ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Sobre los jugadores menores de 23 años están todas las miradas de los aficionados. Habíamos dicho que sucedería así y que serían escrutados con buenos y malos ojos.

Ser pelotero en un país beisbolero significa estar expuesto a esa observación crítica. Pero creo que eso es una fortaleza, hay mucha sabiduría popular que no debe ser desaprovechada por quienes tienen la importantísima encomienda de conducir los hilos de este deporte.

Las primeras subseries del certamen no nos han dejado muy buenas noticias. En 32 desafíos el pitcheo lanza para 3.40 carreras limpias por juego, indicador que pudiera clasificar como aceptable, pero que al tener frente al casi jugador y medio embasado por inning por parte de los lanzadores, comienza a ser bien preocupante. Y es que los lanzadores otorgaron en esa cantidad de juegos 228 bases por bolas, a más de siete por encuentro. Si a eso sumamos que otros 62 entraron en circulación por pelotazos, los pitchers enviaron a las almohadillas a 290 bateadores. Es decir, a nueve por choque.

Si lo combinamos con la cantidad de hombres que llegaron por error (100), la química es explosiva, pues el resultado es que no hace falta batear mucho (se compiló un discreto 266) para fabricar la friolera de 283 anotaciones, casi nueve por cotejo. Ojo, del total de registros en home, 78 fueron por las pifias de los defensores. Sobra decir que el promedio defensivo fue anémico (960).

Algunas de esas cifras explican por qué partidos, como el último entre Santiago de Cuba y Holguín transmitido por la TV, alcanzó las cinco horas, tres de ellas para las cinco primeras entradas. La verdad es que hay que armarse de un estoicismo singular para estar frente a la pantalla o en la grada todo ese tiempo, presenciando la avalancha de 24 boletos, cuatro errores y cinco wild.

Por lo que representan el esfuerzo, el empeño y la disciplina, siempre he tenido presente una frase del escritor y piloto francés Antoine de Sain-Exupéry, quien nos regalara esa sensible y aleccionadora obra que es El Principito. Dijo él: «hay que soportar las orugas para ver las mariposas». Podríamos afirmar que estos muchachos tienen que pasar por estos pasajes en aras de convertirse en las estrellas del futuro, si no fuera porque ya a esta edad hay elementos muy difíciles de corregir, los cuales debieron aprenderse y aprehenderse, en tiempos del Principito.

El tema es recurrente. Ni la Sub-23 ni la Serie Nacional o el torneo que tengamos como élite son de aprendizaje, aunque cualquier edad es buena para aprender. Si no se llega a esos momentos con un volumen de partidos considerables, ni se fijan los hábitos ni los elementos técnicos, que en un deporte como este, eminentemente táctico, están subordinados a ese último patrón, no tendremos pelota. Si no se juega, y mucho, en las categorías pequeñas, no podemos pedirles solvencia en un terreno a los de 20 años.

Revisando el calendario de las categorías Sub-12, Sub-15 y Sub-18, ninguno de ellos pasa de 36 partidos. En la primera, son siete en preliminares y si el equipo clasifica, cinco más y ya. En la segunda (36) y la tercera, tampoco rebasa ese número. La Sub-23 plantea 40 en su esquema regular, también insuficiente. En ella es donde se deberían jugar los 90 juegos, porque si muchos de ellos asumen la Serie Nacional, repetiríamos las mismas falencias.

De otro lado, nada despreciable, está  la motivación. Hay que arropar a esta lid como la más importante. No permitirnos que un equipo como Granma, llegue al juego inicial sin sus pantalones. Yosvani Aragón, director nacional en funciones, nos explicó que fue un error de quien recogió los uniformes de esa provincia, pues todo estuvo a punto para el estreno de la Serie. Las condiciones de vida, del terreno, de alojamiento, han de ser las mismas que en la Serie Nacional. También la divulgación en los medios. Ellos son el futuro. Volvamos a la frase de Antonio Becali, presidente del Inder: «La sub-23 tiene que convertirse en una competencia de primer nivel del béisbol cubano». Hagámoslo por el bien de la pelota.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Hater dijo:

