ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Previo a las elecciones, Putin contaba con casi el 70 % de la intención de voto. Foto: RT

La respuesta es simple: porque Rusia y China son la alternativa al mundo unipolar creado por Estados Unidos a partir de la caída de la Unión Soviética. ¿Podría cualquier país, Francia por ejemplo, negarse a seguir los pasos que le dicta EE. UU.? No, ni aunque quisiera, pero sí podría si la hegemonía de EE. UU. se rompiera.

Todo país que pretenda ser soberano debe enfrentarse al poderío de EE. UU., sabiendo que le quebrarán las alas antes de emprender el vuelo. Hasta ahora, solo pocos países del mundo lo han logrado, algunos son admirables, como Cuba y Vietnam. Rusia lo hizo porque fue la única salida que tuvo para sobrevivir, de no haberlo hecho, no existiría.

En el fondo, la perestroika consistió en entregar la soberanía de la Unión Soviética por la promesa de gozar del bienestar que disfrutan algunos países de Occidente, engañabobos que nunca se cumplió. Por escuchar cantos de sirena, la URSS se desintegró, aparecieron 15 nuevas repúblicas, que iban a ser pulverizadas más aún. Rusia, la más grande y poderosa de ellas, quedó en capilla. Desmembrarla, tal como habían hecho con el Campo Socialista, Yugoslavia y la Unión Soviética, fue el objetivo primordial del sistema unipolar recientemente creado.

La desintegración de la URSS fue acompañada de la destrucción de sus fuerzas armadas, de su sistema de seguridad social, del exterminio de su industria y de la disminución del nivel de vida del que habían gozado.

La sociedad rusa se volvió paupérrima, en particular, la mortalidad de Rusia creció tanto que en menos de diez años su población disminuyó en más de diez millones de habitantes. Y no solo eso, sino que, de un día para otro, más de 30 millones de rusos se volvieron extranjeros en países de la ex URSS, donde habían nacido o, por lo menos, vivido casi toda su vida, extranjeros que ni siquiera podían expresarse en su propia lengua y que, en adelante, fueron tratados como parias sin derechos, sin que ningún organismo internacional, de esos que abundan y reclaman donde menos se espera, velaran por sus vidas, ahora amenazadas. Putin y su equipo evitaron que Rusia desapareciera en la vorágine creada y ahora emerge como Estado independiente.

El meollo del éxito de Putin consiste en haber logrado el desarrollo sostenido de Rusia, tanto en lo político como en lo económico y social; en ser el portaestandarte de la ideología rusa, que restaura los más altos valores nacionales, morales, religiosos, culturales, artísticos y filosóficos, que desde siempre constituyeron la civilización rusa; y en haber fortificado a las fuerzas armadas de ese país para defender la soberanía, las riquezas, la libertad y la independencia de Rusia.

Es esto lo que sobresale del mensaje anual del presidente Putin ante la Asamblea Federal de Rusia, en el que, además de los logros alcanzados en el campo social, hizo referencia a los innovadores modelos de armas desarrollados por su país en respuesta al abandono unilateral del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM), cuando Estados Unidos instaló alrededor de Rusia un sistema antimisiles que vulnera la paridad nuclear estratégica alcanzada; a la nueva doctrina nuclear de EE. UU., que le faculta a emplear armas nucleares cuando quiera y contra el que quiera; y la instalación de cerca de 400 bases militares a su alrededor. Solo entonces, Rusia desarrolló nuevos modelos de armas estratégicas.

Resulta que Rusia, heredera de la URSS, sí tenía cultura, ciencia y tecnología, que no eran inferiores a las de EE. UU. sino, posiblemente, superiores.

Ese increíble salto tecnológico..., no lo esperaba nadie en el mundo.

Pese a que Putin recalcó que el poderío militar de Rusia no amenaza a nadie, que existe únicamente para garantizar el resguardo de su soberanía, antes amenazada, y que solo será empleado en el caso de que su país o cualquiera de sus aliados fueran agredidos, es de esperar que la reacción de los bloques agresores, como la OTAN, comiencen una campaña de calumnias contra Moscú.

