ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cada vez que la preocupación por los inventarios salta como la liebre en la prensa, un sabueso vuelve a mi mente: ¿para qué sirve la planificación en el socialismo? La imagen se reitera y la interrogante queda latente, debatiéndose ambas para ser identificadas una como síntoma y la otra como problema.

A la queja por productos que desaparecen de las tiendas le sigue la amargura de descubrirlos a veces pasivamente acumulados en otro almacén o empresa. Alejados de la demanda, los «atesoran» sin salida en forma de productos, de materias primas que resolverían el déficit de otra fábrica si llegaran a ella, o en forma de valor.

Los inventarios acopiados tienen siempre un costo, un valor que en el peor de los casos podía haberse empleado en la compra de cualquier otro de los materiales o bienes por los que aguardan empresas o los consumidores finales. La entidad propietaria de los almacenes de marras puede permanecer endeudada, además, con la empresa proveedora. ¿Por qué, entonces, estos inventarios no parecen maldecidos en el fuero interno de esas entidades, por más que el discurso oficial sea otro?

Las investigaciones demuestran una propensión a incrementar inventarios, ante el temor de verse obligadas a parar líneas de producción por demoras en la llegada de suministros. El mal hábito, que provoca acumulación de valores en condiciones que no permiten ser ampliados para satisfacer demandas, lo alientan problemas para importar por disponibilidad de moneda dura u otra razón.

La lejanía de los países suministradores –aparece la oreja peluda del bloqueo de Estados Unidos– y los rejuegos de los costos mayoristas fuerzan muchas veces compras de gran magnitud. Pero no son las causas únicas de almacenamientos incómodos, sin salida. Identificados como ociosos o de lento movimiento, estos inventarios castigan a la economía con valores que esas entidades recluyen en la práctica lejos de las necesidades que tiene la sociedad. Y ponen en evidencia fallas profundas de un modelo económico en el que la planificación debe constituir más que un símbolo.

El primero de los Lineamientos de la Política Económica y Social, versión del 2016, define la planificación socialista como «la vía principal para la dirección de la economía», pero admite la necesidad de transformarla. Igualmente reconoce la «existencia objetiva de las relaciones de mercado».

A veces siento, sin embargo, que la connotación política del dilema mercado-planificación nubla su alcance económico real. La economía cubana tropieza persistentemente con fallas derivadas del carácter sectorial de la planificación.

Investigaciones de Ileana Díaz y Ricardo Torres, del Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC), observan una tendencia al fraccionamiento y la verticalidad en la actividad de planificación que limita la comunicación entre empresas de ministerios o sectores diferentes en Cuba al hacer negocios. La incomunicación entre esos actores de la economía frena o demora por consiguiente la formación de cadenas productivas o cadenas de valores, a pesar de estar consideradas como necesidad estratégica del desarrollo.

En otras palabras, las fallas de la planificación impiden aprovechar con eficiencia las oportunidades del mercado.

La estrategia cubana de priorizar inversiones en negocios de logística e infraestructura enseña una nueva intención, apenas en ciernes, como condición para articular estos encadenamientos productivos entre empresas de cualquier bandera, cubanas o extranjeras, y estatales, cooperativas y privadas.

Otros dos estudiosos del asunto, José Acevedo Suárez y Martha Gómez Acosta, del Laboratorio de Logística y Gestión de Producción, de la Facultad de Ingeniería Industrial de la Cujae, insisten en hilar sabiamente planificación y mercado, cuando desarrollan conceptos de logística integrada en forma de cadenas o redes de valor, para insertar a Cuba en el mercado global.

El tabaco o el cítrico son ejemplos escasos de encadenamientos productivos entre sectores múltiples de la economía –industriales y de la agricultura–. El azúcar, aunque perdió dimensión, es otro caso. Y el turismo, donde toma vuelo una integración de empresas cubanas y extranjeras de perfiles diferentes, ofrece a la red hotelera acceso a mercados externos y a las empresas suministradoras del patio un mercado creciente y menos severo que otros en el exterior.

Los almacenes cargados por exceso de productos son inútiles solo en apariencia o por incapacidad para orientarlos con eficacia. El mercado aguarda. ¿Y la planificación? Más que a los inventarios ociosos o de lento movimiento, hace falta atender y enmendarle costuras al arte de planificar.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pla dijo:

6

25 de mayo de 2018

12:09:52


Cros, si de ociosos se trata, en los últimos tiempos se han mejorado el estado de las cosas sustancialmente, pero uno de los problemas son los mecanismos tan complicados que tenemos para viabilizar el tema contra la rápida obsolescencia que tienen muchos productos en la actualidad, ejemplos hay muchos, un TV en 6 meses ya esta obsoleto y en la tiendas siguen con los mismos precios durante años, una tarjeta madre de computadora en 6 meses esta obsoleta y en sentido general todos los equipos electrónicos. El punto que quiero señalar es que los mecanismos que existen no dan facilidades, están muy complicados y resultan trabas para las empresas y si queremos resolver un problema hay que dar facilidades, simplificar el mecanismo, darle autonomía a las empresas, cuando tienen equipamiento que no tiene salida de tomar decisiones aprobadas por su OSDE que serian sencillas.

Deseguro dijo:

7

25 de mayo de 2018

13:31:02


el tema son los inventarios, peroooooo,,,,los que planifican lo saben, y los llamados enmarcamientos??? sin una base real , aritmética pura, (crece un 5, baja un 10, sube un 14), lindos números, que nada tienen que ver con la realidad que viven las empresas, revise señor Terrero y después me dice,,,,,saludos,,,,

Durdu el loco dijo:

8

25 de mayo de 2018

16:14:21


Bueno a ver..... ayudenme, que en estos temas de economia no soy muy "ducho." Pero como se entiende que la linda secretaria venga y se nos siente al lado a cada trabajador de la oficina y confeccione un tremendo listado que incluye entre otras cosas, nuestras tallas de zapato, camisa, pantalon , las blusas de las mujeres, ect, ect. Luego cuando te mandan para el almacen a comprar el uniforme. Compadre!!!!! Resulta que no hay talla de zapatos para mi. Pero como es esto ? Y que fue lo que apunto la secretaria que hasta me midio el dedo gordo del pie. Quien fue a hacer la compra ? Se fijaron en todas las tallas ? Pero que talla de cerebro y de paciencia...brother !!!!!!!!!!!!!!

Maria Elena Bayon dijo:

9

25 de mayo de 2018

17:59:05


Coincido en que debe existir una publicacion, para la venta de productos ociosos via Internet que pueda ser consultada tanto por empresas, unidades presupuestadas para así resolver muchos problemas que "duermen" en los almacenes y no seguir gastando recursos y dinero en compras en el exterior o interior, cuando ya están los productos. Lo que si se observa año tras año es que crecen y crecen los inventarios. Millones de pesos invertidos sin uso. Podían involucrar a la UCI en el diseño de un programa que permita a las empresas dar baja o alta. agilmente a esas partidas y mover el capital. Después cuando se agote la demanda estatal, ponerlas a venta de la población. Todo parece un enredo, pero ¿si otros lo hacen porque no todos?.