ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Estudios Revolución

Cuba es un modelo para lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere ver en el mundo y para muchos países, aseguró el Doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en la apertura de la III Convención Internacional de Salud Pública Cuba Salud 2018.

«No puedo más que agradecerle a Cuba por el sistema de salud modelo que tiene, que lo hace situarse entre los mejores del mundo», dijo el alto funcionario ante Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros; José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, y Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud; así como ministros, viceministros y representantes de más de 50 países.

La salud se incluye como un derecho humano del que todos deberían beneficiarse. Aún así, más de la mitad del mundo carece de servicio médico. Millones de seres humanos son obligados a vivir en condiciones de pobreza debido a los costos que les exigen por el cuidado de su salud, reconoció Tedros.

«Nadie debería escoger entre comprar alimentos o medicamentos; nadie debería escoger entre pobreza y salud».

Carissa Etienne añadió que, aunque los países de la región han alcanzado grandes progresos en el sector, estos son aún insuficientes.

«Mas de la tercera parte de los habitantes de esta región no tienen acceso a servicios de salud integrales. En los años 2013 y 2014 se produjeron más de 1,2 millones de muertes que hubieran podido evitarse si los sistemas de salud le hubieran ofrecido servicios accesibles y de calidad», informó.

Los países de la región no han podido superar las barreras del acceso a la salud. Las razones son de diferente naturaleza: geográfica, institucionales, financieras y aquellas relacionadas con las desigualdades sociales, incluyendo las de género.

«Es totalmente inaceptable que los niños que pertenecen a las etnias indígenas enfrenten una mortalidad infantil casi cinco veces mayor que el de la población general, por no tener acceso a la salud; o que las mujeres presenten mayor mortalidad por querer dar vida», expresó.

No podemos permitir que nuestros seres queridos, amigos y vecinos sufran innecesariamente porque el costo de los medicamentos es demasiado alto; o por vivir en un medio ambiente vulnerable, sin saneamiento del agua que los coloca en un mayor riesgo de contraer dengue, zika u otras enfermedades, añadió.

Etienne aseguró, además, que es injusto que muchas mujeres posterguen su desarrollo profesional por asumir el cuidado de sus seres queridos, como abuelos, abuelas o niños.

Foto: Estudios Revolución

«Es importante reconocer que los logros en la región son importantes pero frágiles, y debemos luchar por mantenerlos. Todo nuestro personal de salud debe prestar cuidados integrados con calidad y rapidez para responder a las necesidad de la población en todas partes del mundo, sin dejar a nadie atrás», insistió.

Ninguno de nosotros está exento de enfermarse, pero nadie debe estar excluido del derecho de la salud. «Ese debe ser el centro de nuestras preocupaciones», significó.

Esta situación tiene que terminar, insistió, por su parte, Tedros.

«Es una aspiración ambiciosa, pero si no pensamos en grande seguiremos dejando personas atrás. Los países como Cuba nos recuerdan que esto no es un sueño para el futuro, sino una realidad. Y lo han logrado no porque Cuba sea rica, sino porque se lo han propuesto como un compromiso», ejemplificó.

Subrayó que Cuba es un modelo para muchos países del mundo, pues brinda, además, su colaboración internacional y entrena a muchos médicos desde la Escuela Latinoamericana de Medicina, permitiendo el avance y la cobertura de salud en América y otras regiones.

Para Tedros la cobertura universal no tiene que ser solo para países desarrollados, y Cuba es ejemplo de ello. Es una vía para reducir la desigualdad y la pobreza y proteger a la población contra los brotes de epidemias, a los que aún somos vulnerables, dijo.

«La cobertura universal debe ser un derecho para todos. Les restaura su dignidad y da compromiso en el futuro. Juntos podemos hacerlo una realidad. La salud para todos es posible», concluyó. 

Durante la apertura del evento, los funcionarios de la OMS y OPS felicitaron al presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez por su reciente elección, el pasado 19 de abril.

Con la conferencia magistral Salud universal para el desarrollo sostenible en Cuba, el Doctor Roberto Morales Ojeda, vicepresidente del Consejo de Estado y Ministro de Salud Pública, dejó abierta la Convención.

