ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Leydis María Labrador

LAS TUNAS.—Sesenta años se cumplieron de aquel día memorable en que desembarcó la luz de la libertad que portaba el Yate Granma. Un hombre de preclaro pensamiento tocaba tierra cubana dispuesto a hacer una Revolución, y la historia gustosa le abría los brazos para acogerlo ya para siempre en su seno.

Fue en este día que el Comandante en Jefe pisó una vez más tierra tunera, y lo hizo con la misma gloria e hidalguía que lo acompañaron aquel 3 de enero de 1959, en que cruzó por Las Tunas la Caravana de la Victoria. En aquel entonces, los barbudos surcaron la madrugada, hoy, el eterno sol de esta Isla iluminó nuevamente al hombre eterno, al que ni la misma muerte cree haberse llevado.

Foto: Leydis María Labrador

Cerca de las once la mañana, el cortejo fúnebre tocó tierra tunera en el poblado de El Yunque, zona limítrofe con la provincia de Camagüey. Una hora y media después, pasaba frente a la Plaza Martiana del municipio cabecera, desde donde el Apóstol pareció mirar orgulloso, una vez más, a quien desafiando a la injusticia hizo realidad sus sueños.

Noventa banderas cubanas, portadas por jóvenes, ondearon desde la plaza, para demostrar la continuidad de su legado en las nuevas generaciones. Fotografías, banderas del 26 de Julio, palabras escritas en los rostros, fueron algunos de los modos que encontraron los tuneros para decirle al héroe de la Sierra, cuánto lo aman y amarán por siempre.

Miles de hijos e hijas de esta gloriosa tierra que prefirió ser quemada antes que esclava, acompañaron, desde ambos lados de la carretera a Fidel, que esta vez no caminaba en su forma física, sino multiplicado entre la multitud que lo aclamó como tantas otras veces. ¡Yo soy Fidel!, ¡Hasta Siempre Comandante! o ¡Hasta la Victoria Siempre!, fueron algunas de las consignas que enarbolaron niños, jóvenes, mujeres y ancianos, todos agradecidos eternamente a su Líder.

Foto: Leydis María Labrador

Los testimonios de quienes vivieron este inolvidable momento son la prueba fehaciente de que el dolor hoy se troca en compromiso.

Para el combatiente Alejo Paz Pérez, hoy Fidel se ha vuelto 11 millones. Él aseguró que hoy despidió a su jefe, al hombre cuyas órdenes, por el bien de la patria, seguirá hasta el día de su muerte.

Brayan Alexis Moreno Fuentes apenas tiene seis años, pero quiso estar en este momento junto a su abuela. Aunque aún es muy pequeño, dice sin titubeos, «yo quiero mucho Fidel, y sus ideas seguirán vivas en mi corazón».

Yurina Labrada Caballero, asegura que lo que el Comandante nos enseñó perdurará a través del tiempo. «Yo me siento como su hija, y he venido a rendirle homenaje, porque eso hacen los hijos que aman a sus padres».

Los trabajadores de la salud, quienes han llevado las banderas de la solidaridad y el internacionalismo a todas partes del mundo, acudieron también para decir un hasta siempre al líder de la Revolución. Xiomara Mercantete, a nombre de sus compañeros, dijo a Granma que «Fidel para nosotros es todo y no hablamos de él en pasado, lo nombramos en presente porque sencillamente no ha muerto, él camina entre su pueblo, inunda las calles con su grandeza».

Foto: Leydis María Labrador

No podían los pioneros, mayor tesoro de la patria, faltar a esta cita con el Comandante en Jefe. La pionera de sexto grado, Claudia María Vázquez Bermúdez, asegura que siente un gran dolor y orgullo al mismo tiempo, porque para ella, este fue un encuentro con Fidel. «Donde quiera que esté, debe tener la confianza de que nosotros los vamos a seguir».

