ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

¿Es necesariamente la osteoporosis un padecimiento inevitable para las mujeres luego de pasar la edad media de la vida? Parecería que «nos toca» que nuestros huesos, una vez llegada la etapa del climaterio, se vuelvan «porosos». Pero vayamos por partes.

Cierto resulta que esta enfermedad, definida como la pérdida de interconexiones óseas y una estructura interna más delgada en los huesos, es en el siglo XXI una epidemia y un problema de salud universal. Para el paciente, ello implica mayores riesgos de fracturas ante una caída; y para los cirujanos supone serias limitaciones en la capacidad para la fijación interna, en tanto la osteoporosis provoca un agarre más débil de los tornillos, placas u otros dispositivos.

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dan cuenta que cada tres segundos ocurre una fractura osteoporótica en el mundo, lo cual equivale a 8,9 millones de fracturas anualmente. Por otra parte, cada lesión de este tipo, incrementa al menos en tres veces el riesgo potencial de sufrir otra fractura, por lo cual el mejor predictor de fractura por fragilidad es otra fractura de fragilidad ocurrida antes.

Una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura por osteoporosis en lo que les quede de vida, alerta la OMS, lo cual evidencia que en las mujeres este padecimiento tiene mayor prevalencia. Pero, ¿es prevenible? ¿Qué relación existe entre el climaterio y la osteoporosis? Sobre este tema Granma conversó con la doctora Daysi Antonia Navarro, especialista de I y II grado en Endocrinología, y experta latinoamericana en Climaterio y Menopausia.

«Durante los primeros cinco años posteriores a la menopausia, disminuyen los estrógenos, y con ello se incrementa la pérdida de calcio del hueso, que pudiera disminuir la resistencia del mismo, sobre todo en mujeres delgadas, blancas, sedentarias, fumadoras, que ingieren bebidas alcohólicas, y que tienen antecedentes familiares de fracturas por fragilidad», explicó la profesora titular.

De acuerdo con la entrevistada, «son estas las personas que presentan mayores riesgos de fracturas osteoporóticas. Así lo demuestran las investigaciones mundiales en este campo, lo cual ha sido confirmado también en los estudios cubanos. Mediante la densitometría ósea (especie de estudio de Rayos X) se puede determinar el contenido de calcio del hueso y por tanto el riesgo de osteoporosis».

Sin embargo, subraya la experta, es absolutamente posible prevenir la osteoporosis, «aunque es de destacar que para ello se requiere una adecuada alimentación en calcio, sobre todo en la adolescencia, que es el único momento de la vida en que el hueso lo capta. La prevención de la fractura la hace el pediatra, no el geriatra, porque el hueso de calidad se construye en la niñez y en la adolescencia», advirtió.

«Si en esta etapa nuestros jóvenes se alimentan adecuadamente, y mantienen un estilo de vida saludable, que incluye realizar actividad física, no fumar, no ingerir bebidas alcohólicas y mantener un peso corporal adecuado (ni flacas, ni obesas), los huesos tendrán la cantidad suficiente de calcio para, aunque se pierda por el camino, nunca llegar a tener un hueso frágil», explicó la especialista, quien agregó que el calcio que consumimos luego es solo para evitar que salga el que ya captaron nuestros huesos.

Durante el embarazo, subrayó, se deberá aportar cantidad adecuada de calcio y vitamina D a la dieta, y mencionó que la lactancia materna protege al hueso del hijo y de la madre, ya que durante la misma se libera una hormona, la calcitonina, que impide que el calcio salga de los huesos de la madre, a la vez que la leche materna le aporta al niño el calcio que necesita para su desarrollo.

La disminución de la resistencia del hueso predispone a las fracturas óseas ante traumas mínimos, es decir, caídas de sus pies, abundó la entrevistada. Cualquier hueso puede verse afectado, sin embargo las fracturas más comunes se producen en la muñeca, vertebra (fracturas vertebrales) o las caderas.

En ese sentido, insistió en que «la resistencia del hueso depende del contenido de calcio que este tenga, lo cual estará determinado a lo largo de la vida por la dieta (ingestión de lácteos, pescado y verduras verdes), de la actividad física (el sedentarismo facilita la pérdida del calcio del hueso), y el consumo de alcohol o tabaco, sustancias que facilitan también la disminución de la masa ósea».

