ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

San Salvador, capital de El Salvador, acogerá en los próximos días el 22 Encuentro del Foro de Sao Paulo, un espacio para la reflexión y la concertación política entre las fuerzas y los partidos de izquierda de América Latina y el Caribe.

A propósito de este encuentro, los retos que enfrenta la región, la imprescindible unidad de nuestros pueblos y la propuesta que Cuba lleva a este Foro, conversamos con Francisco Delgado Ro­dríguez, funcionario del Departamento de Rela­ciones Inter­nacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

—Teniendo en cuenta la coyuntura actual de América Latina, ¿cuán necesario es articular un consenso?

—Se trata de un problema estratégico. La unidad de la iz­quierda fue necesaria ayer, es necesaria hoy y será necesaria siempre. Creo que sin la unidad

—parafraseando lo que dijo Fidel en el año 93— la América Latina no tiene futuro. Por eso es muy importante el trabajo que se pueda hacer, las articulaciones políticas que se puedan desarrollar en eventos, en intercambios bilaterales, el trabajo cotidiano de las fuerzas políticas de izquierda en procura de esa unidad.

“Hay bastante consenso sobre la necesidad de consolidar la unidad de la izquierda. La propia existencia del Foro de Sao Paulo, que va a celebrar su 22 encuentro en San Salvador ,del 23 al 26 de junio es una muestra de ese esfuerzo y de esa búsqueda permanente de la articulación en un universo muy diverso, en una realidad ideológica y política donde confluyen raíces diferentes, pero a su vez predominan las coincidencias en el programa o en los objetivos estratégicos de esta izquierda o de los proyectos progresistas en general”.

—¿Cuáles podían ser los primeros pasos para lograr ese consenso?

—En una reunión del grupo de trabajo del Foro de Sao Paulo, que se produjo el 13 de marzo de este año en México  se acordó elaborar un programa político de la izquierda y cada partido va a proponer sus criterios sobre qué debe contener ese programa político. El Partido Comunista de Cuba está elaborando sus propuestas y lo mismo va a ocurrir con los demás partidos y fuerzas, e incluso, personalidades, organizaciones sociales, todos aquellos que de alguna manera quieran contribuir. Ese programa lo hemos llamado “Consenso de Nuestra América” para contraponerlo al llamado “Consenso de Washington”, que fue uno de los documentos fundacionales o que trató de dar una idea de lo que sería el neoliberalismo.

—¿Cuál es el contenido de ese programa propuesto por Cuba?

—La propuesta de Cuba consta de un Preámbulo en el que se explican los objetivos esenciales, se reitera que nuestro  horizonte es poscapitalista, que nuestro enemigo principal es el imperialismo y que nuestra lucha es una sola, con miradas, raíces diversas pero propósitos parecidos o iguales.

“Tiene además un Diagnóstico de la situación de América Latina y el Caribe que no es un análisis coyuntural. Se hace énfasis en problemas profundos, que perduran, como el subdesarrollo, el atraso en el desarrollo científico, el impacto de la transnacionalización y el neoliberalismo en la etapa actual, por qué sigue siendo América Latina la región más desigual a pesar de todos los avances que ya conocemos, sobre todo de los gobiernos progresistas, que han tenido un impacto en mejorar la forma y la calidad de vida de la gente con métodos y vías más pertinentes.

“A partir de ahí se hace un grupo de Propuestas que tienen que ver, por ejemplo, con crear modelos que sean altamente productivos, que eliminen o superen el fenómeno de la monoproducción y la monoexportacion o la desindustrialización que de una manera u otra ha estado sufriéndose en los últimos años, que proponga reformas constitucionales lo más radicales posibles, que encare dificultades como este liberalismo decimonónico que encabeza esta oleada latinoamericana y vaya a fondo a resolver los problemas de la distribución de las riquezas.

