su multiplicación y generalización en la producción agropecuaria sostenible y el perfeccionamiento del manejo de plagas en los cultivos de tomate, pimiento, pepino y melón en la tecnología de cultivos protegidos.

Las instituciones vinculadas a la salud, la biotecnología y la industria farmaceútica tampoco se quedaron atrás en su desenvolvimiento y tributaron notables impactos en el  mejoramiento de la calidad de vida de los adultos mayores con deterioro cognitivo y de sus familiares, la detección de  infección oculta ocasionada por el virus de la Hepatitis b en grupos de riesgo, los primeros hallazgos en Cuba de tuberculosis extensamente resistente a los fármacos empleados para combatirla, la introducción del anticuerpo biosimilar Rituximab cd20 para cáncer, y desarrollo del equipo sumautolab, que automatiza y aumenta el número de determinaciones a realizar en los programas de pesquisa neonatal.

Igualmente, se desarrollaron alrededor de 25 nuevas formulaciones de fármacos en proceso de introducción industrial. Estas sustituyen importaciones para el cuadro básico de medicamentos y tienen posibilidades de incorporarse a la cartera de productos exportables. Tales son los casos de la Amoxicilina y Ampicilina de 250 miligramos en polvo para suspensión oral y el registro en ampolletas de Fosfato de Prednisolona y Dexametasona.

Según expresó la doctora Adela Haber, las entidades científicas habaneras participaron de forma activa en la estructuración del plan de enfrentamiento al cambio climático en la capital, el cual contempla 146 acciones, el 46 % relacionadas con estudios, evaluaciones o elaboración de proyectos para la ejecución de soluciones identificadas, elevar la percepción del riesgo y aumentar el nivel de conocimientos y el grado de participación de la población en su combate.

Apuntes adicionales

- En La Habana radican 126 de las 220 unidades de ciencia, tecnología e innovación existentes en Cuba.
- Ascienden a  más de 38 000 los trabajadores vinculados a esas instituciones en la capital. De ellos más de 3 000 son investigadores categorizados.
- Se dispone además de alrededor de 1 150 Doctores en Ciencias y cerca de 4 000 Máster en Ciencias.
- De un total de 2 678 proyectos investigativos, 628 están asociados a Programas Nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación.
- El Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio - - Echeverría y el Instituto de Ciencia y Tecnología de Materiales (imre), de la Universidad de La Habana, figuran entre las entidades capitalinas que más lauros recibieron en la última entrega de los Premios Nacionales de la Academia de Ciencias de Cuba.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Castrol dijo:

1

13 de enero de 2019

08:13:44


Felicidades a la provincia por los buenos resultados a pesar de todas las dificultades y a toda la comunidad científica del país por la efeméride del 15 de enero