1

7 de abril de 2017

00:10:23


Creo que se habla mucho y se hace poco. Decir que la serie sub 23 debe ser una competencia de primer nivel no es lo mismo que hacerla. ¿Todavía quieren que esta competencia sea la Serie Nacional? Hay que rehacer y pensar mucho lo que vayan a hacer en adelante y creo que hasta no sea necesaria esta serie. Los recursos (que nunca existen) deberían ser empleados en mejorar y en darle mejor calidad a la serie nacional, mejorar los terrenos que son un desierto y causa probable de que se cometan tantos errores. ¿No existen en Cuba personas capaces de emprender esta tarea? Pues que las traigan del extranjero... Hay que copiar a los que hacen bien las cosas, miren a China que se ha convertido en un monstruo económico a base de copiar en todos los sentidos y muchas veces hasta han mejorado el producto. Yo detesto el nombre de "Béisbol Revolucionario" porque para muchos eso significa sacrificio, carencias, remiendos, burocratismo, etc. El deporte tiene que ser revolucionario en otro sentido y no veo ningún problema entre la coexistencia de una liga profesional dentro de un país con nuestros valores. Incluso ese dinero que no existe ni alcanza sería mejor emplearlo en lo que de verdad un estado socialista pregona y eso es salud y educación al alcance de todos. Cuando alguien se dé cuenta de que no es factible en estos tiempos financiar el deporte, como no lo ha sido el empleo público y se ha recurrido a los privados, o se ha abierto el país hacia la inversión extranjera en diferentes rubros porque ha sido necesario...Entonces: ¿por qué no en el béisbol y de paso ofrecer una mejor calidad al pueblo que tanto lo merece?. Si seguimos remendando y sin invertir en nuestros estadios, en nuestros deportistas, en la calidad de la indumentaria, de los servicios, en capacitar árbitros, etc, seguiremos con los estadios vacíos, los terrenos de pésima calidad y con la desidia galopante que nos caracteriza.

E vidaud Respondió:


7 de abril de 2017

02:04:30

Buen comentario...... El beisbol lo han olvidado en Cuba, ya RR ni siquiera trasmite, al menos la que se puede sintonizar en el internet.....

Rendón Respondió:


7 de abril de 2017

10:36:22

Excelente comentario. Resume cómo habría que revolucionar nuestro deporte sin dejar de ser socialistas. . Pero quienes deciden, si están en contra, ni siquiera exponen sus argumentos. Y la cultura del debate?

armando maury rodriguez dijo:

2

7 de abril de 2017

06:31:49


OSCAR como siempre mis mas sincero saludos,hoy no comento con palabras tan crudas como me caracterizo pero deseo dejar claro que coincido con usted 100 ciento en su comentario, pues como dijo JUAN FORMEL en una ocasion musico se nace la escuela te da la tecnica, creo que en el deporte general es asi tambien deportista se nace pero la tecnica se adquiere y se desarrolla y es en los barrios, municipios y provincia donde el talento hay que cultivarlo lo demas viene despues,es muy pobre el juego en las edades temprana y mucha deuda con el juego diario conlleva a tan malos desempenos es por ello que digo que el 75 porciento de lo negativo es culpa de malas panificaciones ,solo deseo que vuelvan los victor meza, los linares , jova, casanova,german, pacheco,anglada,romelio, javier mendez, padilla,en fin la calidad humana que se sabe que existe,y que viva la pelota cubana .

ernesto dijo:

3

7 de abril de 2017

08:01:14


100% de acuerdo con Hater,por lo mmenos que la serie nacional y selectiva(que hay q acabar de hacerla)se tienen que autofinanciar o empezar por algo hasta llegar al total de autofinanciamiento un latino lleno a 5 pesos(irrisorio)son unos 250 mil eso solo x entrada mas la gastronomia mas lo que se venda,fotos,banderas,pullovers,ya apareceran despues los patrocinadores cubanos extranjeros,los que sean,todo puede estar regido por el organismo central en porcentajes,destribuir,a otros deportes la ganancia, pero el club podria tenr mejor finanzas,miles de variantes la bicicleta ya esta inventada hace rato Por otro lado la pertenencia se debe mantener sino nunca habra amor por la bandera miren los equipos de usa,etc,no consibo a vinnent pichando x industriales o adarcourt por vegueros,a casanova bateando por azucareros,eso lleva solo a demostrar lo que tu eres capaz dentro del colectivo,como chapman que picheo x 3 equipos en la serie pasada de la mlb.

Di Bossio dijo:

4

7 de abril de 2017

08:21:00


Cuba no está protegiendo a sus talentos.via México se siguen yendo los prospectos.este año Yandy Díaz debutó en la pelota del enemigo.

Rafael Rodriguez dijo:

5

7 de abril de 2017

08:36:31


Estoy totalmente en contra de esta serie y la estructura, no hay desarrollo en esta serie sub 23 , entre ellos mismos solo se machacan, la serie sub 18 es la que debían potenciar y la serie nacional con sus 16 equipos hacerla en esta etapa con 90 juegos y en octubre la Liga nacional con no mas de 6 equipos que sean selecciones de verdad de lo mejor sea de la edad que sea.

David Respondió:


11 de abril de 2017

12:54:00

Eso si es verdad.