“Después el documento tiene un grupo de criterios que podríamos  llamar Valores Compartidos es decir, cuáles son aquellos valores o principios que distinguen a la izquierda: la solidaridad, la honestidad, la modestia, la vocación unitaria, el antimperialismo, la integración de nuestra América Latina y el Caribe y la Celac tiene que ser estratégica en esto.

“Por último, un capítulo que puede denominarse el Ins­tru­men­to político que define con qué fuerza política o con qué gru­pos de fuerzas  políticas se va a aplicar este programa. En eso influyen las características de  esas fuerzas políticas, la formación política e ideológica, la honradez, los niveles de organización, el trabajo con las masas populares, entre otras cosas. Pro­po­nemos algo que ha sido útil, que  las direcciones nacionales y si es posible las locales, tengan profesionalidad, es decir, cuadros dedicados a  esto y para eso tiene que haber una formación de cuadros.

“Es un proyecto ambicioso que recoge cosas diversas que algunos tienen hechas y otros no. Se diferencia de un proyecto electoral sobre todo porque es a largo plazo y por definición  es estratégico,  sus directrices son para periodos más prolongados y los electorales son para menos tiempo y por tanto, no contienen todo lo que este programa político está proponiendo”.

—¿En qué fase estamos?

—En una fase esencial, esto está empezando, sabemos de algunas fuerzas políticas que han estado trabajando pero la decisión que tomó el Grupo de Trabajo es que todas las propuestas las recepcione el Partido del Trabajo de México. Nuestro documento  está en una fase de aprobación por la dirección del Partido, es la propuesta del Partido Comunista de Cuba, no de una persona y esto ha llevado un proceso de análisis. Pienso que a fines de este primer semestre ya tendremos listo este documento para trasladárselo al PT de México.

“Este es ante todo un programa ideológico, una conformación de una propuesta política e ideológica que tiene que estar a cargo de las fuerzas políticas, agrupación o partidos políticos, o coaliciones o frentes amplios, no hay una definición rígida de quién es en cada país quien tiene que hacerlo. Por eso creemos que está en el ámbito del Foro de Sao Paulo y en este programa pudieran participar fuerzas políticas que por determinadas razones no participan en el Foro pero tienen esa vocación de cambio o cumplen, respetan esos valores compartidos.

“Este proceso no tiene fecha de culminación, creo que por su complejidad aún no pudiera precisarse. Sí tiene un papel pedagógico pues hemos identificado agrupaciones políticas de izquierda que ni siquiera tienen en cuenta la necesidad de un programa político, se manejan con programas electorales, improvisaciones y hasta la propia lucha en estos países es muy compleja. Hace falta gente con preparación política pero también académica, de experiencia. Es la suma de muchas voluntades, de muchos saberes; por eso tienen un carácter pedagógico que podía estimular una  forma de actuar.

“Nuestros adversarios, el imperialismo, tiene una coordinación, una articulación que sorprende a veces por lo monocorde que es y nosotros a veces desvariamos, no nos ponemos de acuerdo, nos cuesta más trabajo y sin unidad real, como te decía al principio, no tiene futuro la América Latina y el Caribe”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alonso Martinez dijo:

1

19 de junio de 2016

19:42:43


En mi humilde opinión, ese gran Foro debe recoger y estudiar la génesis del sistema neoliberal y su impacto en todos los órdenes en los diferentes países. Hecho lo anterior se han de crear grupos diversos de todos los países, para luego, crear un grupo compuesto por representantes de todos los países. Este grupo deberá estudiar las diferentes propuestas, para que al final se tracen estrategias para contrarrestar todas las iniciativas y hechos que continúamente está ejecutando la derecha. Además, el grupo principal deberá adelántarse a todas las estrategías de la derecha neoliberal. Por otra parte se deben crear grupos que respondan a las estrategías de la derecha a nivel continental: Comunicaciones, aspectos culturales, medio ambiente, deportes, etc, etc.