ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Han bastado unos pocos juegos para alertar sobre la cantidad de errores que se cometen en el evento. Foto: Morejón, Roberto

Transcurridos los primeros tres juegos (sin incluir los de ayer) para cada equipo en el recién inaugurado Campeonato Nacional de Béisbol, categoría Sub-23, ya podemos indagar en las estadísticas tanto individuales como colectivas.

Revisándolas, uno cae en la cuenta de que existe un departamento que anda mal, sin mejoría en los últimos años: la defensa.

En este momento el promedio de fildeo es un muy bajo 956 con 73 errores en 73 partidos. El Habana es el de menor rendimiento en esta área, con diez pifias y 915 de promedio, escoltado por Artemisa, ocho y 925. En la otra cara de la moneda están Pinar del Río y Sancti Spíritus, ambos con excelente average de 983 y un par de marfiladas, seguidos por Mayabeque, también con dos desaciertos y 982 por menor cantidad de lances. El resto oscila entre el 938 de Camagüey y el 966 de Granma.

Se supone que los elencos participantes en el torneo Sub-23 hayan tenido semanas de entrenamiento para eliminar deficiencias. Además, se está jugando en los estadios cabecera de provincia, a excepción del Latinoamericano, por lo cual no hay excusas para semejante estado de la defensa en sentido general.

Lo más preocupante es que esta deficiencia se mantiene a través del tiempo. En el año 2014, con 192 partidos efectuados, se fildeó para 961, el más bajo de todos, y se cometieron 587 errores. Un año más tarde, con 91 desafíos más en el calendario, mejoró algo, 967 con 752 pifias.

En las campañas de 2016 y 2017 el promedio bajó a 965 y 964, y la cantidad de marfiladas ascendió a 792 y 907, respectivamente, con 320 choques en la última de estas ediciones. El pasado año hubo otro descenso, hasta los 963, pues se cometieron 968 errores en 308 desafíos. En cuanto a equipos, el de mayor cantidad de marfiladas resultó el Guantánamo de 2018, que cometió 84 pifias. 

En más de una ocasión el tema sale a la palestra. Especialistas afirman que el éxito en la defensa viene de la mano de la concentración de la atención y de la repetición. Juan Padilla, un astro de la segunda almohadilla, decía en conversaciones con la prensa que él salía a entrenar con la mente puesta en fildear cien roletazos, tratando de memorizar los movimientos necesarios para atrapar la pelota, lanzar a primera o aceptar los tiros de la tercera base o el campo corto.

Todavía es muy temprano y es posible una mejoría, aunque no se puede dejar de señalar la ayuda técnica que necesitan provincias como Guantánamo, sotanera en esta área en los tres últimos años. Tapar fisuras en la defensa es una tarea primordial de nuestro béisbol para ascender en calidad.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

EL POETA YUMURINO dijo:

1

24 de abril de 2019

15:39:56


¡! EN EL SUB-23,...LOS ARBITROS NO ASISTIERON ¡! -1- De acuerdo estoy con Oscar en el primer día transcurrido tantos juegos suspendidos es imposible aceptar y menos imaginar la falta del hospedaje si antes sin tal linaje se dormía en el estadio y se viajaba diario en “botella” dando el viaje. -2- En “Los Arabos” acontece el lunes,…otro suspendido pues en el tercer partido no asisten los propios “jueces” tal ausencia aparece por falta de transportación quedando la población descontenta y abatida tras las dos buenas salidas de su excelsa selección. -3- Los “Cocodrilos” con decisión y ese paso triunfante par de veces van delante en dicha competición su rival en la ocasión los fuertes “Azucareros” otro descalabro sufrieron pues llegaron bien temprano la culpa,.. no se…mi hermano ¡! Los árbitros no asistieron ¡! ---000--- EL POETA YUMURINO 23 de Abril de 2019