ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Miguel Febles Hernández

Económicamente hablando, el 2018 también será, como ya se ha dicho, un año complejo, marcado por los resultados de los 12 meses que casi culminan, por las tensiones financieras que persisten y la sombra hostil del bloqueo.

El desafío está entonces en cumplir con «las principales prioridades dentro de las prioridades», como dijera recientemente el vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía y Planificación, Ricardo Cabrisas Ruiz. Y está también en ponerle ojo al uso eficiente de los recursos disponibles, asunto que nos sigue pasando la cuenta en el ejercicio económico.

La diana de las prioridades está bien definida y sitúa, justo al centro, la recuperación ante los daños ocasionados por los huracanes Irma y Matthew. No dejar a nadie desamparado, más que prioridad, es principio inviolable que nos ha traído hasta aquí.

Y habrá que ponerles todo el empeño a aquellas inversiones asociadas al desarrollo, las infraestructuras y la potenciación de ingresos de divisas. Por ello, el programa del Turismo, la Zona Especial de Desarrollo Mariel, el avance del transporte ferroviario y las fuentes renovables de energía, así como el sostenimiento del Sistema Eléctrico Nacional y la ampliación de las capacidades de almacenamiento, vienen a ubicarse, de igual modo, en el epicentro de lo urgente.

Marchan, también muy cerca, la producción de alimentos en función de satisfacer la demanda nacional y el crecimiento del turismo, el aseguramiento de la zafra azucarera, y el respaldo a la actividad industrial en cuanto a acero, cemento, productos de higiene y aseo, envases, materiales de la construcción, piezas de repuesto y equipos.

La sostenibilidad de los servicios básicos a la población como la salud, educación, cultura y transporte de pasajeros, entre otros, más que integrar el grupo de las prioridades, es un compromiso de Cuba con su gente, que es, sin dudas, lo más valioso de nuestro proyecto social.

Y en el listado de lo impostergable no podrían omitirse los programas hidráulicos para el ahorro del agua y el enfrentamiento a la sequía, así como las acciones derivadas de la Tarea Vida; ni cabría excluir el aseguramiento al cuadro básico de medicamentos, tanto de producción nacional como de importación.

Asimismo, asegurar el máximo nivel de oferta posible en los mercados minorista y mayorista, con énfasis en los productos de mayor demanda de la población y en aquellos que garantizan el cumplimiento de los niveles de actividad, figura entre todo lo que habremos de hacer con lo que tengamos, o con lo que podamos.

Pero no por bien definido el camino de lo prioritario, podemos subestimar el tránsito. «Los objetivos anteriores serán alcanzables en la medida en que seamos capaces de lograr, al decir de la máxima dirección del país, niveles sostenibles de ingresos, inversiones y deudas, y de mantener el principio de no asumir compromisos que no podamos honrar a su vencimiento».

Tampoco sería posible «renunciar a los programas de desarrollo que están en marcha y que tienen garantizado su financiamiento», y resulta imprescindible «ejecutar con intencionalidad los ajustes hechos al plan de la Economía».

Se trata de «asegurar el cumplimiento de los ingresos previstos por exportaciones de bienes y servicios y avanzar en el fomento de nuevos rubros exportables, suprimir los gastos innecesarios en todas las actividades, ser extremadamente exigentes en el uso racional de los portadores energéticos, garantizar una gestión eficiente de los inventarios operacionales, y evitar los pagos de salarios sin respaldo productivo».

Y se trata, sobre todo, de no dejar que nos sorprendan, en su espera, las prioridades.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Livia dijo:

1

29 de diciembre de 2017

09:41:48


Se trata de TRABAJAR BIEN en cada pedacito q nos toque a cada cubano y no dejar espacio ninguno a las negligencias ni ilegalidades. Lo q seamos capaces de hacer será en bien de todos, no aprender a ser individualistas. Si por Cuba y por nuestro pueblo

LOURDES CAMACHO PORTAA dijo:

2

29 de diciembre de 2017

09:49:29


AL LEER ESTE ARTICULO ME PARECE QUE SE OBVIO LA CONSTRUCCION DE VIVIENDAS PARA LOS DAMNIFICADOS DE LOS CICLONES Y DE LOS ALBERGUES QUE LLEVAN ANOS EN ELLOS. ASPECTO IMPORTAQNTE TAMBIEN A PRIORIZAR.

Miguel Antonio Padrón Lotti dijo:

3

29 de diciembre de 2017

11:17:10


Es muy justo que se sitúe justo al centro de las prioridades, la recuperación ante los daños ocasionados por los huracanes Irma y Matthew. No obstante, no se menciona como prioridad la celebración del 500 aniversario de la fundación de la capital del país, con una situación urbana y de vivienda muy compleja. Esta celebración pudiera tener un alto impacto económico, social y cultural (nacional y local) si es integralmente concebida en su dimensión urbana-espacial, más allá de obras sectoriales aisladas y de su centro histórico. Las experiencias de otras ciudades de Cuba y de otros países así lo evidencian. ¿El periódico pudiera publicar una entrevista sobre el tema a las autoridades del gobierno de la ciudad y su historiador para conocer cómo se está concibiendo? Sería una excelente oportunidad para fortalecer la implementación de su plan urbano con sus regulaciones, así como publicar ambos instrumentos de generación de cultura y disciplina urbanas. Muchas gracias.