ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Construir las obras en tiempo es una meta que reclama de las fuerzas constructoras cubanas mayor eficiencia y habilidades. Foto: Miguel Febles Hernández

La llegada de turistas a Cuba ha experimentado un frenazo. Es una de las pocas cosas que le han salido bien a Donald Trump, pero no tan bien como para desalentar la construcción de más y más hoteles en playas y ciudades cubanas. Las inversiones continúan a toda marcha; no parecen enteradas de que se ha disminuido el espectacular ascenso de visitantes internacionales de años previos.

Después de adoptar el Gobierno de Estados Unidos en el 2017 medidas para restringir los viajes de sus ciudadanos a Cuba, empezó a declinar el acelerado flujo de turistas extranjeros que se registró durante cuatro años seguidos. Todavía en el 2017 las llegadas dieron un salto de 16,2 %. Pero este año debe concluir prácticamente sin crecimiento, si cierra con los 4,75 millones de visitantes que el Ministerio de Turismo prevé redondear.

Más dura es la reducción de los ingresos, por las rebajas de precios a las que se vio obligada la industria turística para enfrentar la contracción de la demanda, daño sensible por constituir este el sector que más divisas aporta a la economía cubana, detrás de la exportación de servicios profesionales.

A pesar de los nubarrones, Cuba sigue inmersa en ambiciosos planes de construcción: inaugura hoteles de lujo, amplía las capacidades en Varadero y en otros destinos, irrumpe en nuevos cayos de playas vírgenes y hasta desata asombros de signo variado con el anuncio del hotel más alto que tendrá La Habana el 2020, en pleno Vedado. Más de 5 300 habitaciones agregó el país este año, cifra superior a la planificada.

Por más que Trump y sus halcones persistan en amenazas y fantasías de ataques sónicos, la puerta para los viajes entre ambos países ya está abierta. Las visitas pueden recuperarse rápido y, por extensión, reanimarse desde otros mercados emisores de turistas, como los europeos y Canadá, afectados indirectamente por las pendencias de Washington contra La Habana. Una señal alentadora es que el 2018 terminaría sin pérdidas en el indicador de visitantes internacionales, tras comenzar el año en baja evidente.

Creo que los desafíos son mayores en otra dirección. Uno es la estabilidad de las fuentes de financiamiento para esos planes constructivos, bajo presión cuando las exportaciones aportan menos que lo previsto. Por suerte, las inversiones extranjeras directas, redefinidas como otra alternativa, importante para el desarrollo de sectores fundamentales, han comenzado a despegar gradualmente.

En el 2017 Cuba acordó proyectos de inversión foránea con un capital comprometido de más de 2 300 millones de dólares, según informó el Ministerio de Comercio Exterior en la pasada Feria Internacional de La Habana –más de 4 000 millones desde que se aprobó en el 2014 la actual Ley de Inversión Extranjera.

Aunque el país requiere de mayor volumen de capital aún, el avance es estimulante. Las medidas adoptadas recientemente para dinamizar las negociaciones pueden rendir beneficio en próximos años

El provecho es más visible en sectores como el turismo. Una gran parte de los acuerdos con compañías extranjeras tiene como destino la construcción de hoteles y otras instalaciones turísticas, marinas y aeropuertos. El encanto de la naturaleza y la cultura cubana mantiene en plaza a casi 20 cadenas hoteleras internacionales de renombre.

Aunque crece la inversión de esas compañías, Cuba financia con recursos propios gran parte de las obras, incluido el desarrollo logístico imprescindible: acueductos, electricidad, vías de acceso a los cayos, aeropuertos y otras. Muchas de las cadenas extranjeras solo se alían mediante contratos de administración de hoteles, para garantizar después el acceso a mercados externos y aportar experiencia gerencial.

Otro desafío es construir todas esas obras en tiempo, una meta que reclama de las fuerzas constructoras cubanas mayor eficiencia y habilidades para levantar inmuebles con cánones de calidad internacional que se les vuelven esquivos a los albañiles del patio. Las demoras incrementan los costos de cualquier inversión y encarecen los intereses de los créditos adquiridos para financiarlas.

