ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Carretera ubicada al sur de la Sierra Maestra afectada por el oleaje de un evento hidrometeorológico. Foto: Archivo

Por su ubicación geográfica y características físicas de su relieve, en Cuba están presentes una serie de amenazas de origen geológico no vinculadas al clima, como son los sismos, desplomes de cavernas y deslizamientos de rocas, que en su mayoría solo pueden anticiparse tomando en cuenta la información histórica, pues la ciencia no ha logrado pronosticarlos, sino a largo plazo.

No es el caso de los eventos hidrometeorológicos que pueden vaticinarse con varios días de antelación, de ahí que la mejor manera de prepararse para enfrentar estos fenómenos de la naturaleza radica en tomar medidas preventivas dirigidas a reducir la exposición y vulnerabilidad de la infraestructura ante la ocurrencia de algunas de las contingencias mencionadas.

Como plantea a Granma el doctor en Ciencias Geológicas Manuel Iturralde Vinent, Académico de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba y profundo conocedor del tema, una de las acciones más recomendadas es disponer de construcciones seguras, cuyo concepto más aceptado se refiere a toda obra en la cual el diseño y posterior edificación garanticen su estabilidad y resistencia ante los peligros citados que puedan presentarse.

Para asegurar tales resultados existen normas de construcción para cada uno de ellos, de ahí que la primera tarea del inversionista sea determinar cuáles son las amenazas naturales presentes en la región donde se desarrolla el proyecto de obra a levantar, a fin de establecer una tarea técnica correcta para obtener los datos necesarios.

Según precisa el profesor Iturralde, en nuestro país algunas de las más comunes son los vientos fuertes sostenidos y en rachas, las lluvias intensas y prolongadas, las inundaciones costeras por entrada del mar, el oleaje intenso, la ocurrencia de terremotos, la erosión, suelos pocos resistentes, deslizamientos de laderas y el colapso de cavernas.

Dichos peligros, aseveró, se han venido estudiando en casi todo el archipiélago, de manera que la Defensa Civil, los gobiernos municipales, las delegaciones de Planificación Física y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, disponen de mapas e informes sobre Peligros, Vulnerabilidades y Riesgos de cada territorio, que han de emplearse ante la necesidad de planificar un proyecto constructivo o erigir cualquier tipo de inmueble.

«Ese conocimiento bien fundamentado es premisa indispensable para lograr construcciones seguras y es válido no solo para las entidades estatales y las cooperativas dedicadas a esta actividad, lo es también para las familias que tienen la posibilidad de hacer sus propias casas», resaltó.

Lo anterior, afirmó, debe conducir a que antes de autorizar la ejecución de una obra se verifique primero que la misma cumpla con todas las normas y reglamentos relacionados con peligros y la resistencia de la construcción, tomando en cuenta siempre las características del lugar donde se va a emplazar, pues las medidas a poner en práctica son diferentes para un relieve montañoso, terrenos bajos, zonas costeras o sitios de elevado riesgo sísmico.

Para el doctor Iturralde Vinent, el término de construcciones seguras tiene que abarcar igualmente a las carreteras, elevados, puentes, minas, túneles, líneas de ferrocarril, industrias, embalses y toda la infraestructura urbana en general, a fin de mitigar el impacto de los eventos peligrosos. Urge entonces convertirlo en un paradigma bien enraizado en la cultura nacional y en la práctica cotidiana, resaltó.

MIRADA AL FUTURO

Instituciones cubanas, entre ellas la Universidad Tecnológica de La Habana (la conocida Cujae) y el Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), han desarrollado proyectos y diseñado módulos de viviendas resistentes, tanto a los terremotos, como al embate de las penetraciones del mar y los vientos fuertes.

Sería de suma utilidad que esos resultados y las normas de construcción existentes fueran más accesibles para que incluso los trabajadores por cuenta propia del sector pudieran consultarlos fácilmente, subrayó el reconocido científico.

Puso de ejemplo las reglas esenciales que debe llevar toda obra a edificar en zonas costeras. En primer lugar una cimentación adecuada en dependencia del tipo de suelo, asegurarse que no haya cavernas en el subsuelo y dotarlas de características sismorresistentes, de acuerdo con el peligro sísmico local.

