ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Acorazado de segunda clase USS Maine hundido en La Habana el 15 de febrero de 1898. Foto: Archivo

El 25 de enero de 1898 se presentó a la vista del Morro, de La Habana, el acorazado de la marina de guerra de Estados Unidos USS Maine. Solicitó el práctico* por medio de una señal con bandera para entrar a la rada habanera. Poco tiempo después, con el práctico a bordo, lentamente se deslizó por el canal de entrada a la bahía donde realizó la maniobra de fondeo y fue hecho firme a la boya No.4, frente al muelle de la Machina alrededor de las 11:00 am.

Charles Dwight Sigbee, comandante del acorazado USS Maine. Revista Bohemia. Foto: Bohemia

Con esta maniobra los yanquis tenían su Caballo de Troya de acero en territorio cubano.

La presencia del buque de guerra en aguas cubanas se logró bajo presión del gobierno estadounidense sobre las autoridades españolas en la Isla, como lo devela el Capitán de Navío Charles D. Sigbee, a la sazón Comandante del Maine, en su escrito: El Maine, un relato de su destrucción en el puerto de La Habana.

El Comandante del Maine comenta los mensajes en clave que circularon entre Washington, el Cónsul General de Estados Unidos en La Habana y el Comandante del Maine:

Telegrama

24 de enero de 1898

Fitzhug Lee

Cónsul General de los Estados Unidos

La Habana

 Es propósito de este gobierno reanudar las visitas navales amistosas a puertos cubanos. Con tal motivo, el Maine irá al puerto de La Habana dentro de uno o dos días. Tenga la bondad de arreglar el intercambio amistoso de visitas con las autoridades.

El general Fitzhugh Lee, Cónsul General de Estados Unidos en La Habana. Foto: Bohemia

Secretaría de Estado

Washington

Al recibir el mensaje el Cónsul Lee fue al Palacio, notificó a las autoridades y les leyó el Telegrama. Pero antes había enviado su respuesta a la Secretaría de Estado:

Telegrama

24 de enero de 1898

Secretaría de Estado

Washington

 Aconsejo que la visita se posponga seis o siete días para dar oportunidad a que se calme la reciente agitación. Veré a las autoridades e informaré. El Gobernador General está ausente por dos semanas. Debo de conocer el día y la hora de la visita.

 Fitzhugh Lee

Cónsul General de los Estados Unidos.

La Habana

Al siguiente día, casi a punto de arribar el Maine a La Habana, el Cónsul Lee envió otro mensaje:

Telegrama

25 de enero de 1898

Secretaría de Estado

Washington

El acorazado Maine en el dique seco No. 2 en los astilleros de Brooklyn, Nueva York. Foto: Bohemia

En una entrevista las autoridades declaran creer que los Estados Unidos tienen un propósito ulterior al enviar el barco. Dicen que ello obstruirá la autonomía, producirá agitación, y con toda probabilidad una demostración.

Piden que no se efectúe hasta que ellas hayan recibido instrucciones de Madrid y dicen que si es con fines amistosos, como decimos, la demora no tiene importancia.

Fitzhugh Lee

Cónsul General de los Estados Unidos.

La Habana

Por aquellos días, en ocasión de la constitución de un gobierno autonomista en La Habana—1ro, de enero de 1898—, españoles intransigentes provocaron graves disturbios contra el propio Capitán General y el gobierno establecido.

En tanto el Ejército Libertador cubano continuaba derrotando y desgastando al ejército de la península, lo que indicaba que la guerra estaba virtualmente ganada a favor de los cubanos.

Andanada lanzada desde el Maine en saludo a la bandera Española. Foto: Bohemia

La tensión aumento también entre España y los Estados Unidos por un incidente diplomático ocurrido el 9 de febrero de 1898, con la publicación en el periódico New York Journal, de una carta del ministro de España en Washington, Enrique Dupuy, a José Canalejas, director de El Heraldo de Madrid, quecontenía«expresiones deprimentes» para el presidente de los Estados Unidos, William MacKinley.

Conforme a lo señalado anteriormente, esasfueron las excusas para enviar el Maine a Cuba con el pretexto de garantizar la vida y las propiedades de los ciudadanos estadounidenses residentes en el país, a pedido del Cónsul Lee.

Salón del camarote del capitán Sigbee. Allí se encontraba cuando ocurrió la explosión. Foto: Bohemia

El 15 de febrero de ese propio año, sobre las 9:40 de la noche, una violenta explosión se escuchó en La Habana: la proa del acorazado Maine se elevó para luego caer en pedazos.

Sehundíallevándose 254 tripulantes y 6 oficiales.Más tarde fallecerían 6 tripulantes que estaban gravemente heridos.

De inmediato los estadounidenses culparon a España. Dijeron que el buque había sido volado por causa de una mina submarina colocada por los españoles, mientras que éstos sostenían que había sido provocada por los propios yanquis para buscar un pretexto que justificara la declaración de guerra a España, como así ocurrió.

