ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Anabel Díaz

Como un paso histórico fue catalogado este lunes en La Habana el memorando de entendimiento suscrito este lunes entre los titulares de la Agricultura de Estados Unidos y Cuba, Thomas Vilsack y Gustavo Rodríguez, respectivamente.

Se trata de un instrumento para la cooperación, tanto en materia de agricultura como en otras esferas afines a esa actividad, que busca respaldar los avances en el comercio agrícola, la seguridad alimentaria y productividad, así como el manejo sostenible de los recursos na­turales y otros aspectos. Y ello “basado en el beneficio mutuo y la igualdad”, destacó previo a la rúbrica Julia Muriel Escobar, directora de Cuadros del Ministerio de la Agricultura de Cuba (Minag).

El memorando tiene además como propósito aprovechar  las ventajas de los sectores agrícola y forestal, al tiempo que enfoca su mira en viabilizar “la cooperación integral en asuntos relacionados con la agricultura y los alimentos, la ciencia agrícola, la tecnología, el medio ambiente y el comercio”, en un ambiente de equidad y provecho recíproco.

Tras el protocolo de firmas, Vilsack y Ro­dríguez ofrecieron declaraciones.

El Ministro cubano significó que este paso “demuestra el interés de ambos gobiernos de trabajar hacia el proceso de normalización de las relaciones”. El mismo toma como referente las conversaciones sostenidas con Vilsack, en noviembre del pasado año.

Según dijo Rodríguez, se han identificado algunas esferas de cooperación, y Cuba está en capacidad de suscribir acuerdos fito y zoosanitarios, en función de evitar la propagación de plagas y enfermedades, con énfasis en la prevención. Durante la pasada visita, el Se­cre­tario Vilsack constató el esfuerzo de nuestros productores en medio de las limitaciones im­puestas por el bloqueo.

Y subrayó el titular del Minag: “las medidas tomadas (…) son positivas, pero no tendrán un impacto significativo en el sector, por sus limitaciones. Sin embargo, apreciamos que con la firma de este memorando comenzamos un camino hacia la colaboración, el cual no estará exento de escollos, pero estoy convencido de que con respeto, lograremos el objetivo final que es el beneficio mutuo para los agricultores cubanos y norteamericanos”.

En su turno a la palabra, el Secretario de Agri­cultura de los Estados Unidos recordó que durante su visita anterior prometió que trabajarían en colaboración en áreas donde compar­tían interés. “La Agricultura tiene un lenguaje co­mún que nos permite facilitar las relaciones entre nuestros países”. En ese sentido, valoró que el memorando firmado “posibilitará la con­tinuidad de esos nexos, en tanto evalúan alternativas de cara a tratar de satisfacer —de conjunto— las necesidades de nuestros pueblos.

Vilsack hizo pública su invitación a Rodrí­guez para que en mayo próximo lo acompañe a Puerto Rico, dado el interés de los dos ti­tulares del sector en los efectos que puede tener el cambio climático en la producción agrícola. “Hemos autorizado a los productores a que usen los recursos para ayudar a estudiar la investigación y que podamos entender la agricultura de Cuba y las necesidades de los consumidores cubanos”, dijo.

Más adelante, el Secretario de Agricultura reveló: el Ministro tiene razón en decir que el bloqueo crea una barrera a la plena colaboración, y la visita del presidente Oba­ma aquí, que es histórica, sustenta que este debe terminar. El desarrollo de una relación agrícola fuerte y otras oportunidades de colaboración entre los cubanos y los estadounidenses, (…) con el tiempo construirá la presión política necesaria para ponerle fin al “embargo”. Y hasta que el Congreso tome ese paso tan importante, seguiremos buscando oportunidades de colaboración, y como ejem­­plo de ello, el memorando.

Le he pedido a mi equipo del Depar­ta­men­to de Agricultura —prosiguió Vilsack— que tra­baje estrechamente con sus contrapartes cu­banas para desarrollar un plan de trabajo que pueda hacer cumplir este memorando. Creo que en muy poco tiempo hemos logrado bastante, este es el primer paso de un largo y productivo camino juntos. Los beneficiarios finales serán los productores, de Estados Uni­dos y  Cuba, y los consumidores de ambos países”.

