ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
César Prieto fue el campeón de bateo en la quinta edición del evento. Foto: Ramón Barreras Valdés

En más de una ocasión, cuando se hace alusión a la ofensiva en la pelota cubana, se afirma que anda muy por encima del pitcheo. Sin embargo, en los últimos torneos internacionales ha sido todo lo contrario: los bateadores han dejado mucho que desear y los serpentineros han finalizado en primer lugar colectivamente, como sucedió en los Juegos Centrocaribe de Barranquilla, Colombia, el pasado año.

Vamos entonces a analizar cómo se comporta este renglón tan importante del béisbol en la sexta edición del Campeonato Nacional de la categoría Sub-23, cuando ya pasamos de 14 partidos, sin incluir los desafíos de este martes.

Como hacemos siempre, es imperativo conocer cómo anduvo este departamento en las pasadas cinco ediciones, teniendo en cuenta solo dos parámetros: average colectivo de la justa y cantidad de cuadrangulares, que nos ofrecerán un panorama elemental de la labor ofensiva.

En la edición inaugural de la justa el promedio general fue de 258, con 143 jonrones en 28 juegos por cada uno de los concursantes. Y en 2015, ante un calendario de 36 partidos, el average descendió a 255 con 160 bambinazos.

Un ascenso de solo dos puntos se produjo en el average de 2016 (257), pero el total de jonrones descendió a 158. A continuación, se produjo en 2017 el torneo más ofensivo de todos, pues de conjunto el promedio se incrementó hasta 267, acompañado de 218 jonrones, récord. El pasado año se añadieron cuatro juegos más, pero se produjo otro descenso, este doble, al promediarse 263 con tres cuadrangulares menos, 215, a pesar de jugarse mayor cantidad de partidos.  

A simple vista parece poco. Si reparamos en los promedios de los conjuntos de las Grandes Ligas encontraremos que solo cuatro promedian 260 o más: Houston (275), San Luis (265), Atlanta y Arizona, ambos con 262. Los Cachorros de Chicago (260) marcan una línea divisoria toda vez que promedian 260, por encima de los Yankees de New York (257). De ahí hacia abajo están el resto de los conjuntos hasta el lugar 30, ocupado por los Indios de Cleveland, con 212.

La excelencia del pitcheo de la MLB hace que la ofensiva se mantenga en esos límites. En nuestro caso, hay que tener en cuenta que a muchos de nuestros jóvenes peloteros les falta aún camino por recorrer y mucho trabajo en la caja de bateo para poder conectar lanzamientos de rompimiento. Aunque no andan descaminados los bateadores de la Sub-23.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gilson dijo:

1

8 de mayo de 2019

10:02:53


Pienso que aunque un gran % de los que juegan en la Sub 23 pasan a la serie nacional, donde juegan los mayores o los de mas calidad no se debe comparar esta etapa con la otra, debemos tener en cuenta que al "Equipo Cuba" va una seleccion de lo mejor del picheo cubano (3 o 4 abridores de nivel intermedio) en la pelota internacional, y que a su vez estos son los mejores Lanzadores, el resto una sorpresa cada vez que lanzan (tiradores de pelota para el plato) es decir que en la serie nacional el picheo tiene como promedio un nivel muy bajo, donde los bateadores (malos, regulares y buenos) se dan banquete con el average, que para nada refleja su calidad bateando ya que esta infuenciado por el bajo nivel del picheo, cuando se viaja a eventos internacionales este famoso bateo cae abrumadoramente al enfrentarse a un picheo no acostumbrado en nuestra pelota. Pienso que por ahi anda la cosa

pedro darias dijo:

2

8 de mayo de 2019

14:40:42


200% de acuerdo con Glison , no hay que descubrir el agua tibia, sencillo en la serie nacional un bateador se enfrenta a un pitcher regular porque buenos ya no quedan, una vez cada 15 dias eso hace que los AVE se disparen y bateen 10 por encima de 400 lo que es absurdo en cualquier circuito internacional. Cuando salen al exterior se enfrentan a pitcheo real y los 400 se convierten en 230. Asi comienza el dilema de la gallina y el huevo un pitcheo promedio malo deriva en AVE ofensivos altisimos y con el paso de los anos los bateadores se convierten en mediocres y los pitchers igual porque no necesitan mas que eso para brillar dentro de la isla.

Reyes dijo:

3

9 de mayo de 2019

15:36:31


Los días martes y miércoles trasmitieron diferido por Tele Rebelde el mismo juego del martes entre Stgo y Holguín. Lo lógico era que trasmitieran el juego de cada día o sea el martes el del martes y el miércoles el del Miércoles. ¿Para que hacía falta ver el mismo juego dos veces?.

Jorge Luis Lujardo Piquero dijo:

4

10 de mayo de 2019

11:21:59


la television deberia hacer lo que hace Radio Rebelde trasmitir dos (2) juego de cada subserie, asi todo el mundo podra ver a sus peloteros jugando, recuerden que tenemos dos (2) contrles remotos; uno para occidente y el otro para oriente.