ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Adultos mayores participantes en el estudio, pertenecientes al policlínico Ana Betancourt, de Playa, de­sarrollan actividades de estimulación cognitiva, como parte de las actividades de prevención previstas en la investigación. Foto: Cortesía del entrevistado

La comunidad científica y médica cubana cuenta hoy con una mejor comprensión de la magnitud, los factores de riesgo de la demencia y de la enfermedad de Alzheimer y su impacto en los adultos mayores cubanos, gracias al estudio sobre este fenómeno “Epidemiología, diagnóstico e impacto de las demencias y otras enfermedades crónicas no transmisibles en adultos mayores cubanos”, realizado entre el año 2002 y el 2012, y que mereció el Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba 2013 por sus valiosos aportes científicos.

Esta investigación constituye el primer estudio longitudinal de incidencia de demencia y sus factores de riesgo en la población cubana y es además el más extenso de los realizados en los países en vías de desarrollo. Tiene como mérito el haber profundizado en los factores asociados con una mayor mortalidad en los adultos mayores estudiados y en particular en las personas con demencia.

El doctor Juan de Jesús Llibre Rodríguez, presidente de la sección cubana de Alzheimer y autor principal de la investigación, comentó a Granma que este estudio puso en evidencia, que la enfermedad de Alzheimer representa uno de los retos más serios a enfrentar por la comunidad científica, la salud pública, la persona que la padece, las familias y la sociedad cubana en su conjunto en los próximos años; al constituir la primera causa de discapacidad en adultos mayores y la mayor contribuyente de dependencia, necesidad de cuidado, sobrecarga económica y estrés psicológico en el cuidador.

Alrededor del 40 % de los cuidadores tienen que dejar de trabajar para dedicarse a los enfermos, siendo las mujeres las más afectadas.

Constituye otra novedad de la investigación el análisis de los factores de riesgo de demencia en la población cubana, entre los que se incluyen además de los factores genéticos, la edad avanzada, las enfermedades cerebro cardiovasculares y sus factores de riesgo; en particular el tratamiento inadecuado de la hipertensión arterial, el hábito de fumar, el colesterol elevado, la obesidad, la diabetes mellitus y tener estilos de vida poco saludables, así como la soledad y la depresión.

“Se encontraron factores protectores o que retardan el inicio de la enfermedad, entre estos la educación, el entrenamiento neuronal y las redes sociales, como asistir a círculos de abuelos. Por primera vez se estudia en el país el efecto del marcador genético conocido como APOE  4, en una muestra de 2 500 personas, constituyendo un aporte nacional a la investigación mundial de este creciente problema de salud”, dijo el especialista.

De acuerdo con el doctor Llibre Rodríguez, la investigación se basó en un estudio de seguimiento de 10 años (2002-2012), en el cual  unas 3 000 personas de 65 años y más, de diversos municipios de La Habana y Matanzas fueron visitadas en sus hogares, por un equipo de investigación de la Universidad de Ciencias Médicas de la capital, la Universidad de Matanzas y policlínicos de diversas áreas de salud de ambas provincias. Participaron además otras instituciones como el Centro Nacional de Genética Médica y el Instituto de Neurología, contando como entidad ejecutora principal al Centro de Estudios de Alzheimer de la Facultad de Medicina Finlay Albarrán.

Sus resultados están avalados por 60 publicaciones científicas, incluidas revistas de alto impacto como la revista The Lancet; tres libros publicados, el Premio Nacional en Investigación Aplicada en el Concurso Anual del Ministerio de Salud Pública (2011), Mención en el Concurso Anual (2012 y 2013) de esta misma entidad. Obtuvo además el premio internacional Doctor “Luis Razetti” 2009 a la mejor investigación científica, otorgado por la Universidad Central de Venezuela y su Ministerio de Salud; y acumula otros muchos resultados científico técnicos, refirió.

Asimismo, el entrevistado indicó que la aplicación de este estudio es de importancia para alertar a las autoridades de salud y a la sociedad en general, acerca del creciente problema que representan las demencias y sus factores de riesgo.

