ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Como refleja la trayectoria descrita por el ciclón tropical Inez, casi todo el territorio nacional estuvo expuesto a la influencia de sus lluvias y vientos entre el 30 de septiembre y el 6 de octubre de 1966. Foto: Granma

Históricamente, octubre atesora la mayor cantidad de huracanes que han azotado a Cu­ba dentro de la temporada ciclónica desde 1800 a la fecha, según muestran los datos del Cen­tro del Clima del Instituto de Meteo­rología.

Más allá de encabezar esa relación, también reporta la cifra más elevada de los clasificados como intensos, es decir de categoría 3, 4 y 5 en la escala Saffir-Simpson, de ahí su bien ganada fama de mes de los grandes huracanes y la causa de que se considere el más peligroso y temido de esa etapa comprendida entre el primero de junio y el 30 de noviembre.

Sin embargo, en los últimos tiempos esto no ha sucedido así, como lo demuestra el he­cho de que de los siete huracanes de gran intensidad que tuvieron un impacto directo o indirecto sobre el país en la primera década del presente siglo (constituye récord para un decenio), nin­gu­no lo hizo en octubre. Visto de manera par­ticu­lar, Michelle fue en noviembre del 2001, Charley e Iván en agosto y septiembre del 2004, respectivamente, Dennis en julio del 2005, Gustav en agosto del 2008, mientras Ike y Pa­lo­ma tuvieron lugar en septiembre y noviembre del propio año.

Después de un prolongado periodo sin ser tocados por un organismo ciclónico de tal fuerza en octubre, el Sandy rompió esa suerte de tregua y entró como categoría 3 por un punto de la costa sur de Santiago de Cuba en el 2012, causando cuantiosos daños materiales.

Por lo general, los ciclones tropicales de esta época se forman en el mar Caribe occidental y tienden a moverse hacia el noroeste y el norte, de ahí que representen una seria amenaza para las provincias occidentales y el municipio especial de Isla de la Juventud, los territorios más azotados en el décimo mes del calendario.

Igualmente, suelen desplazarse con una ve­locidad de traslación menor a la habitual, lo cual posibilita que permanezcan más días en el mar y ganen en organización e intensidad, para convertirse en huracanes notablemente fuertes.
También hay casos de sistemas ciclónicos tro­picales formados a finales de septiembre en aguas del Atlántico al este del arco de las An­tillas Menores, que luego penetraron en suelo cubano en  octubre.

Así sucedió con el tristemente recordado hu­­racán Flora, que si bien no clasificaba como intenso, tuvo un lento y errático desplazamiento sobre las antiguas provincias de Orien­te y Camagüey entre los días 4 y 8 de 1963, provocando torrenciales lluvias con un acumulado máximo de 735 milímetros en solo 24 horas, y extraordinarias crecidas de ríos y arroyos.

Murieron alrededor de 1 200 personas y re­presenta el segundo mayor desastre natural ocurrido en Cuba, después del provocado por el huracán del 9 de noviembre de 1932 en Santa Cruz del Sur, Camagüey.

Es necesario enfatizar que en los grandes huracanes la zona más peligrosa es la denominada «pared» o anillo de nubes que rodea el ojo o zona central del fenómeno natural, pues allí tienen lugar los fenómenos más acentuados de severidad vinculados a la fuerza del viento y la intensidad de las precipitaciones.

Cuando el «ojo» pasa aparece una calma re­pentina al cesar los efectos mencionados, incluso puede despejarse el cielo y verse el Sol o las estrellas si fuera de noche. Tan brusco cambio resulta  engañoso, porque las personas pueden interpretar que el huracán ya se alejó y decidan retirar las medidas de protección  y hasta salir imprudentemente a la calle para contemplar los daños.

La duración de esa falsa tranquilidad en el estado del tiempo dependerá de la velocidad de traslación del huracán y el tamaño del ojo, que puede tener de 20 a 40 kilómetros como promedio. Una vez que la zona de calma abandone el lugar, volverán a sentirse de inmediato los efectos destructores del meteoro.