El titular subrayó que en un mundo inseguro por las amenazas a la paz mundial, las guerras, la escasez de alimentos y agua, el agotamiento de las fuentes de energía y el cambio climático, es responsabilidad de los sistemas de salud, no solo curar, sino alertar, reclamar la necesidad de proteger a nuestra especie y contribuir a que las personas vivan sanamente, con dignidad y que todo ello sea un derecho humano.

Morales Ojeda realizó un exhaustivo recorrido por la historia de la salud pública cubana donde el triunfo revolucionario marcó un antes y después para el bienestar de la población.

En ese sentido, dijo que el sistema de salud cubano se ha mantenido en constante perfeccionamiento abordando transformaciones necesarias que den respuesta a la situación de salud en cada momento.

Significó que la atención primaria de salud constituye el eslabón fundamental de la estrategia sanitaria cubana, que junto a la integración con los otros dos niveles de atención han permitido al país exhibir indicadores similares a los de naciones desarrolladas.

Ello parte, además, primero de que la salud es un derecho refrendado en la Constitución de la República y de la voluntad política del Estado por mantenerlo.

El presupuesto asignado a este sector y a la asistencia social representa el 27 por ciento del total del presupuesto estatal y el 11 por ciento del Producto Interno Bruto, resaltó.

Cuba cuenta hoy con un médico por cada 122 habitantes, un estomatólogo por cada 602 y una enfermera por cada 128, alcanzándose cifras superiores a las que muestran países del primer mundo.

En los 55 años de colaboración médica internacional han participado 407 000 profesionales y técnicos, de ellos 183 338 médicos en 164 países, lo que ejemplifica una vez más la vocación humanista de la Revolución, destacó.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ednago González Rodríguez dijo:

1

23 de abril de 2018

22:19:59


Es increíble el trabajo y esfuerzo de los galenos, de toda la medicina cubana. En más de 5 décadas casi medio millón de trabajadores de la salud de Cuba han colaborado y prestado ayuda en las de 155 países. Muchas Felicidades a todos y a seguir trabajando por el bien de Cuba y la humanidad. Hermoso, bello ejemplo que otros debían seguir

Zedy dijo:

2

24 de abril de 2018

14:26:55


Uno de los logros de la Salud en Cuba son todas las acciones que se realizan en función de la prevención de las enfermedades un ejemplo de ello son las terapias que se organizan para el Adulto Mayor donde la participación de los mismos en esta actividad es fuente de energía vital que los mantiene activos, socializados y con deseos de apoyar a sus familias en el día a día sintiéndose útiles y saludables. El Canal Habana el pasado miércoles 18 de abril 2018 reporto el resultado de esta labor en un área terapéutica del municipio 10 de octubre y en el día de hoy se reporto en la revista de la mañana dando como resultado la incorporación de un buen numero de abuelos que se sintieron entusiasmados y atraídos por la noticia de esta terapia que dirige el fisiatra José Delfín Morales quien imparte los ejercicios de forma muy peculiar utilizando su ritmo musical para animar los movimientos de los participantes, usando solo unas maracas, unas claves y sonidos que realiza con su boca. De esa forma los ejercita y moviliza al ritmo de su compás, al tiempo que escuchan sus expresiones estimulantes que les provoca un estado anímico agradable, también hace uso expresivo de los colores y la luz para sanear sus pensamientos de energías negativas. Se hacen ejercicios para ejercitar la mente, leen poesías de autores reconocidos, escritos re confortables sobre algo interesante y algún otro tema de interés colectivo. Al terminar los convoca a la meditación, los abuelos en posición de sentados y con los ojos cerrados, escuchan su narración, mediante la cual los transporta a lugares de paz, armonía y relajación. Les hace sentir en la playa, con delfines y bañados por las olas del mar que se llevan lejos dolores, inflamaciones, enfermedades y preocupaciones. Así mismo los transporta a lugares campestres con grandes bellezas naturales al tiempo que imita los sonidos de los animales propios de esos lugares. Estas terapias tienen lugar los lunes, miércoles y viernes de 9:00 a.m. a 10:00 a.m. en el fondo del Local donde radica el Centro de Diagnóstico y Orientación (C. D.O.) de 10 de Octubre. En Figueroa No. 224 entre Milagros y Libertad. Santos Suarez.