Ahora que Rusia es tan poderosa..., Putin expresó la esperanza de ser escuchado. Amanecerá y veremos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Marcos dijo:

1

18 de marzo de 2018

21:43:57


Excelente artículo...

E.Navarro dijo:

2

18 de marzo de 2018

21:54:20


Sres:Putin ya lanzo la clarinada,q es devolver a Rusia los logros y el poder conquistados a sangre y fuego en las dos Guerras Patrias,el pueblo ruso lo apoya totalmente,tiene una edad idonea para continuar el camino trazado y recuperarse del desmerengamiento y traicion de principio de lo 90',espero q Europa al fin reconozca su labor pasada y lo apoye como se merece un lider q influye y determina en los designios del mundo .......Saludos......E.Navarro

Jose R Oro dijo:

3

18 de marzo de 2018

21:58:53


Muy interesante y oportuno este articulo del periodista Rodolfo Bueno. Muchas felicidades

Miguel Angel dijo:

4

19 de marzo de 2018

04:50:56


Magnífico el trabajo del profesor Rodolfo Bueno, con un lenguaje claro, sencillo y argumentos contundentes. Muy oportuno que aparezcan reflexiones como esta, poniendo al desnudo la realidad. La Revolución Socialista de Octubre, uno de los acontecimientos históricos mas relevantes de la edad moderna de la humanidad, surgida en una de las naciones mas atrasadas de Europa, dio nacimiento a un proceso de desarrollo económico y social fabuloso, jamás visto en la historia de la humanidad, apareció una poderosa nación que logró milagros en todas las esferas del desarrollo humano, nadie se atreve a negarlo. El proyecto que modificó radicalmente el desenvolvimiento humano, la especie humana fue mas libre a partir de este momento, la contribución de la URSS fue extraordinaria, incluyendo la derrota del nazifacismo, con una cuota de sacrificio de la pérdida de cerca de 27 millones de sus mejores hijos. Los gloriosos 70 años de sudor, sangre, sacrificio, esfuerzo y muchos éxitos de la URSS fueron destruidos por los propios hombres, la inmensa nación multinacional fue vilmente traicionada. Pienso, como muchas otras personas que Rusia no es la URSS, pero la inmensa mayoría de los cubanos sentimos una gran admiración y una deuda de gratitud inmensa con el pueblo ruso, quien nos ofreció en momentos cruciales su desinteresada e inestimable solidaridad y apoyo en todos los órdenes. Putin ha jugado un liderazgo primordial en el rescate de muchos valores perdidos posterior a la debacle soviética, para Rusia como nación y para el pueblo ruso, sobre todo la autoestima y la dignidad. Con sus virtudes y defectos. Los revolucionarios y las personas sensatas en el mundo vemos como muy positivo la existencia de la RPCh y Rusia en su alianza estratégica para frenar el unilateralismo creado por los yanquis, acabar con el chantaje militar y sobre todo nuclear. Rusia se ha plantado de frente a los yanquis con mucho coraje, de manera resuelta e inteligente, sin ambigüedades. Estoy plenamente de acuerdo con lo expresado por Putin. "..el poderío militar de Rusia no amenaza a nadie..."Si calumnian y atacan a Rusia es porque constituye un impetuoso freno al hegemonismo y chantaje de los yanquis y sus aliados de la otan. La presencia de la RPCh y Rusia constituyen una garantía para neutralizar las amenazas del hegemonismo imperial, en lo político, social, económico y militar. Los yanquis y sus satélites tienen que escuchar y tener en cuenta a la RPCh y a Rusia.

Edgardo Martínez García dijo:

5

19 de marzo de 2018

07:12:09


Rusia aporta una seguridad extraordinaria a la paz mundial ,el egemonismo imperial es frenado una y otra vez por esa gloriosa nación .gracias pueblo de Rusia por tanto aporte a la humanidad .