Ante el envejecimiento demográfico, que asciende en Cuba a un 18,3 %, según el Censo del 2012 , y de transición epidemiológica, hacia enfermedades crónicas no transmisibles, las demencias, y la obligación de desarrollar servicios dirigidos a la población enferma, en riesgo de enfermar y a las familias, así como de trabajar en una estrategia nacional, representan un creciente desafío.

Los resultados del estudio arrojan que una de cada 10 personas de 65 años y más desarrolla una demencia. De estos, más de la mitad constituyen casos de enfermedad de Alzheimer, por lo que se estiman en 150 mil las personas con demencia en el año 2013, es decir el 1.3% de la población cubana, con una proyección de incremento a 273 mil en el 2030 y 441 mil en el 2050. Solamente están diagnosticados la mitad de los casos, con una incidencia de aproximadamente 28 mil casos nuevos por año, puntualizó.

“La familia sigue viendo los trastornos de memoria como parte del envejecimiento y no acude al médico. Mientras más temprano se diagnostique al paciente, mejor será el pronóstico y evolución, se podrán emplear mayores recursos terapéuticos, trabajar la estimulación cognitiva, preparar la familia y enlentecer el curso de la enfermedad. El 3 % de la población cubana entre los 65 y 70 años  sufre Alzheimer, cifra que se duplica con el avance de la edad, mientras que el 40 % de los familiares teme decir o aceptar el diagnóstico debido al estigma que persiste sobre la salud mental”, acotó.

“A nivel mundial, la mortalidad de las personas que viven con demencia es cuatro veces mayor que la del resto de las personas. En Cuba, con la elevada esperanza de vida, los pacientes con demencias viven más, por lo que aumenta la carga de cuidados. El país tiene una de las mayores tasas de prevalencia de demencias en la región, e incluso más elevada que en Europa, asociado al envejecimiento, la supervivencia y las enfermedades crónicas. Los costos económicos anuales para el tratamiento de la enfermedad superan en el país los 500 millones de dólares anuales”, dijo.

“Existe, por tanto, una necesidad urgente de continuar las investigaciones, incrementar conocimientos, capacitar a los profesionales de la salud y las familias, diseñar políticas basadas en las mejores evidencias adecuadas a nuestro contexto, y promover el desarrollo de servicios ante una población que envejece”, concluyó el doctor Llibre Rodríguez.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

la cienfueguera dijo:

11

5 de julio de 2014

15:05:22


Muy interesante el articulo sobre el alzheimer, tengo 54 años 38 años de vida laboral no me puedo retirar por la edad pero ya tengo problemas cuidando a personas mayores en mi casa ademas cuando llevamos mucho años de trabajo ya la nueva generacion nos ve viejos nos minimizan nos maltratan sicologicamente en el centro de trabajo sicologicamente nos vamos deteriorando tengo 54 años y ya tengo pensado dejar de trabajar por no seguir minimizada por mis jefes que son jovenes ,para que no se generalize el Alzheimer los que tenemos que llegar a los 60 trabajando necesitamos un poco de respeto para que como mi caso no tenga que recurrir a dejar el trabajo y despues de 38 años de trabajo no tener derecho a una chequera

Juan José dijo:

12

14 de julio de 2014

15:18:03


A este problema del envejecimiento y de las enfermedades mentales hay que darle un enfoque holístico, es decir que existen muchos métodos y posibilidades para atacarlas pero que no debe despreciarse nada, absolutamente nada, ya que todos los medios y recursos al alcance de la humanidad son dignos de tener en cuenta y hacer que éstos jueguen el papel que les corresponda en todo momento usando todos los que sea preciso en cada ocación. Tenemos muchos medios que nos ayudan enormemente, como ejemplo podemos citar: el ejercicio físico, mejorar nuestra alimentación, dejar de fumar, mejorar el contacto y las comunicaciones con nuestros semejantes, y para que todos estos factores mantener una mente activa y positiva siempre pensando en un futuro mejor lleno de esperanza y salud. Perdonan los errores de redacción, no obstante espero que mi idea sea comprendida y tenida en cuenta.