Resulta conveniente recordar que los ciclones tropicales suelen estar acompañados por una extensa área de nublados con lluvias, chu­bascos, tormentas eléctricas y en algunas oca­siones tornados, la cual puede cubrir quinientos kilómetros o más. De ahí que la in­fluencia de sus impactos no queda ceñida al punto de localización de la región central se­ña­lado en el mapa.

Dentro de los grandes huracanes de octubre resulta ineludible mencionar en primer lugar a la célebre Tormenta de San Francisco de Borja,  que procedente del mar Caribe castigó a la región occidental, en particular a La Habana, del 10 al 11 de octubre de 1846.

Como hemos referido en otras ocasiones, a su paso hubo un valor mínimo de presión at­mosférica de 916 hectopascal, el más bajo re­portado hasta ahora en Cuba. Los especialistas estiman que tuvo categoría 5  (vientos iguales o superiores a los 252 kilómetros por hora).

La relación contempla también a la Tor­men­ta de San Francisco de Asís, la cual también impactó severamente a La Habana, Ma­tanzas y la parte oriental de Pinar del Río del 4 al 5 de octubre de 1844, y a la nombrada ­ de la Es­carcha Salitrosa (25 y 26 de octubre de 1810), que de acuerdo con lo referido por el profesor Luis Enrique Ramos Gua­dalupe, historiador de la Meteorología, tuvo la peculiaridad de dejar el suelo y las plantas cubiertas por una costra salada debido a la abundante cantidad de espuma y agua de mar en suspensión, llevada a tierra por el viento y mezclada con la lluvia.

Otros eventos de gran magnitud ocurridos en el décimo mes del calendario son el huracán de San Marcos los días 7 y 8 de 1870, causante de una inusitada inundación en la ciudad de Matanzas y la muerte de más de 700 personas; el huracán de los Cinco Días en Pinar del Río en 1910; el huracán Sin Pre­ce­dentes de 1924 que atravesó el extremo oeste del territorio pinareño probablemente co­mo categoría 5, y los famosos ciclones del 20 de octubre de 1926 (del cual se cumplen 90 años), y el 18 de octubre de 1944.

Grabado en la memoria de los habaneros que lo sufrieron, el huracán del 26 (así se le conoce popularmente) tuvo su origen en el mar Caribe occidental y castigó de manera severa a la Isla de la Juventud y La Habana, con vientos máximos estimados en el orden de los 230 kilómetros por hora, y precipitaciones que llegaron a sobrepasar los 500 milímetros.

El profesor Luis Enrique Ramos Gua­da­lu­pe comenta que casi todo el arbolado de los grandes parques capitalinos fue derribado. Hubo inundaciones costeras de notable magnitud en el litoral norte, y en localidades al sur de la urbe, como ocurrió en Surgidero de Batabanó, donde el agua alcanzó una altura de tres metros.

Las autoridades de la época fijaron en 583 la cifra de víctimas mortales, al tiempo que los daños resultaron considerables en  la agricultura, el fondo habitacional, las líneas eléctricas y telefónicas, y otros sectores de la infraestructura civil habanera.

Y aunque entró en tierra cubana el 30 de septiembre de 1966, es oportuno citar el caso del ciclón Inez que continuó afectando de una forma u otra a todo el archipiélago en los primeros días de octubre, y tiene el récord de más boletines especiales emitidos por el Instituto de Meteorología, al sumar un total de 51.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

armando dijo:

1

1 de octubre de 2016

13:58:01


Buenísimo trabajo, y sumamente oportuno, Felicidades Peláez

Luis dijo:

2

1 de octubre de 2016

15:58:46


Excelente artículo, muy didáctico y esclarecedor, muy buena la explicación de lo que pasa cuando llega el ojo del huracán

Jay Garcia dijo:

3

1 de octubre de 2016

16:04:33


Este artículo da a entender que los grandes huracanes que azotaron a Cuba en los mes de Octubre se formaron en el mes de Septiembre, lo que da a entender que Septiembre es el mes pico de la temporada ciclonica es decir el mes donde más huracanes se forman.

