ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Archivo

No es un signo de debilidad. Hombres y mujeres pueden padecerla por igual, y ambos pueden también superarla. Es posible evitarla y ser tratada de manera eficaz; y conversar con una persona en quien confiemos puede ser el primer paso.

Justamente, a «hablar» de depresión nos convoca la Organización Mundial de la Salud (OMS), en saludo al próximo 7 de abril, Día Mundial de la salud, que se centrará en la concienciación y el abordaje de esta enfermedad, considerada como «la principal causa de problemas de salud y discapacidad en todo el mundo».

De acuerdo con las últimas estimaciones de la OMS, más de 300 millones de personas viven con depresión en el mundo, un incremento de más de 18 % entre el 2005 y el 2015. «La falta de apoyo a las personas con trastornos mentales, junto con el miedo al estigma, impiden que muchos accedan al tratamiento que necesitan para vivir vidas saludables y productivas. Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90 % en muchos países) no recibe esos tratamientos», sostiene el comunicado de prensa de la OMS dedicado a este padecimiento.

Los expertos advierten que la depresión se caracteriza por una tristeza persistente, angustia mental y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las acciones cotidianas, durante al menos dos semanas, teniendo efectos sobre las relaciones con la familia, la escuela o el trabajo.

Sobre las causas que pueden conllevar a padecerla, la OMS advierte que «es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, sicológicos y biológicos.

Quienes han pasado por circunstancias vitales adversas (desempleo, luto, traumatismos sicológicos, problemas generados por el uso de alcohol y las drogas) tienen más probabilidades de sufrir depresión. A su vez, la depresión puede generar más estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por consiguiente, la propia depresión».

Puede presentarse de manera leve, moderada, o aguda, y se expresa en múltiples formas como la baja de autoestima, el desgano, el pensamiento negativo, la pérdida de energía, el cambio de apetito, la necesidad de dormir más o menos de lo normal, la ansiedad, disminución de la concentración, indecisión, inquietud, sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza y pensamientos de autolesión; todo lo que hace que sea muchas veces más difícil de detectar en sus momentos tempranos.

Asimismo, la literatura especializada plantea que existen relaciones entre la depresión y la salud física; así, por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión, y viceversa. Se asocia además a la edad avanzada, la hipertensión, la diabetes, el dolor crónico, acontecimientos difíciles, y a la disminución de la capacidad para hacer cosas que antes se podían realizar.

Existen grupos más vulnerables como los jóvenes, la mujer durante la etapa del posparto, o los adultos mayores, que pierden sus capacidades y van quedando aislados socialmente. Es muy común, además, que la depresión se enmascare con otras enfermedades que afectan la salud, de ahí la importancia de buscar ayuda y acudir a los servicios de salud.

«En su expresión más dura lleva al suicidio. En el planeta se suicidan alrededor de 800 000 personas todos los años; en las Américas son 65 000 personas que se quitan la vida, siete personas por hora, todas las horas de todos los días del año», significó en días recientes a la prensa Cristian Morales Fuhrimann, representante en Cuba de la Organización Panamericana/Mundial de la Salud (OPS/OMS). El especialista dijo además que se trata de un fenómeno que golpea fundamentalmente a los jóvenes entre 15 y 29 años, y es la primera causa de muerte en ese grupo etario a nivel mundial».

De acuerdo con el Anuario Estadístico de Salud de Cuba del año 2015, las lesiones autoinfligidas intencionalmente constituyen la décima causa de mortalidad en la población cubana, con una tasa de 13,3 por cada 100 000 habitantes; 21,5 para los hombres y 5,2 para las mujeres. En el grupo de diez a 19 años ocupa la tercera causa de muerte, y en la población entre 15 y 49 años la cuarta causa de mortalidad.

Los especialistas alertan que el comportamiento diferente o no esperado en niños, adolescentes y jóvenes puede ser un síntoma de depresión, por lo cual buscar ayuda con su médico de familia o el equipo de salud mental más cercano a su lugar de residencia es lo más recomendable. Existen servicios disponibles en todo el país donde puede recibir atención especializada, en los distintos niveles.

«La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad», refiere la OMS. Conformar un proyecto de vida que nos guíe, es esencial. Se trata de encontrar siempre motivaciones que nos aseguren el buen vivir, saludables.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

3 de abril de 2017

03:06:19


No es infrecuente la depresión, trastorno mental matizado por tristeza, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración, que puede convertirse en crónica o recurrente, dificultar sensiblemente el rendimiento escolar o laboral, e incluso conducir al suicidio. Para afrontar las tensiones vitales, más que campaña, vale la hazaña de prevenirla y tratarla siempre.

laine Pupo dijo:

2

3 de abril de 2017

11:05:02


El ser humano durante su vida pasa por momentos dificiles, según como aceptemos el problema podemoa salir adelante sin deprimirnos.La familia, el entorno, los compañeros de trabajo, constribuyen a una salud mental saludable, por eso es fundamental que la socidad conozca la forma de como ayudar a esas personas, cada día que pasa hay más enfermos mentales en la calle.

ileana dijo:

3

3 de abril de 2017

14:02:11


“Si sufres estrés crónico y tienes 40 años, es posible que tus células cerebrales ya tengan 45 y que cuando llegues a los 65, si tienes la suerte de no haber sufrido ningún ictus, tus neuronas funcionarán como las de una persona de 75?. Por eso es importante que ayudes a tu cerebro a automatizar el mayor número de acciones, por ejemplo guardar las llaves en un mismo lugar, anotar tus citas en lugar visible, tener una libreta de contactos, etc para que no consumas conexiones en cosas intrascendentes y te mantengas menos estresado y abierto a las nuevas experiencias y al aprendizaje constante. Saber vivir es una tarea de toda la vida, Éxitos cuidando tu cerebro.

