ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Adriana Garnier Ortolani, la nieta recuperada 126 (izq) junto a Estela de Carlotto. Foto: Reuters

BUENOS AIRES.–«¡Bienvenida nieta 126!», con esas palabras y una inmensa ovación, las Abuelas de Plaza de Mayo presentaron a la nueva nieta recuperada que recientemente se enteró que es hija de Edgardo Garnier y Violeta Graciela Ortolani, ambos aún desaparecidos.

«Su familia la buscó siempre. Fueron de los primeros en hacer la denuncia en Abuelas», contó Estela de Carlotto sentada junto a la nieta y la hermana del joven secuestrado en 1977. «Estoy feliz, estoy plena», aseguró la joven, quien celebró tener «una abuela» y dijo que se le «completó la vida».

Por su parte, Blanca Díaz de Garnier, abuela de la joven, celebró la noticia: «no esperaba tener esta alegría. Veía recuperar a otros nietos y me decía “a mí nunca me toca”. Más gozo no puedo pedir», afirmó.

En tanto, Estela de Carlotto contó que Violeta Ortolani fue secuestrada el 14 de diciembre de 1976, con ocho meses de embarazo. «Edgardo buscó por todos lados a su mujer hasta que el 8 de febrero de 1977 también él fue secuestrado. Su familia continuó la búsqueda y fue una de las primeras en hacer la denuncia, pero nunca hubo ningún dato concreto sobre la pareja ni el niño o niña nacida en cautiverio… hasta ahora», contó la presidenta de Abuelas, al inicio de la conferencia.

Hacia el final, la muchacha alentó a que todos los jóvenes que tengan dudas se acerquen a Abuelas. «No pudieron: el amor le ganó al odio. El amor es más fuerte que el odio, siempre», celebró la nieta 126.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

6 de diciembre de 2017

07:08:18


Llegó la alegría después de años de incertidumbre, desesperación y dolor por el desconocimiento del paradero de un ser querido, el caso de Violeta Ortolani tuvo un final feliz, hija a su vez de dos desaparecidos por la sangrienta dictadura del sátrapa Jorge Rafael Videla, quien admitió que el gobierno militar asesinó "a 7000 u 8000 personas" y que sus cuerpos hicieron desaparecer "para no provocar protestas dentro y fuera del país". El macabro Plan Cóndor, que se impuso como una mortífera epidemia por nuestros países de América, engendrado por los yanquis, utilizando los sangrientos tentáculos de la cia, en criminal conspiración con los órganos represivos de las dictaduras instaladas, asesoradas y apoyadas por los criminales yanquis. Cuánta es la carga de crimen, sufrimiento, sangre y luto que lleva en sus miserables manos el execrable imperio yanqui. Entonces pretenden erigirse como gendarmes internacionales y campeones de la democracia, convocan a olvidar el pasado y recomenzar todo de nuevo, planteamiento desvergonzado y cínico. Acaso se puede olvidar el saldo de 50.000 muertos, 30 000 desaparecidos y 400 000 presos como resultado de esta barbarie??????

lazaro dijo:

2

6 de diciembre de 2017

16:32:52


Nos alegra mucho saber que la vida les haya dado la oportunidad de reencontrarse . Felcidades Abuela, que su lucha incansable sirva de gía y consuelo al resto de las victimas del Mundo. Saludos