ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La Feria Internacional de La Habana se ha consolidado como un espacio relevante para el establecimiento de negocios e inversiones. Foto: Jose M. Correa

Consciente del papel trascendental que tiene la actualización del modelo antillano en pos de un desarrollo sostenible, la Cámara de Comercio de la República de Cuba (CCRC) revisó este jueves el saldo que dejó el 2016 para la entidad que es, podríamos decir, la punta de lanza del empresariado nacional en materia de relaciones económicas internacionales.  

El hilo conductor de la Asamblea General de Asociados de la CCRC estuvo en la necesidad de hacer que el 2017 potencie grandemente las actividades comerciales con el exterior y le imprima dinamismo a una inversión extranjera que aún no satisface cuanto requiere el país.

Desde esa óptica, el encuentro llamó a interiorizar las palabras del General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, que al concluir el octavo periodo ordinario de sesiones de la octava legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular convocaba a despojarse de «los falsos temores hacia el capital externo; no vamos ni iremos al capitalismo, eso está totalmente descartado, así lo recoge nuestra Constitución y lo mantendrá, pero no debemos cogerle miedo y ponerle trabas a lo que podemos hacer en el marco de las leyes vigentes».

Ante una representación de entidades de todos los sectores económicos del país, Rodrigo Malmierca Díaz, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, se refirió al momento complejo que enfrenta la economía cubana y recordó que la caída del producto interno bruto en el 2016 fue resultado de factores externos e internos, que hoy aparecen agudizados por los problemas coyunturales que existen en la Isla con la liquidez en divisas.

Del mismo modo, mencionó «el esfuerzo considerable que realiza el país para evitar que los atrasos en el cumplimiento de las obligaciones financieras asociadas a las relaciones comerciales tengan repercusión en la paulatina recuperación de la credibilidad externa».

No sin antes subrayar lo imprescindible que es para la Mayor de Las Antillas el diversificar las relaciones económicas y comerciales para variar sus fuentes de ingresos y no volver a depender de un solo producto o mercado, Malmierca Díaz reafirmó que las empresas exportadoras de bienes y servicios tienen un alto peso en eso.

Por otro lado, el presidente de la CCRC, Orlando Hernández Guillén, expresó que los planes más inmediatos de la entidad, a la que pertenecen 709 empresas cubanas (seis más que en el 2016), buscan cambiar la mentalidad obsoleta en torno a la inversión foránea y apoyar la internacionalización de las compañías nacionales.

Al respecto, Malmierca Díaz dijo que urge optimizar los recursos disponibles y estudiar cada oportunidad de negocios que se presente. Además, afirmó que no es posible explicar una deficiente capacitación, demora, negligencia o pasividad de los procesos negociadores, cuando existe una Cartera de Oportunidades con 399 proyectos, valorados por un total de más de nueve mil millones de dólares.

De acuerdo con el ministro, es imprescindible elevar la preparación del capital humano y tener una posición más activa en la búsqueda de nuevos inversores, proveedores y destinos de exportación.

En el contexto del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, que reconoce los perjuicios de un criminal bloqueo económico, comercial y financiero y el carácter limitado de las medidas aprobadas por la administración de Barack Obama, Malmierca Díaz dejó claro que Cuba no discrimina a las empresas norteamericanas por su origen, sino que defiende la existencia de negocios mutuamente ventajosos.



 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pedro Hernández Soto dijo:

1

31 de marzo de 2017

09:31:15


Con todo respeto ¿Cuáles eran los propósitos para 2016? ¿Cuál fue el saldo?