Pero el reto mayor, en mi opinión, es otro: desarrollar capacidades industriales y agropecuarias para garantizar los suministros de los proyectos turísticos desde que dan el primer paso. Si las instalaciones hoteleras crecen sin articular a la par encadenamientos productivos entre sectores diversos de la economía cubana, el beneficio de un turismo en expansión prácticamente se evaporaría, en importación de los múltiples bienes y servicios que demanda la industria del ocio. Varias de las inversiones extranjeras en la Zona Especial de Desarrollo Mariel y en otros sitios de la geografía cubana apuntan precisamente a la creación de fábricas que calcen la demanda del turismo, pero avanzan a menor velocidad que la construcción de hoteles.

Ni Trump ni las trabas para desalentar a los turistas son, en mi opinión, las amenazas mayores. Son transitorias. El nudo gordiano lo veo en la disciplina inversionista para cumplir los planes, en la eficiencia de las empresas constructoras y en la capacidad de otros sectores para abastecer una industria que se presentó alguna vez como locomotora de la economía cubana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Santiagodelawton dijo:

1

5 de octubre de 2018

09:08:24


!!! GRACIAS ARIEL!! MUY SENSATO Y PROFUNDO COMO POCOS, TU BUEN ARTÍCULO....... MUY BUENO PARA LA REFLEXIÓN DE DIRECTIVOS Y AUNQUE FALTA MUCHO POR ABUNDAR Y EXPLICAR , AL MENOS TU MENSAJE COMIENZA A RESPONDER Y DECIR A NUESTRO PUEBLO DONDE SE ESTÁ "METIENDO" LA PLATA, SALUDOS...GRACIAS GRANMA, GRACIAS ARIEL TERRERO

Rogelio Torras dijo:

2

5 de octubre de 2018

11:22:39


Hay millones de pesos, cuc, dólares y otras monedas que pertenecen a cubanos residentes en el país. Son deportistas, artístas, etc. autorizados a disponer de esos recursos financieros. Es imprescindible que les permitan participar en inversiones.

Magda Moreno dijo:

3

5 de octubre de 2018

12:31:33


En cuanto al desarrollo del turismo son muchos los retos, pero específicamente quiero referirme al que menciona como reto mayor. Realmente, muchas de las empresas del Grupo Empresarial de la Industria Sidero Mecánica tienen la capacidad y la calidad exigida, incluso internacionalmente, para abastecer al mercado cubano y sustituir importaciones de una gran variedad de productos relacionados con carpinteria metálica, perfiles de aluminio y otros relacionados con la electricidad. Estoy de acuerdo con usted en el último parráfo, excepto en que muchos productos que pueden encontrarse en Cuba con magnífica factura, están siendo sustituidos por importados, que muchas veces no garantizan la calidad requerida. Por qué las empresas cubanas las importan (y de paso algunos funcionarios se dan el viaje) en vez de contratarlo aquí mismo, muchas veces de mejor calidad?

Rogelio Respondió:


7 de octubre de 2018

09:33:52

Hola Magda muy buena tu reflexion, pero eso deriba en los problemas de colaboraciones y coordinaciones entre ministerios pues cada uno va por su linea y en ocaciones las materias primas que se necesitan para proveer la industria cubana y el mercado interno se exporta. Los productores se evn obligados a adquirir en el exterior suministros que se podrian hacer aqui. Practicamente no hay soporte economico para enfrentar todas las inversiones y desgraciadamente el turismo que nos visita es de baja a medio poder adquisitivo por lo que la masividad del turismo no significa ganancia superior , ademas recuerda que a los dueños de las empresas mixtas del turismo hay que pagarles.

All-Saw Respondió:


10 de octubre de 2018

11:37:11

En ocaciones puede suceder así, pero lo más común es la incapacidad de los proveedores nacionales de cumplir con los plazos de entrega pactados con sus clientes. Además de doblar, y hasta triplicar el precio de los suministros de importación, inconcebible. Lo de la calidad es relativo, tenemos proveedores muy buenos y otros no tanto y en cuanto a la diversidad de ofertas, seguimos teniendo tendencias a estandarizar producciones y ser incapaces de ofertar variantes de nuestros productos. Gracias.

bytel dijo:

4

5 de octubre de 2018

17:29:16


Yo por ejemplo tengo mucha ideas para ayudar con semejante desafío me gustaría compartirlas por quien las recibe con que hablo con quien se crea las estrategias