ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El showman Buffalo Bill, a 100 años de su muerte.

Al cumplirse 100 años de su muerte, hay que convenir que fue el espectáculo, el «show business», el que convirtió a Buffalo Bill (1846-1917) en un ser legendario y, a la vez, en uno de los promotores por excelencia de las armas de fuego en los Estados Unidos.

Buffalo, que en realidad se llamó William Frederick Cody, sirvió como explorador del ejército en la conquista del Oeste y también como cazador de bisontes para suministrar carne a los trabajadores de una empresa ferroviaria. El haber participado en la Guerra Siux de 1876 le permitió edulcorar durante 20 años el ropaje de showman en un espectáculo que recorrió todo su país y Europa.

Dos décadas durante las cuales el «Buffalo Bill conquista el Oeste» llegó a figurar en el número uno de los espectáculos internacionales que por entonces triunfaban, incluido el circo Ringling. Podía verse allí, siempre en una versión excelsa en heroicidades, al antiguo explorador luchando contra los indios, entre los cuales se hallaba el mismísimo jefe Toro sentado, convertido, o reducido para entonces, a una de las atracciones de la troupe.

Números de «cowboys», persecuciones, bellos caballos al galope, todo inspirado en la Ley de la frontera establecida gracias a una política de expansión territorial llevada a cabo con el apoyo de modernas armas, de las cuales, parado en el centro de su circo, sosteniendo un fusil, Buffalo Bill hacía una apología presentándolas como las heroínas en la conquista del Oeste.

«Solo un arma en la mano detendrá al otro», solía sentenciar como anticipo de una ideología de la violencia que luego se convertiría en un razonamiento cultural entronizado en buena parte de la sociedad norteamericana. «Un arma de fuego es un derecho y una protección», se les ha tratado de hacer creer a los ciudadanos, junto al apoyo de una industria del entretenimiento que exalta la muerte del otro en aras de la vida, lo que, desafortunadamente, se traduce en una cifra estremecedora: cada año, 117 000 personas reciben un impacto de bala en los Estados Unidos, estadística que involucra tanto a los agresores como a los que se defienden.

Los tiempos de Buffalo Bill coincidieron con la creación de la Asociación Nacional del Rifle (1871) que tuvo en el showman a uno de sus adalides, entidad que hasta nuestros días, y desde su poderío económico, no ha dejado de fomentar relaciones estrechas con el poder político estadounidense.

Ahora, al cumplirse los 100 años de la muerte del showman Buffalo Bill, otro showman, el presidente Trump, al defender la cultura del «tira-tira», hace que nos acordemos del extinto perseguidor de indios al declarar, para desconcierto de medio mundo –y refriéndose al tiroteo en Texas, en que un joven blanco mató a 26 personas en una iglesia e hirió a 20– que «afortunadamente, alguien más tenía un arma y disparaba en la dirección opuesta».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

nicolas perez dijo:

1

17 de noviembre de 2017

06:59:16


Muy bueno que te vuelvo a leer con el vaquero Buffalo Bill. Espero andes bien de salud. Abrazos. nicolas

Luis Alberto dijo:

2

17 de noviembre de 2017

19:32:16


Sencillamente formidable, gracias.