También deben estar bien impermeabilizadas para evitar filtraciones desde el piso, el techo y las paredes, ser capaces de soportar vientos de notable intensidad sostenidos o en rachas, disponer de un sistema de captación de agua de lluvia, que sean resistentes al golpe de las olas y construirlas a una altura superior al nivel máximo histórico alcanzado por las inundaciones precedentes, tomando en consideración el proceso de elevación del nivel del mar en ese tramo del litoral.

Deben colocarse por encima del nivel de inundación los sistemas de abastecimiento de agua, electricidad y gas, acotó el doctor Iturralde.

Comentó que en años recientes han ocurrido enormes daños y pérdidas de vida en algunos países, como consecuencia de derrumbes, deslaves y deslizamiento de laderas de montañas, sin olvidar la interrupción de carreteras por la caída de rocas desde lo alto de los taludes.

«En Cuba hemos tenido la suerte de que estos eventos no han costado vidas, pero sí han obstaculizado temporalmente tramos de viales en Guantánamo, Holguín, Artemisa y otras regiones. Para reducir ese riesgo se pueden adoptar diversas medidas, que comienzan por un buen diseño de los taludes artificiales de los caminos, la colocación de galpones en los taludes y el mejoramiento del drenaje en las cañadas».

Sin embargo, añadió, la mejor solución para evitar los daños por grandes deslizamientos y derrumbes en áreas rurales montañosas consiste en alejar las casas y poblados del cono de influencia de esos fenómenos. En el caso de muchas carreteras construidas dentro de la zona de peligro por inundación y oleaje y que han sido dañadas en reiteradas ocasiones es necesario proteger los tramos bajo amenaza, haciendo contenes y otras obras que reduzcan la erosión de las olas.

A primera vista, indicó el doctor Iturralde, puede parecer costoso, pero mucho más se gasta en repararlas una y otra vez, siempre en condiciones de emergencia para restablecer el tránsito.

Prever y realizar construcciones seguras es una manera eficaz de reducir la magnitud de los desastres, la experiencia así lo demuestra, aseveró.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rogelio dijo:

1

21 de octubre de 2017

03:46:31


Muy esclarecedor el doctor Iturralde, solo que en muchos sitios su claridad de ideas se contraponen con las deciciónes adoptadas. El ejemplo de la foto lo explica por si solo. En nuestra dinámica constructiva los " jefes que toman las deciciónes" siempre deben asumir la responsabilidad que les toca tomar una u otra medida ejecutiva. Casi siempre al cabo de los años ( el tiempo lo encubre todo), cuando la infraestructura deja de funcionar por factores exógenos las culpas son de los constructores o proyectistas. Nunca se asume que todo lo que se crea artificialmente por el hombre conyeva un proceso de Mantenimiento, sin el cual su razón de ser quedara mermada, convirtiéndose en un problema y no un beneficio. Tenemos la autopista nacional, cuando se da mantenimiento ???. Igual pasa con la vía férrea central, obra costosa de los años 80. Cuando se da mantenimiento ???. Cuantos barcos de la flota mercante cubana quedan ?? La mayoría de tripulaciones cubanas hoy trabaja en navieras de bajo coste, en condiciones laborales extremas. El punto critico es la infraestructura de vivienda. La filosofía de que las microbrigadas construían viviendas eternas que no necesitaban mantenimiento es un mito. Se ha demostrado que la falta de recursos en la población hace imposible asumir los costes de mantenimiento de las viviendas, mas aun si es un problema estructural del edificio. Que papel juega el estado en estos casos??

Carlos Alberto dijo:

2

21 de octubre de 2017

04:14:16


URGEN soluciones y obras avaladas por proyectos funcionales y seguros. Es tarea primordial para nuestro Estado retomar y fortalecer la construccion de viviendas economicas y seguras que resistan los embates de los cada vez mas fuertes contingencias climaticas.( me refiero a edificios biplantas y/o gran panel, por poner algunos Ejs.) No podemos seguir en la situacion actual .

Armando dijo:

3

21 de octubre de 2017

14:54:05


Felicito al doctor Iturralde por tan oportunas y útiles valoraciones, ojalá no caigan en saco roto, muy bueno el trabajo

Angel dijo:

4

22 de octubre de 2017

12:05:39


Considero muy útil el artículo, sobre todo tomando en cuenta cómo va creciendo la frecuencia en el azote de huracanes en lo que va del siglo XXI

Arturo dijo:

5

22 de octubre de 2017

21:47:42


Felicidades al profesor Iturralde, maestro de generaciones de geólogos, tan atinado en sus valoraciones como siempre