ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Osvaldo Salas

De Ho Chi Minh y de la larga historia de lucha del pueblo vietnamita habrá que hablar siempre en presente, o mejor, en futuro, como estandartes de lucha que siguen marcando la vida de millones en el mundo, siguen siendo luz y fortaleza.

Para los cubanos que hemos crecido y aprendido de la amistad, de los principios que han unido y son bandera para nuestros pueblos, será siempre menester acercarnos a la historia de Vietnam, a esa guerra de liberación que encontró en este mes de septiembre, no una culminación, sino un punto de partida para su reafirmación, o mejor, para iniciar el camino en la construcción de una sociedad con todos y para todos, por la que durante demasiados años ya se había derramado mucho sudor y sangre.

Cuba siempre estuvo en el mismo centro de las luchas de este pueblo –también nuestro– sobre el que el líder histórico de la Revolución Cubana dijo que estábamos dispuestos a dar hasta la vida, lo que se convirtió en creación constante, en entrega, en dar todo lo que fuese necesario, porque esa siempre ha sido la propia esencia de una Revolución verdadera: sentir en carne propia cualquier injusticia contra cualquier hermano donde quiera que ocurra.

Bien nos enseñó Fidel que este debía ser un capítulo que no se cerrara nunca, porque desde las tierras anamitas que describiera el Apóstol José Martí, debían brotar ante todo la paz, la justicia, la libertad, el afán de quienes querían forjar sus destinos y tanto la naturaleza, como el deseo de mejorar sin dañar a nadie, debían ser el centro de la inspiración mayor.

Como también escribiera Fidel el 3 de septiembre de 1969, en su nota de condolencias por la muerte del líder vietnamita, «Ho Chi Minh pertenece a la singular estirpe de los hombres cuya muerte es simiente de vida y perenne irradiación de estímulos y, por eso, continuará guiando hasta el triunfo total y definitivo, ya a las puertas, al pueblo vietnamita».

Por eso la tradición de los pueblos de Vietnam y de Cuba, los ideales y la hermandad que nos unen y que estrecharon los lazos de hombres como Fidel Castro y Ho Chi Minh, no pueden enmarcarse ni resumirse en palabras, textos, cifras, porque son para todos los tiempos, mientras exista el imperialismo, mientras haya un ideal socialista que tenga como centro al ser humano y lo haga protagonista y defensor de los más nobles ideales.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

CELEDONIO CURIEL BAZAN dijo:

1

3 de septiembre de 2018

00:00:08


Hasta la victoria siempre

Ramón dijo:

2

3 de septiembre de 2018

02:11:51


La página de gloria que escribió Vietnam en su lucha contra el imperialismo yanki será imperecedera. A pesar de tanta cinematografía en contra, de tanta prensa olvidadiza, de tanto historiador falso. Y a pesar también del vergonzoso funeral celebrado ayer al senador y marine norteamericano que tanto daño hizo al pueblo de Ho Chi Minh.

habana dijo:

3

3 de septiembre de 2018

08:26:45


..Podras perder mil batallas solamente al perder la risa habras conocido la autentica derrota .....Ho Chi Minh sin dudas un hombre excepcional ....si me dijeran escoge un modelo de sociedad para copiar escogeria a Viet Nam , pueblo noble , valiente, laborioso pero sobre todo muy inteligente que ha sabido cubrir el odio con mucho amor y seguir adelante .

Lisandra dijo:

4

3 de septiembre de 2018

08:59:47


Gran lider y ejemplo para su pueblo y el mundo, vivio en total humildad junto a su heroico pueblo. Sin endiosamiento el pueblo vietnamita lo recuerda como un gran ejemplo de dirigente que nunca pretendio ser un dios sino su ejemplo fue el sacrificio personal en toda su vida. Ahi estas sus ideal revolucionarias plasmadas en el desarrollo continuo y sin prejuicio de ese gran pais. Gloria eterna al tio Ho!.