El Capitán Sigbee, el Cónsul General Fitzhug Lee, con oficiales del Maine y civiles en el Havana Yacht Club. Foto: Bohemia

El gobierno de Estados Unidos intervino en la guerra que hacía años los cubanos sostenían contra las tropas españoles y que virtualmente estaba ganada, para apoderarse de la Isla.

Por eso podemos decir sin lugar a dudas que con el Maine se hundió la independencia de Cuba, alcanzada en 1959 cuando las tropas rebeldes encabezadas por Fidel bajaron de la Sierra Maestra.

CONCLUSIONES DE LAS INVESTIGACIONES

A principios de 1976 se dio a conocer el libro titulado Cómofue destruido el acorazado Maine, del Almirante H.G. Rickover, jefe de la División Nuclear de la Armada. Con la colaboración de I.B. Hansen, ingeniero en estructura del Centro de Investigaciones Navales, y de Robert S. Price, físico del Centro Naval de proyectos.

En el libro Rickover dijo que «la corte naval que en 1898 dictaminó que el Maine había sido hundido por una mina pareció no estar guiada tanto por consideraciones técnicas como por el que la guerra con España era inevitable».

Al conocer el Capitán Sigbee que el famoso diestro español Mazzantini toreaba en la plaza de toros de Regla, decidió ir. Un periodista le entrego allí la octavilla que circulaba. Foto: Bohemia
Buzos españoles trabajando en los restos del Maine. Foto: Bohemia
Superestructura central del Maine, incluyendo la timonera blindada, caída de lado. Foto: Bohemia
Restos del Maine vistos desde la popa. Foto: Bohemia
Desguazando los restos del Maine con gatos hidráulicos. Foto: Bohemia
Cortejo fúnebre de los primeros 19 fallecidos del Maine, enterrados en el cementerio de Colón, La Habana. Foto: Bohemia
Diagrama de los yanquis mostrando cómo pudo haberse colocado una mina debajo del Maine. Foto: Bohemia
Portada del periódico Herald de Estados Unidos el 16 de febrero de 1898. Foto: Archivo
El Monumento a las Víctimas del Maine fue inaugurado en 8 de marzo de 1925, en el malecón habanero. Luego del triunfo de la Revolución el águila imperial fue suprimida, y los bustos de McKinley, Roosevelt y Leonardo Wood, colocándose la placa que aparece en la foto. Foto: Archivo

Dijo también «que las investigaciones de la época adelantadas por el Congreso norteamericano no tienen nada de fondo, sino que parecen haber sido más bien adelantadas para completar una lista de las faltas que se le achacaban a España. El análisis de Price y Hansen muestra que las características de los datos son coincidentes con los de una explosión interna»

SegúnRickover y sus expertos la explosión se produjo «desde adentro»«en una pequeña cabina de municiones en la proa del acorazado».

*Un práctico es un marino que conduce los barcos en aguas peligrosas o de intenso tráfico, como puertos, canales angostos o ríos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Huguito dijo:

1

14 de febrero de 2018

23:01:49


Huelgan las palabras, el artículo habla por sí mismo y el poder corporativo en Estados Unidos, que explota al pueblo estadounidense en conjunción con eso que llaman Unión Europea con su mano militar, la OTAN, no han cambiado de estrategia--claro está, sin olvidarnos de la consciencia oligárquica en nuestros solares de la Patria Grande, pero hay un Dios y un pueblo cubano que no sufre de amnesia.

michael vazquez dijo:

2

15 de febrero de 2018

03:19:57


Si no fue un accidente, creo que los que hundieron el Maine querian que EU acabara de entrar en guerra contra España.

Edilio Sanchez dijo:

3

15 de febrero de 2018

04:50:12


Es una muestra mas del visceral propósito de los estados unidos de apoderarse de cuba, no podemos bajar la guardia, solo quieren un pretexto para intervenir, y esta ves con el mismo método que esta dándole resultado, que es dividir al pueblo y crear conflictos, como queda demostrado que han hecho en otro países como Siria y Venezuela por solo citar algún ejemplo de los muchos que exciten, y con cuba sera mas duro pero han demostrado que están apostando a todo, hasta tienen testaferros para esa tarea , como El señor Luis Almagro que acaba de detallar las políticas a seguir para derrocar a nuestra legitima revolución. Que defenderla a toda costa es tarea de las nuevas generaciones con el ejemplo de nuestros aguerridos veteranos y la guía eterna de nuestro gran maestro e invencible Comandante en jefe FIDEL CASTRO RUZ.

LESMES dijo:

4

15 de febrero de 2018

07:27:33


Magnífico material. Necesario y esclarecedor. Bien por Delfín. Se aprecia el empleo de sus profundos conocimientos marineros.Felicitaciones.

Garcés Rodríguez dijo:

5

15 de febrero de 2018

12:35:43


Nunca debemos olvidar la historia, si lo hacemos perdemos la Revolución.