ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Cada uno de los siete desafíos tuvo como condimento esencial la entrega de los dos equipos en el terreno. Foto: Ricardo López Hevia

De la 57 Serie Nacional creo que no dejaremos de hablar nunca. Aquí mismo dijimos, durante la campaña, que estábamos viviendo jornadas épicas, de muchas emociones, pero sin el sello de calidad de los clásicos cubanos. Y no es que de la noche a la mañana se hayan resuelto los problemas de nuestro béisbol. Sin embargo, mientras el calendario agotaba sus páginas la lid crecía en espectáculo y eso, de cara al respetable, es premisa indispensable de la calidad.

Poco a poco los estadios se fueron poblando de los fieles seguidores, los que nunca cambiaron el gol por el jonrón, o los que saben convivir con el fútbol y la pelota. Y con ese regreso mucho tuvieron que ver Matanzas, protagonista indiscutible del segundo segmento de la justa; Industriales, que hizo pequeño al gigantesco Latinoamericano; Las Tunas, que se pareció a nosotros, a Cuba, porque jamás se rinde, y por supuesto, Granma, otra vez campeón, pues nuevamente fue el de menos fisuras.

Vimos jugadas a la defensa que encontrarían espacio en cualquier galería del mundo beisbolero. Batazos a la hora de la verdad, si no preguntémosle a Danel Castro, que solo los grandes son capaces de registrar; disertaciones de pitcheo, como la del epílogo a cargo de Alain Sánchez o la del pinareño vestido de industrialista, Erlis Casanova, que estuvo a punto de un cero jit cero carreras. Claro que también hubo errores, algunos de ellos muy costosos, tanto los que van a los libros, como los tácticos, que son los que más pesan en una decisión.

Mas, no creo que después de lo vivido hemos de estigmatizar a nadie. Ni a Alarcón, Leñador a toda prueba, guerrero como pocos; ni al mismísimo Víctor Mesa, porque otra vez se quedó a las puertas de un título soñado y esquivo. ¿Por qué? Porque ellos nos devuelven la pelota, con toda la fogosidad que queremos en los terrenos, preñado de su arrojo, el mismo que le hemos aplaudido cuando los dos se han robado el home, dejándonos en un éxtasis que solo ellos son capaces de generar. De los errores saquemos lecciones, no ataques.

Y ahora que Granma será un país en la Serie del Caribe, veremos en los fildeos, lanzamientos y batazos de los Alazanes, lo alcanzado en esta electrizante final, pues se compitió a gran altura y no hay mejor preparación para enfrentar una lid internacional, como la que se avecina, que la lucha a brazo partido por el terruño. Cuando se es capaz de combatir, como lo hicieron tuneros y granmenses, por la patria chica, se alcanzan aptitud y actitud para ir en nombre de una nación.

Pero si me preguntaran con qué me quedaría de esta temporada que acaba de concluir; respondería sin pensarlo: con el público, con el país que se metió en las gradas, que disfrutó y apoyó a los suyos, cual si fuera un gladiador más. Un periodista español difícilmente hable de béisbol, por eso Pedro Escartín comentó sobre el fútbol y el arbitraje. Él dejó esta frase: «dime el arbitraje que tienes y te diré el fútbol que juegas», la cual parafraseo para dedicársela a la afición: «dime los aficionados que tienes y te diré la pelota que juegas».

Le escuché a un grande de Las Tunas y de los equipos Cuba, con la voz tomada delante del micrófono y la cámara de Glenda Torres, decir: «el aficionado hace al pelotero, le agradezco mucho a este pueblo cada aplauso». Así habló Ermidelio Urrutia, en el escenario inédito de la final cubana de la pelota: el Julio Antonio Mella.

La pelota seguirá en las calles, llenándonos de pasión, desbordándonos en enconados debates, centrados hoy en la decisión del mentor campeón, Carlos Martí, cuando anuncie su nómina a la Serie del Caribe.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Yithsell dijo:

11

1 de febrero de 2018

11:44:16


Mis felicitaciones para usted, Oscar Sánchez Serra, este artículo es de lo mejor que he leído en lo que a la 57 Serie Nacional de Baseball se refiere. Es un justo y engalanado análisis en torno a los cuatro equipos. También yo me quedo con los aficionados y con todo lo bueno y bonito que dejó el deporte en miles y miles de aficionados.

Lisy dijo:

12

1 de febrero de 2018

14:01:49


Por que no hablan del error que cometió el pitcher de Granma cuando le coge out a Alarcon?, de ser asi Las Tunas hoy seria Campeon, a mi criterio, si lo es.