En exclusiva a Granma, en un contacto ulterior, el Sr. Thomas Vilsack puntualizó que el memorando marca un significativo paso hacia el fortalecimiento de nuestros lazos y la ampliación del comercio.

Acotó que la visita a Puerto Rico permitirá al Departamento de Agricultura estadounidense y al Minag intercambiar información sobre el cambio climático y su relación con la agricultura y la silvicultura tropical, así como explorar oportunidades de colaboración. Al unísono, podrán ex­plorar instrumentos y es­trategias para ha­cer frente a los retos asociados.

El Secretario Vilsack valoró que, reconociendo la importancia de la Agri­cultura en los EE.UU. y Cuba, el Depar­tamento de Agri­cul­tura está avanzando en una nueva asociación para el siglo XXI entre nuestros dos países. Los productores norteamericanos están entusiasmados en ayu­dar a satisfacer la necesidad de Cuba de una alimentación segura y saludable.

Los acuerdos que alcanzamos con nuestras contrapartes cubanas durante esta histórica visita, y la capacidad de nuestros líderes del sector para comunicarse con los empresarios de este archipiélago, ayudarán a los intereses agrícolas estadounidenses a entender mejor el mercado cubano, mientras también provee de información al pueblo de este país a medida que su agricultura crece.

Aunque están prohibidas la mayoría de las actividades comerciales de Estados Unidos (con Cuba), la Ley de Reforma de Sanciones Comerciales del 2000 permite la exportación de productos agrícolas pese a las restricciones de ese país sobre la ayuda del gobierno a la exportación, los pagos en efectivo, y la am­pliación de crédito. Las exportaciones agrícolas de Wa­shin­gton han crecido desde que el co­mercio se autorizó en el 2000.

Dentro de las importaciones de productos agrícolas de Cuba en el 2014, 300 millones de dólares procedieron de los Estados Unidos. Sin embargo, del 2014 al 2015 esas exportaciones del país norteño descendieron un 48 %, la más baja desde el 2002, dándole a EE.UU. solo una cuota de mercado del 10 % como el cuarto mayor proveedor agrícola de Cuba, detrás de la UE, Brasil y Argentina. Nuestra esperanza es que el Congreso eliminará el “embargo” comercial en beneficio de los cubanos y norteamericanos, expresó Vilsack.

Esta visita a Cuba es la primera de un presidente de Estados Unidos en alrededor de 90 años. Constituye además la segunda del Se­cretario Vilsack y otra demostración del compromiso del Presidente de trazar un nuevo rumbo para las relaciones EE.UU.-Cu­ba, y conectarlos me­diante el incremento de los viajes, el comercio y el acceso a la información, co­mentó Matthew Herrick, director de la Oficina de Co­municaciones del Departa­mento en cuestión.

Sobre la connotación de este paso, el Mi­nistro cubano en declaraciones a este diario, resaltó que el impacto mayor, a su juicio, se resume en la comprensión de priorizar la agricultura por encima de cualquier diferencia, pues tiene un efecto sobre el desarrollo de los productores y al final, en la alimentación de la población”. Remarcó que Vilsack, desde su visita el 12 de noviembre pasado, entendió dónde debían estar los frentes de colaboración. Y en el memorando hemos podido concretar como un acuerdo-sombrilla (…) las principales cosas que debemos hacer ahora. Esa es la importancia esencial de este acontecimiento”.

A la interrogante de este rotativo en cuanto a si otros pasos pueden esperarse en el corto plazo, confirmó Rodríguez que sí, pues “estamos preparando (…) los acuerdos zoo y fitosanitarios, que son la base para una colaboración de carácter comercial después, ya no solo para la agricultura, sino el país”. Y reparó en que ese podría ser el próximo paso, “para seguir acercándonos gradualmente a una colaboración plena, que sería posible cuando se decida quitar el bloqueo”.

Respecto a este particular y cuánto incide en la gestión de la apertura colaborativa que ahora se busca, rememoró las facultades del titular de Agricultura estadounidense, que pudieran de­venir vía de acceso inicial, con el lente en el intercambio entre productores, centros científicos e instituciones de la propia Agricultura. “Todo parece indicar que entre ambos podemos trabajar en ese camino”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.