Las muestras de respeto y cariño hacia el eterno joven rebelde, se dejaron escuchar hasta la comunidad de Cañada Honda, en el municipio de Majibacoa, donde el pueblo de Vicente García lo despidió, para que fuera recibido por los patriotas holguineros. Sin embargo, flotando en el aire quedará por mucho tiempo esa máxima que asegura, Comandante en Jefe, ¡Ordene!

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Esteban Pena Pena dijo:

1

2 de diciembre de 2016

21:16:36


Mi cuerpo fisicamente estaba en Venezuela a la hora en que invicto mi querido comandante pasaba por mi privincia,, pero mi pensamiento estaba alla junto a mis hijos, mi esposa, mis hermanos que si le saludaron a su paso. Yo estuve a esa hora al lado de mis hijos orgulloso de que mi otro padre les pasara por al lado sonriendo y mostrando el camino para que sigan su ejemplo. Gloria eterna a mi querido Comandante en Jefe

Prudencio dijo:

2

3 de diciembre de 2016

13:02:53


¿CÓMO LLAMARTE FIDEL? ¿Cómo llamarte Fidel?/Ya hay un Padre de la Patria: Carlos Manuel de Céspedes;/También un Apóstol: José Julián Martí Pérez;/Un Titán de bronce: Antonio Maceo Grajales;/Un Guerrillero Heroico: Ernesto Guevara de la Serna;/Un Señor de la Vanguardia: Camilo Cienfuegos Gorriarán; /Un Poeta Nacional: Nicolás Guillén Batista/Cientos de Héroes Nacionales, Que con su sangre vertida Sobre el indócil suelo patrio, /Ganaron su lugar en la historia. Otros, mártires de nuestras gestas, Erigieron sus propias proezas y,/El pueblo los recuerda con amor supremo. Están aquellos que aún sobreviven, Luchando por el mejor futuro…/Nombres que los cubanos vamos dando A los que se despojan de todo y,/Todo lo dieron o dan por este pueblo./Hay en la mente de muchos seres un nombre espiritual: Jesucristo,/O tal vez: Dios, solo Dios, con muchos otros nombres. De américa El Libertador: Simón J. A. de la S. T. Bolívar y Palacios./De estirpe internacionalista El Generalísimo: Máximo Gómez Báez./De mi ciudad El León de Santa Rita: Vicente García González./De la música El Bárbaro del Ritmo: Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez./Muchos que sin motes especiales, hicieron pulsar la ciencia, la naturaleza y, el imbuido pensamiento. Hoy, al ver pasar junto a mí el cortejo luctuoso de tus cenizas y, /No poder contener el dolor multiplicado en almas sin edad ni castas, dolidas,/Ni las lágrimas, que como millones de cubanos han calado las esencias de nuestra tierra,/A la impronta de tu honorable partida, Pensé: ¿Cómo llamarte Fidel? Todos coreaban: “Yo soy Fidel” ¿Quién en la historia vivió esa gloria?/ Te sentí Padre de la Patria, Apóstol, Titán, Guerrillero, Poeta, Héroe,/Cristiano, Generalísimo, Libertador, Bárbaro Jilguero, León bravío,/ Comandante de Comandantes, de la vanguardia su inaugural fisonomía… Tu efigie latía en el corazón de millones de entes que lucían tu cara. /No supe como llamarte, y solo opté por decir: Fidel, Fidel Alejandro Castro Ruz, Tú, excepcionalmente, te nombras Pueblo… Tal el apóstol Juan Pablo dijo: “Porque si no hay resurrección de muertos, / Tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es también/ Nuestra fe…Porque por cuanto la muerte entró por un hombre,/ También por un hombre La resurrección de los muertos… Pero dirá alguno: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué cuerpo vendrán?/ Necio, lo que tú siembras no se vivifica, Si no muere antes. / Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial… La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios…y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, Y esto mortal se vista de inmortalidad, / Entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria”. Tú Fidel, hoy resucitas absuelto por la historia, resucitas en cada ser justo del mundo/ Y sin lograr la perfección, Galán eres de la resurrección, pues vives, señor Pueblo, en tu eterna victoria. (Prudencio Guerrero Fernández. Las Tunas. Diciembre 2 de 2016).