ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En nuestra literatura tenemos la suerte de contar con un auténtico “aporín”, con un hombre sabio que no solo narra las más hermosas historias de la humanidad, sino canta, investiga, escribe, traduce, sabe de memoria cientos de cantos de variadas civilizaciones y se las regala a quienes lo escuchan, capaz de fundar una institución como el Conjunto Fol­clórico Nacional o de emprender la tarea de construir un diccionario como el Pequeño Ta­rikh, que le ofrece a las letras universales el regalo de recoger en sus páginas a los poetas africanos,  necesariamente reivindicados por la faena de este hombre que nos pertenece.

Conversar con Rogelio Martínez Furé, a quien se dedica la Feria, es asomarse a esas bibliotecas vivientes de las que habla para re­ferirse a los ancianos. Se sabe por donde em­pezar pero cues­ta renunciar a seguir escuchándolo porque es darle la espalda a revelaciones que no muchos podrán ofrecer en palabras.

—¿Qué representa para usted haber propiciado tanto conocimiento sobre África?

—Considero que he contribuido a un mayor conocimiento del África verdadera porque me di cuenta de la ignorancia casi absoluta que existía de esa África múltiple que a la vez es una, y me preguntaba cómo era posible que siendo ese continente uno de los componentes fundamentales de la identidad cubana y de toda América fuera tan pobre el conocimiento sobre él.

“Allá por los 60 me dije: tengo que compartir con mi pueblo esto que estoy adquiriendo para que se sienta orgulloso, claro que me lo propició mi conocimiento de las lenguas de las metrópolis, y a medida que más estudiaba esas civilizaciones más me convencía de que no me podía quedar con esta información, desde en­tonces empecé a escribir sobre su presencia en Cuba. He tratado siempre de ser puente, y nunca frontera. Y estudio África para comprenderme y comprendernos mejor”.

—¿Por qué esa pasión por el  yo colectivo?

—Yo creé una persona, del Yo del español y el Nu, del creole, que significa nosotros, que escribo y está en muchos de mis libros, el yonu. Me defino como un hombre de la palabra ha­blada y un hijo muy agradecido del pueblo cu­bano, que significa el estrato más humilde, descendiente de los antiguos cautivos, de un sector de la población que en la historiografía oficial y tradicionalista siempre nos ha puesto como un fondo pintoresco y exótico que le sir­ve a las épicas de grandes figuras. Y es por eso que me identifico con el yo plural.

“Al dedicarme a estudiar las pluralidades nuestras me doy cuenta de que hay un gen extraordinario que fluye contra viento y ma­rea defendiendo siempre la identidad, múltiple, pero única en su destino y vocación por la libertad y por la defensa de la nación, y no tie­ne el espejismo de creerse, como ocurre en otros sectores de la clase media, de creerse eu­ropeos en el exilio, mientras que el pueblo sa­be cuáles son sus raíces, las cosas que pueden superar y defender. Tienen toda la alegría y la euforia de reconocerse cubanos rellollos, hi­jos de esta tierra, sobre todo reconociendo que hemos sobrevivido a todas las tempestades. Por eso creé este personaje yonu, porque no hay mayor homenaje a la humanidad que fundirse a esa pluralidad creadora”.

—Usted le otorga un valor extraordinario a las descargas… ¿Por qué?

—Mi próximo libro, El libro de las descargas, que sale ahora para la Feria, es esa respuesta.  Descarga soy, ritual y fiesta de las palabras. Cimarrón de palabras. Me llamo yonu, soy río de agua siempre renovada, puente y río, y río y puente, pero jamás frontera. Me busco a mí mismo y proclamaré mi cubanía. Un hambre insaciable de universo me habita.

—¿Qué significa ser cimarrón de palabras, clonador de identidades, lo cual ha repetido incansablemente?

—Es que utilizo la lengua madre para expresar y transmitir los sentimientos más profundos que yo tengo acerca de la identidad tanto individual como colectiva, y clonador de identidades, porque soy el producto de todas las identidades que me han conformado a través de los siglos que he heredado y que hace que me sienta pleno, porque sé que soy descendiente de todas las culturas y pueblos del mundo.

—La Maka es un espacio que coordina y disfruta a plenitud, y que tiene ya cuatro años…

—Siempre he pensado que todo lo que he estudiado solo tendrá verdadero sentido cuando yo pueda compartirlo con los otros, si me quedo con eso no tiene valor, toda información tiene que tener una función social y por eso siento el deseo permanente de intercambiar, de dialogar. Solo la poesía trasciende lo efímero de nuestras vidas. Todo es poesía,  pero solo el ashé de la palabra puede atrapar su misterio.

“En la Maka se respira una necesidad de comunicarnos sin academicismos ni discusiones bizantinas, sino unidos por el deseo de sentirnos acompañados, como en una misma ca­noa que rema hacia un mismo destino. Se les rinde tributo a las personas que han dedicado su vida a defender la cultura popular.

Y eso explica esas reuniones, un espacio para estar entre amigos, entre amantes de la vida, de la verdad.

—Junto al homenaje que le dedica la Feria se une el otorgamiento del Premio Nacional de Literatura 2015…

—Lo recibo con  gran alegría pero también con humildad porque tengo un gran compromiso: seguir escribiendo, investigando, compartiendo…, estoy alegre pero adolorido por los horrores que están sucediendo en todos los continentes, hoy la muerte es tan normal, que horroriza y los que pueden hacer algo no hacen nada o lo exacerban, y creo que hay que hacer algo. Cada vez que doblen las campanas están doblando por ti…

“Quisiera que llegara la era obbatálica, la era de la paz y la justicia, porque Obbatalá es la paz y la justicia. Ese sería el momento más feliz de mi vida, y espero estar vivito y coleando cuando llegue ese momento, en que las fuerzas positivas que están pugnando por poner un poco de orden en el mundo consigan hacerlo”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Yosmell Calderón Mejías dijo:

1

12 de febrero de 2016

11:30:26


Éste es un hombre una enciclopedia patriarcal que nosotros los cubanos debemos regocijarnos de tenerlo. Mis mayores respetos y admiración. Usted es y será un puente para todos los cubanos éste gran hombre trasciende las generaciones futuras porque el es un puente de mas de mil vidas pasadas.

julia dijo:

2

23 de marzo de 2017

10:16:30


donde esta la compañera Zuleika quien era la presidenta del intituto del libro