Un criterio frecuente de la población, dijo la doctora Navarro, es que la vitamina D se debe asociar a la administración de calcio, idea que es correcta, pues la misma facilita la absorción de calcio en el intestino. Son fuentes de vitamina D los pescados y las vísceras, en especial el hígado, refirió la especialista.

«Los hombres también padecen osteoporosis, aunque en general en ellos las fracturas ocurren a mayor edad, pues los mismos tienen mayor contenido de calcio que las mujeres y en general mantienen una vida menos sedentaria», apuntó la doctora, aunque subrayó, tienen como eventos negativos la mayor frecuencia de tabaquismo y de ingestión de bebidas alcohólicas.

Sobre las mujeres, reiteró que si bien el climaterio es un proceso fisiológico inevitable, existen acciones efectivas para reducir los riesgos que implica para su salud. De esa forma consumir durante esta etapa calcio, vitamina D, disminuir el cigarro o eliminarlo, no beber y practicar ejercicios, son los mejores aliados.

El Instituto de Endocrinología cuenta con una consulta de climaterio y osteoporosis, explicó la profesora, quien mencionó que la actividad científica en esta área es relevante. Actualmente se desarrolla, por parte de la doctora Alina Acosta Cedeños, una investigación dirigida al diagnóstico de la calidad del hueso en hombres y mujeres en el municipio Plaza de la Revolución, el más envejecido del país.

Los estudios realizados nos hablan de la importancia y magnitud de este problema, abundó la experta. «Una de nuestras investigaciones, que abordó tres municipios de la capital: Plaza de la Revolución, San Miguel del Padrón y el Cotorro, incluyó en la muestra más de 1 000 mujeres cubanas, e indagó acerca de los conocimientos de estas sobre la osteoporosis, arrojó que más del 80 % de las mujeres saben cómo cuidarse los huesos, qué hacer o qué dieta es la adecuada», ejemplificó.

Ello nos evidencia una problemática que debemos atender, porque nuestras mujeres desarrollan un papel esencial en la sociedad cubana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

30 de enero de 2017

04:30:51


Excelente trabajo de la periodista Lisandra Fariñas Acosta, se percibe q buscó y pesquisó mucha información, acudió a las fuentes, entrevistó a especialistas en la materia, resultado, un magnífico trabajo, muy bien argumentado, muy orientador, ilustrativo (muy simpática la ilustración), de orientación a la población mas afectada para q se tomen medidas preventivas. Es una lástima q existan lectores no sepan valorar estas actitudes y no aplaudan estas publicaciones, pero se logrará. Gracias por su trabajo.

Rolando Hernandez dijo:

2

30 de enero de 2017

10:12:45


hola, quisiera que me informara si existe en nuestras farmacias el complemento vitaminico D, esencial para los huesos como dice el articulo, y tambien si existe el calcio como suplemento, porque solo encontre el ferrical (mezcla de hierro y calcio) pero solo necesito el calcio, no el hierro. gracias

MARINA dijo:

3

30 de enero de 2017

11:22:10


Muy interesante el artículo,con cientificidad.Ojalá que todas las mujeres desde las más jóvenes lo lean para garantizar calidad de vida a las futuras viejecitas desde su concepción.Lo que se necesita saber si la vitamina D existe en farmacia para las mujeres en la etapa de climaterio.Gracias.

ariel dijo:

4

30 de enero de 2017

16:05:26


Considero que como epidermia que es y las consecuencias que tiene sobre la salud debemos trabajar mas en el diagnóstico de la misma y hoy se cuenta con escasos equipos para medir la densidad de hueso y los tratamientos despues de establecida la enfermedad son muy escasos y molestos.

Reynerio dijo:

5

30 de enero de 2017

18:01:18


Dra. Daysi A. Navarro, excelente artículo. Yo llevo a cabo desde varios años estudios relacionados con la absorción de calcio mediante el uso de un adyuvante. Soy químico y bioquímico. Me gustaría hacer contacto con usted e intercambiar ideas. Mi e-mail es: reynerioalvarez2011@gmail.com

Tony Respondió:


8 de febrero de 2017

11:47:07

Le deseo exito en su investigacion. mi madre tiene 80 años y osteoporosis en las dos caderas. es muy dificil encontrar farmacos para este padeciemiento en Cuba. hace años ella pudo tomar el fosamax y despues nunca mas. los precios en cuc son altisimos. y las variantes cubanas no estan disponibles con facilidad. Gracias. tony