Amanda Sofía Respondió:


7 de abril de 2017

12:16:43

GRACIAS

ileana dijo:

4

3 de abril de 2017

14:33:53


Tener problemas es normal, y la congoja emocional no constituye necesariamente una enfermedad. Las personas que luchan por hallar una manera de comprender y manejarse en un mundo que cada día es más complejo no tienen por qué verse etiquetadas con un trastorno, cuando lo que en realidad están haciendo es avanzar por caminos consagrados a la búsqueda de una vida más satisfactoria. ¿qué es lo que bloquea al alma haciendo que se entristezca y permanezca en una prisión oscura? La respuesta es el desánimo, la desesperanza buscar errores en los demás y hablar constantemente de los males del mundo. "No puedes evitar que el pájaro de la tristeza vuele sobre tu cabeza, pero sí puedes evitar que anide en tu cabellera" — Proverbio Chino El Profesor Hawks, de la Universidad de Columbia dijo lo siguiente: “Hay o no hay un remedio para un problema en particular. Si existe un remedio para un problema específico, búsquelo; y si no, no se moleste por él”. George Bernard Shaw dijo lo siguiente: "Quizás el secreto de la depresión está en darse el lujo de tener tiempo para ideas superfluas, especialmente sobre si se es o no feliz. No permita que esos pensamientos se introduzcan en su mente; por el contrario, permanezca firme en su trabajo. Cuando usted se dedica de lleno a una tarea seria, su sangre comienza a circular y su mente se verá alentada a ponerse en acción. Descubrirá que su nueva vida ha eliminado rápidamente las preocupaciones. Trabaje y hágalo continuamente; ya que es el remedio más barato y efectivo disponible que existe en el mundo". El filósofo francés Montaigne dijo en una ocasión: "Deseo ayudarlos a enfrentar sus problemas con mis manos, pero no con mi hígado ni mis pulmones". Nada te turbe, pues la depresión debilita el cuerpo y el alma El Dr. Alexis Carlyle, premio Nóbel de Medicina, dijo: "Los trabajadores que no saben cómo manejar la preocupación y las presiones son mucho más propensos a una muerte prematura". El Profeta dijo: “Tengan en cuenta que la victoria llega con paciencia, que con las vicisitudes existe una salida y que con la dificultad llega el alivio". Nada te turbe, y no te desanimes al enfrentar una situación difícil Si te encuentras en una situación difícil, haz lo siguiente: 1. Pregúntate qué es lo peor que puede pasar. 2. Prepárate para enfrentar y manejar la peor de las situaciones. 3. Si ocurre algo malo, enfréntalo con calma para poder manejar mejor la situación. Nada te turbe, y pregúntate lo siguiente 1. ¿Dejo de vivir el presente por los miedos y aprensiones del futuro o por las esperanzas del jardín mágico que hay más allá del horizonte? 2. ¿Amargo mi vida actual pensando una y otra vez en cosas que sucedieron en el pasado? 3. ¿Me despierto en las mañanas con la intención de ser útil ese día? 4. ¿Siento que estoy beneficiándome de mi vida cuando trato de concentrarme en una situación o tarea actual? 5. ¿Cuándo comenzaré a vivir el presente sin preocuparme demasiado por el pasado y por el futuro? ¿La semana que viene? ¿Mañana? ¿o quizás hoy? Robert Louis Stevenson dijo: “Toda persona puede realizar sus tareas cotidianas, sin importar lo difíciles que sean, y toda persona puede vivir felizmente su día hasta que se ponga el sol: ese es el significado de la vida”. Stephen Leacock relató lo siguiente: “El niño dice: ‘cuando sea adolescente’. El adolescente dice: ‘cuando sea adulto’ y cuando llega el momento, dice: ‘cuando me case’. ¿Y qué pasa después del matrimonio? ¿Y qué pasa después de todas esas etapas? Nuestro pensamiento sigue constantemente el flujo natural de lo que viene luego: ‘cuando me jubile’. Pero cuando uno llega a la vejez y mira hacia atrás, siente un viento frío. Se perdió toda su vida, la cual fue apagándose sin siquiera vivir en ella. Así aprendemos, cuando ya es demasiado tarde, que la vida debe disfrutarse a cada minuto y a cada hora“ Dante solía decir: “Considera que este día no volverá a ocurrir”. Un poeta árabe dijo: “Le dije a mi corazón cuando se vio atacado por la ansiedad: Sé feliz, porque la mayor parte de los miedos son falsos”. Esto implica que si escuchas que hablan sobre una calamidad inminente o un desastre que se avecina, no debes alarmarte, especialmente porque la mayoría de las predicciones sobre temores futuros son falsas Nada te turbe, pues si bien no has alcanzado todo lo que has querido, con toda certeza has recibido mucho. La vida, la salud, la facultad de ver y oír, las manos y las piernas, el agua, el aire y la comida son algunas de las bendiciones más visibles de este mundo. ¿Qué le dirías a alguien que te ofreciera grandes sumas de dinero a cambio de tus ojos, oídos, piernas, manos o incluso tu corazón? ¡Cuán grande es tu riqueza en realidad! “Ante todo, elige perdonar, ordena el bien y apártate de quienes se comportan contigo en forma ignorante.” (Corán 7:199).

Elsy dijo:

5

8 de abril de 2017

10:46:32


Los seres humanos durante su vida pasan por situaciones dificiles..¿ quien en la vida no ha sufrido una que otra depresion? lo importante es prevenirla y tratarla, vale la hazaña de nuestro pais de hacer esta campaña.. muy valiosa y digna de reconocer.