Miguel Angel dijo:

3

25 de abril de 2018

05:33:43


«Nadie debería escoger entre comprar alimentos o medicamentos; nadie debería escoger entre pobreza y salud». «Es totalmente inaceptable que los niños que pertenecen a las etnias indígenas enfrenten una mortalidad infantil casi cinco veces mayor que el de la población general, por no tener acceso a la salud; o que las mujeres presenten mayor mortalidad por querer dar vida». «Los países como Cuba nos recuerdan que esto no es un sueño para el futuro, sino una realidad.». Podría agregarse que en los países de altos ingresos existe datos de morbimortalidad diferentes para las decenas de millones de pobres, para millones de emigrantes, para los negros, para los nativos de usa, para los mapuches en el sur de nuestro continente, para los sarauíes y palestinos, para la olvidada y explotada África, para los países agredidos por el imperio yanqui y sus lacayos, etc, etc. Ninguna de estas graves situaciones ocurren en nuestra patria, a pesar del criminal bloqueo yanqui a Cuba que se extiende a 56 años. Es necesario que se divulguen y conozcan estas verdades que el imperio esconde.

Victoria Negrón Reveco dijo:

4

28 de abril de 2018

15:00:50


Felices ustedes por tener cubiertas las necesidades de salud para toda la población. Lamento vivir en otro país de la zona que cuenta con grandes avances, pero que hasta ahora todavía tenemos un porcentaje de enfermos que aún se mueren por falta de atención. Nuestro sistema de salud es mixto, donde el 85 % de la población está en el sistema público-estatal y el resto de la población es atendida por el sistema privado de salud. Esta situación se da así, porque la gran mayoría de los trabajadores y pensionadas aportan con el 7% de sus ingresos para la salud pública. El 15% restante, personas de mayores ingresos, compran la atención de salud privada. Este sistema mixto es perverso, porque los privados igual le sacan recursos al Estado para sustentarse en desmedro del sistema de salud pública, este último atiende a la inmensa mayoría de residentes del territorio y con muy pocos recursos.

Hernán Eusebio Lechuga Farias dijo:

5

28 de abril de 2018

19:27:40


Cuba tuvo la humildad intelectual, profesional y política de aprender de diversos países sistemas de atención de Salud que luego fueron aplicados y mejorados. Numerosos médicos cubanos estudiaron en Chile su sistema de Salud solidario, que luego devengó en el actual desastre de una Salud transformada en mercancía, altamente especializada solo para la elite y de baja calidad e incluso cobertura para la enorme mayoría de la población. Los niveles primario, secundario y terciario con sus mecanismos de referencia y contrarreferencia fueron obtenidos de Chile. El Policlinico Docente Comunitario, que da cuenta de la resolución de los problemas en el nivel primario fue creado por nuestro Profesor Baeza Goñi en el Hospital Ezequiel Gonzalez Cortes, en San Miguel, Santiago. Los médicos cubanos que lo recogieron de Chile vieron su potencial, las sutoridades chilenas de la época fueron ciegas y no solo eso, impidieron el Modelo del Banco Mundial, SAMU, SAPU, CRS y CDT , un sistema orientado a su autosustentabilidad, es decir regido por la oferta y la demanda de Salud dependiendo de la capacidad económica del paciente. Mientras Cuba perfeccionaba, Chile destruía, mientras Cuba avanzaba, Chile retrocedía. Los resultados están a la vista, lo interesante es conocer cómo se llegó a resultados tan dispares, como Cuba logró salir de un subdesarrollo extremo al momento de la Revolución y como nuestro país, con enormes recursos, con un sistema de Salud reconocido mundialmente, se sometió a los mandatos del capital internacional transformando la Salud en mercancía. Y los mercaderes de la salud se ocupan de lo rentable, lo irrentable queda en manos de la caridad publica, de la limosna, Teleton, Coaniquem, Asociaciones de enfermedades complejas, etc, que tampoco escapan de las garras de otros mercaderes, que también allí usufructúan. Cuba, en un mundo más comunicado, empieza a darse a conocer, con hechos, que son los que valen.