ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Afirman los especialistas que en el béisbol todo puede suceder. Tienen razón. Pero, créalo o no, el béisbol tiene su lógica. Y en una serie de siete a ganar cuatro, donde un equipo salga airoso en los tres primeros juegos, resulta difícil creer que pueda remontar y llevarse el gato al agua en los cuatro restantes.

Ese es el caso de los Leñadores tuneros y los Leopardos villaclareños, estos últimos estrenando por estos días una mascota en honor al conjunto de ese nombre que brilló en la década de los años 30 del siglo pasado, guiado por tres jardineros estelares: Alejandro Oms, Pablo Mesa y el miembro del Salón de la Fama, Oscar Charleston.

Pudieran preguntarse los aficionados qué tienen los orientales para llegar a su segunda final consecutiva. Y la respuesta es una sola: tienen de todo. Una alineación sin fisuras, fortalecida por la entrada de Alexander Ayala y Jorge Alomá; uno de los mejores cuarto bates de Cuba, Yosvani Alarcón; un veterano que encontró la Fuente de la Juventud, Danel Castro; y un hombre proa capaz de volar por las almohadillas, Yunieski Larduet.

Con esos ejemplos sobraría. Pero en la última petición de refuerzos el mentor Pablo Civil volvió a demostrar sapiencia al hacerse del mejor lanzador zurdo de Cuba, Yoanni Yera, y un abridor derecho de lujo como lo es el corpulento vueltabajero Erlis Casanova. Si a esto le añadimos la tremenda eficacia evidenciada por Yoelkis Cruz en el rol de relevista, llegaríamos a la conclusión de que Las Tunas es un equipo completo, aspirante de fuerza a ganar su primer título.

LEOPARDOS A LA CAZA

Ante semejante palmarés de sus contrarios, cualquier otro elenco tendría motivos suficientes para amilanarse. Pero esa no es la estirpe de los dirigidos por el extorpedero Eduardo Paret, quienes también pueden blasonar de poseer fuerza suficiente para ganar su sexto campeonato luego de triunfar en 1983 (Eduardo Martín fue el director), 1993, 94 y 95 con Pedro Jova de mentor, y en el año 2013, bajo la tutela de Ramón Moré.

Si Pablo Civil se nutrió de una nueva combinación alrededor de la segunda almohadilla, Paret hizo lo mismo con el cienfueguero César Prieto como torpedero y el granmense Carlos Benítez como camarero. Cuenta en la receptoría con un maestro, Yulexis La Rosa; completó el cuadro con dos estelares, Yunior Paumier y William Saavedra; consiguió los servicios del líder jonronero, Stayler Hernández; posee al campeón de las impulsadas, Yurién Vizcaíno y su cuerpo de serpentineros, el mejor en la primera etapa, con hombres como Freddy Asiel Álvarez, se reforzó con el zurdo Misael Villa y el diestro Wilson Paredes, quienes acaban de dejar en una carrera y seis jits todo el gasto ofensivo de los Gallos espirituanos.

Vuelvo a repetir que no me gusta dar pronósticos, para mí son la antesala de la equivocación. Y esta final que ya casi se nos viene encima se me antoja imposible de pronosticar.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pedro Emilio dijo:

1

11 de enero de 2019

15:39:33


Villa Clara campeón por honestos por bravos por sencillos