Jose R Oro dijo:

2

31 de marzo de 2017

15:03:32


Primero que todo quisiera aclarar que en el mundo de hoy la competencia por el capital inversionista es muy alta. Lo que dejemos sobre la mesa, alguien viene y se lo lleva. No podemos creer de manera ingenua que seamos una de pocas alternativas o que Cuba tenga alguna primacía sobre otros mercados. Aunque la Isla tiene muchas ventajas indudables, tambien tenemos un cruel y bestial Bloqueo y una crónica situación que el Ministro Malmierca describió como “actual escenario de complejidades económicas” Me hace sentirme muy motivado que se comience (o se anuncie el comienzo, o se tenga la firme intención de comenzar) a accionar con agilidad en el tema de la inversión extranjera. Ya lo expresó el Presidente Raúl Castro en la ANPP y ahora el Ministro del MINCEX ante la Cámara de Comercio de Cuba. Lo creo firmemente Y es lo que hay que hacer, no solo proclamar. Existen múltiples trabas burocráticas que erradicar (estamos en espera de las “nuevas directrices”, etc.) y hábitos que suprimir, uno de ellos que ocurre regularmente, es no responder a las solicitudes de inversionistas extranjeros, algo fatal en el mercado internacional contemporáneo. La inversión extranjera, no se refiere solo a capital, sino también a tecnologías, licencias y patentes, a poder aplicar en la práctica social los extraordinarios avances científicos de Cuba, muchos de los cuales languidecen sin ser implementados por falta de recursos, la experiencia gerencial, el re-entrenamiento de la muy calificada masa laboral y profesional cubana, todo ello es parte del proceso inversionista. Se dice en la noticia que también continuaron las llegadas de empresarios estadounidenses para explorar las posibilidades del mercado nacional, al cual todavía no pueden acceder a causa de la persistencia del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba. Por supuesto todos entendemos la importancia que tienen esos empresarios que nos visitan en derrotar a la ultraderecha de Miami y otros sectores fascistas de los EE.UU. y desarmar esa brutal máquina de asfixiar (garrote vil del siglo XXI) que el Bloqueo es. Hay que agilizar e incentivar en la realidad el atraer inversiones extranjeras para Cuba y también el extender el desarrollo, sin daño alguno (sino beneficio) para el inobjetable predominio de la EES en la sociedad cubana, al sector privado y economía. Sugiero a este repecto leer el fundamental articulo de Katheryn Felipe :”Algunos desafíos del desarrolla económico”. Todos estos elementos están encadenados juntos para producir tan ansiado desarrollo. http://www.granma.cu/economia-con-tinta/2017-03-30/algunos-desafios-del-desarrollo-economico-30-03-2017-22-03-28 Quiero expresar que nuestros diplomáticos trabajando por ejemplo en los EE.UU. tienen un considerable conocimiento de la praxis económica internacional, y son ágiles y muy entregados en su tarea, llegan incansablemente adonde sea para motivar e impulsar que esas inversiones beneficien a Cuba. Hagamos realidad una politica agil, flexible y atractiva para la inversion extranjera!

Servando Soto dijo:

3

4 de abril de 2017

13:53:02


Solo una pregunta: Por qué, al parecer, va tan lento el proyecto inversionista en el polo Santa Lucía y la cayería norte de Camaguey? Disculpen, la pregunta surge por las enormes potencialidades de esta zona, desde hace mucho extremadamente sub utilizadas, mas el proyecto que desdehace mucho tiempo fue aprobado. Muchas gracias. Saludos

manuel dijo:

4

28 de abril de 2017

08:13:43


Hola, nuestra asociación de empresas (rede galega de empresas) visito hace dos años Cuba y realizar una serie de encuentros con diversos sectores económico de Cuba, y quiero, si me permiten dar una opinión que nace de esta visita. Los encuentros que mantuvimos fueron fructíferos en lo relacionado con conocer la demanda de la economía Cuba y en ofrecer por nuestra parte proyectos y suministros del sector alimentario y de la energía. Más de momento la cosa no ha pasado de eso. El motivo, quizá la prudencia del gobierno cubano en que las empresas foráneas no controlen su economía, cosa que aplaudimos. Pero eso no debe impedir hacer negocios con pequeñas y medianas empresas que coma nuestra asociación, tienen como objetivo un intercambio igualitario en las relaciones económicas internacionales. Se pueden hacer negocios sin engaños, con honestidad, entendida esta como beneficio muto. Nosotros lo hacemos. Así que esperamos que las empresas de Galicia, puedan participar de una manera real y importante en las relaciones económicas entre Galicia y Cuba.