ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Desde hace varios años Luis Ramírez vive solo. Tiene una hija y una nieta que a veces lo visitan los fines de semana. Entre la edad y la muleta que lo acompaña siempre, le cuesta un poco de trabajo caminar, hacerse la comida, valerse por sí mismo…

Desde hace varios años Luis traza dos veces al día el mismo recorrido. Invariable. Puntual. Camina casi ocho cuadras hasta llegar a la unidad del Sistema de Atención a la Familia (SAF), más cercana a su casa.

Él, como otros 76 000 cubanos, está adscrito a un programa que nació con la noble esencia de complementar la alimentación de personas con bajos ingresos o que presentan alguna condición particular como casos sociales, discapacitados y embarazadas con riesgo, entre otros.

El pasado 31 de diciembre, puede que Luis despidiera el año con su hija. O puede que no. Pero en cualquier caso sabe que ahí, en el SAF, que ya es también su otra casa, tenía garantizada la cena de noche vieja. A fin de cuentas, estamos hablando de un programa priorizado en Cuba.

No es entonces una sorpresa que durante las fechas festivas no falten en las mesas de los saf la carne de cerdo, el pollo, los postres, los vegetales… La música tampoco, ni las partidas de dominó, ni los carteles alusivos a un nuevo año, porque hasta esos detalles, aunque parezcan nimiedades, cuentan, y mucho.

Porque más que comedores comunitarios, para varias personas –sobre todo adultos mayores– este es además un espacio en el que se sienten atendidos, seguros.

Porque aun cuando no todo sea perfecto en los SAF, y haya que seguir insistiendo en mejorar las condiciones de infraestructura de los locales, la rotación de los insumos, la calidad en la elaboración de los alimentos…, lo cierto es que estamos hablando de un servicio que este 2018 cumplirá 20 años de creado, y sigue, como el primer día, ayudando a los que más lo necesitan.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

OrlandoB dijo:

1

5 de enero de 2018

07:52:00


El SAF, es una obra para mejorar el nivel de vida de la vejez. Obra que le cuesta mucho dinero a los ciudadanos de cualquier pais del mundo. Y cuando el dinero no los acompañan, tienen que entregar sus propiedades para ser atendidos. Gracias a la revolucion cubana, esos males no ha florecido dentro de la sociedad.

Yosa dijo:

2

5 de enero de 2018

08:58:26


ES bueno ver como la continuidad de esta revolucion hace avances en los problemas existentes en la sociedad claro que seguira y seguira este pais ayudando a los que mas lo necesiten ya sea en SAF en demas y cualquiera la forma siempre es revolucion.

Miguel Angel dijo:

3

5 de enero de 2018

09:19:24


Rotunda verdad. Ninguna obra es perfecta, podemos y debemos mejorar en todos los aspectos este generoso programa social. Al menos cada persona necesitada y adscrita al mismo puede garantizar su modesta alimentación, además del apoyo psicosocial que representa, sentirse atendido, acompañado, en su grupo social, es agradable.

bcp dijo:

4

5 de enero de 2018

13:22:30


EL SAF llegó para quedarse como nuestra REVOLUCIÓN. Que lo oigan bien ¨algunos¨ implicados ya sea de manera directa e indirecta que no siempre actuan acorde a los principios humanos como es la ayuda al prójimo. He escuchado historias por ahí un poco penosas en relación con este tema tan sensible en nuestra sociedad.

Rendón dijo:

5

5 de enero de 2018

14:06:12


Los SAF son una pequeña muestra d ela grandeza d eesta Revolución. Hya que perfeccionarlso , en eso coincido, y seguir pensando en lso más vulnerables. Eso es Socialismo.