Yliana dijo:

4

2 de octubre de 2016

00:52:53


Yo leí el texto y esta muy bueno, pero no incluyeron al Huracán Lily y el Flora que también fueron en el mes de Octubre. Estos fueron desvastadores, principalmente El Flora que dejo varias personas muertas y muchos daños materiales en la Región Oriental. El Lily recorrió varias provincias y sucedió algo inusual, cuando informaron que ya estaba saliendo al mar, El Lily venia a partir la Ciudad de Santa Clara y lo recuerdo por que hizo mucho daño en la Ciudad, nosotros estuvimos 10 días sin fluido eléctrico, nunca lo olvidaré.

Yliana dijo:

5

2 de octubre de 2016

01:00:34


Hoy que nos amenaza otro Huracán al parecer muy fuerte, sea la categoría que llegue a las costas orientales. Solo le pido a las personas que estén muy informados y que cumplan con las regulaciones, para así evitar pérdidas de vidas humanas. No crucen ríos crecidos, ni traten de levantar cables caídos. Los vientos son muy fuertes y trae mucha agua, que a lo mejor beneficia las presas, pero no se en estos momentos en que condiciones se encuentran los embalses. Solo les pido que se cuiden y no arrieguen el bien mas preciado que tenemos que es LA VIDA.

Francisco de Alencar dijo:

6

2 de octubre de 2016

05:51:57


A ESCOLA DA NATUREZA Ensina a Resistir e Vencer Resistimos e Vencemos!

Hugo Martinez dijo:

7

2 de octubre de 2016

07:16:03


Huracanes de Octubre en Cuba

Luis dijo:

8

2 de octubre de 2016

11:36:54


Yuliana, si está incluido el Flora en el artículo, incluso se dice que es la segunda mayor catástrofe natural ocurrida en Cuba, en cuanto al Lily si bien hizo mucho daño es un niño gateando al lado de los monstruos que se mencionan, excelente material

José dijo:

9

2 de octubre de 2016

15:01:41


Agradecer continuamente el esfuerzo del instituto de meteorologia, los medios de comunicacion, la defensa civil y estar presto a sus orientaciones evitaran daños y perdidas humanas. es mejor prevenir que tener que lamentar, nunca olvidemos aquellos que estan mas vulnerables.

Felix dijo:

10

2 de octubre de 2016

17:16:13


Ahora tengo una idea bien clara por qué mis abuelos temían siempre la llegada de octubre, felicito al periodista y al Granma por publicar tan interesante y a la vez ameno trabajo

Miguel dijo:

11

3 de octubre de 2016

06:18:18


He leído dos veces el trabajo, magnífico

Yudith Despaigne Pérez dijo:

12

4 de octubre de 2016

08:11:20


Importante, súper buena y muy explícita, así todos los cubanos que estamos en el extranjero, nos mantenemos bien informado.

Barbara dijo:

13

6 de octubre de 2016

16:04:00


Por Holguin paso uno, que arranco los arboles del parque Julio Grave de Peralta. Cual Fue? tambien hay uno que atravezo a Holguin por la noche y se llamo Frederic, de ese no se habla nunca

Analia dijo:

14

12 de octubre de 2016

11:16:30


me parce que tenia que tener mas información de donde ocurrió en ciclón GRACIAS ANALIA Y BELEN AMIGAS

Yilian hechavarria dijo:

15

20 de abril de 2017

15:36:03


Necesito saber cual de los 2 fue el nas dañino o más fuerte

Yilian hechavarria dijo:

16

20 de abril de 2017

15:36:20


Sandy o mathew