ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner

He escuchado en diversos círculos culpar al reguetón de muchos males que aquejan a nuestra música. También le suman, cuestionan y sacralizan lo obsceno en muchos de sus textos y lo simplista que resulta una propuesta de ese género tan de moda. El vestir, los peinados, la expresión escénica... todo es cuestionado ¿Pero todo es cierto? ¿Tienen verdadera base todas esas afirmaciones? Pienso que objetivamente se impone un análisis serio y sin raseros para no caer en excesos que puedan conducir al radicalismo vacío.

En primer lugar hay que aceptar que es un género de moda en muchos países, y que por cuestiones geográficas, culturales y sociales nos salpica muy de cerca. Pero no solo el reguetón tiene textos ofensivos o vulgares: existen agrupaciones de otros géneros en Cuba cuyas letras son sexualmente ofensivas y en muchos casos hasta racistas, para no hablar de un falso doble sentido bastante grosero por cierto.

Con el vestir sucede casi lo mismo, en ocasiones no se puede discernir visualmente ya que muchos músicos que no «hacen» reguetón utilizan los mismos códigos visuales que identifican al género, además de la gesticulización y la proyección escénica que les son propias.  Por ello es tan importante la autenticidad de cada estilo para poder lograr una comunión total con su público, incluyendo aristas que contemplen la espiritualidad como forma de identificación con determinado artista.

El reguetón por sí mismo no puede ser sacado de contexto, lo cual significa que su función primordial es lograr diversión como género bailable que es: no podemos pedir que sus textos sean obras poéticas de elevada complejidad ni que sirva para una cena romántica tranquila. Por eso sus letras giran en torno a temáticas formales como la separación amorosa, la traición, la diversión... pero con un enfoque bastante simplista y carente de adornos, muchas veces cayendo en una crudeza despiadada.

En el entorno cubano cambian algunos códigos, y desde hace un tiempo se gesta el cubatón, una mezcla que añade elementos de nuestra música popular bailable, de la rumba y hasta del humor, recreando frases conocidas de animados cubanos o soviéticos que son parte de nuestra cotidianidad o creando situaciones nuevas como aquella del grupo Kola Loca: «Padrino, quítame esta sal de encima...» por ejemplo.

Se han añadido elementos ritmáticos que son propiciados por la inclusión de tumbadoras, campana y pailas, además de la riqueza que aportan trompetas, trombones y saxos. Si el reguetón no siempre es vulgar ni sinónimo de decadencia musical o social, ¿por qué muchos de nuestros jóvenes escuchan y a veces prefieren el que ofende y es lascivo en todo sentido? ¿Qué está faltando al respecto? El gran reto es cómo no seguir consumiendo esa zona negativa del género, alejada de nuestro oxígeno musical, pero que tampoco debe ser ignorada.

En estas páginas he abogado por el blindaje musical al que podemos aspirar y que, de haber tenido una articulación coherente de años, hubiesen filtrado esa inoculación de esta y otras malas músicas en nuestro país. Ojalá encontremos prontas soluciones.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Yamilia Lahera Díaz dijo:

1

25 de abril de 2019

06:09:15


Interesante e importante este artículo.

ALBERTO CANTALLOPS dijo:

2

25 de abril de 2019

06:26:31


EL REGUETON ES GROTESCO.AGRESIVO.INCULTO.Y NO ES EN NINGUN TERMINO MUSICA.ES UNA PESADILLA A LA ARMONIA Y AL BUEN GUSTO MUSICAL.EL REGUETON ES LA FORMA QUE BUSCARON MUCHOS QUE NO SABEN HACER MUSICA DE GANAR DINERO.ES LO FASIL LA NO MUSICA.EN FIN.HAY QUE SER RADICAL CON LO QUE DEFORMA NUESTRA CULTURA.Y EL REGUETON ES UN EJEMPLO GRAFICO DE ELLO.LAS LETRAS.SON MACHISTAS.DENIGRAN A LA MUJER.LA INCITACIÓN A LA ESCLAVITUD DE LA DIGNIDAD FEMENINA.Y ESTAS LETRAS LAS TARAREAN LOS NIÑOS.Q EDUCACION LE ESTAMOS DANDO A NUESTROS HIJO.CUANDO SE HABLA EN LAS LETRAS DE. VIOLENCIA DE GENERO Y SE TOMA COMO LETRA MUSICAL Y SE ACEPTA ENTRE LA POBLACION.OBVIO NO TODA LA POBLACION.ESTE TEMA DEL REGUETON YA DEBE TOMAR PARTIDO EL MINISTERIO DE CULTURA CUBANO.NO SE PUEDE PERMITIR QUE LA EDUCACION CUBANO SE CORROMPA.YA ES HORA DE PARAR LO QUE NO ES MUSICA Y Q ES SOLO UN DIALOGO DE LAS EFERAS MAS INCULTA Y LOS VOCEROS DE LA MALA EDUCACION.LO GROTESCO Y INCULTO NO ES CULTURA

aplausoparayoyo Respondió:


29 de abril de 2019

14:17:04

NO COINCIDO CONTIGO, PORQ PIENSO Q CADA QUIEN HACE LA MUSICA QUE QUIERA HACER SIEMPRE Q SE LO PERMITAN, ASI COMO CADA QUIEN ESCUCHA LO Q QUIERA. EN DEFINITIVA AQUI NADA ES OBLIGADO......

ENRIQUE dijo:

3

25 de abril de 2019

06:28:27


CON EL MAYOR RESPETO, LA UNICA SOLUCION PARA LOS TEXTOS QUE DENIGRAN A LA MUJER, SEXISTAS Y A VECES CR QUE SE ESSCUCHAN EN LA CALLE Y EN LOS MEDIOS, ES LA PROHIBICION, PERO NO SE SI ESTAMOS PREPARADOS PARA ESO.

ernesto dijo:

4

25 de abril de 2019

07:31:08


Bueno hace in tiempo habia que trabajar para "rescatar", "salvaguardar" estilos musicales como el Son o la musica folklorica. La musica salsa estaba en pleno auge en Cuba y el mundo. Entonces el enemigo era la musica Rock, por extranjerizante, mimetica... sin embargo muchisimas letras de rock hablan de amor, paz y muchos mensajes positivos, tambien hay cosas de mal gusto. Bueno ahora con eso del reguetón toca que se preocupen de todo lo anterior mas de la musica salsa que nadie la escucha ya... en fin... el rock no era el enemigo... no venia de afuera...siempre estuvo alli..

Carcapeto dijo:

5

25 de abril de 2019

07:37:47


Oni por otra parte los reguetoneros son capaces de hacer una canción por minuto por lo fácil de su producción, pero un grupo musical convencional, dígase orquestas, bandas, septetos, grupos vocales, etc pasan tremendo trabajo para grabar un solo tema, por lo que la competencia es muy desigual. Además hay que democratizar la promoción de grupos de todo el país Hay mucha buena música haciéndose en provincia que jamás sale en la televisión, ni hace una gira nacional... Además contratar a tres personas que hacen reguetón con una computadora para una actividad cultural es más barato que hacerlo con una orquesta que requiere también más condiciones de trabajo. La voluntad de los directivos de Cultura es también decisiva. En fin...