ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El +91 kg de Cuba, José Ángel Larduet (derecha). Foto: WSB

Con toda categoría, los Domadores de Cuba vencieron a su principal enemigo en series mundiales de boxeo: los Astaná Arlans de Kazajistán, en una final que llenó las expectativas marcadas, a pesar de que los cubanos resolvieron el duelo particular con saldo global de siete peleas a su favor y solo tres derrotas.

Puede catalogarse a la VIII Serie Mundial de Boxeo (WSB) como la más difícil afrontada por Cuba. Sin embargo, el grupo de entrenadores que trabaja en la Escuela Nacional de Boxeo Holveín Quesada encontró el acertado acondicionamiento físico y táctico para que sus pupilos llegaran a la final en buena forma deportiva.

Los Domadores lidiaron con importantes cambios en su nómina, al punto de que para la disputa del título del orbe por equipos presentaron a cuatro hombres con ninguna o poca experiencia en dicha lid. No obstante, aunque tres de esos jóvenes perdieron, sus actuaciones resultaron positivas, porque no fueron superados por holgada ventaja.

Damián Arce (49 kilogramos), Jorge Griñán (52) y Osley Iglesias (75) mostraron en China, sede de los dos carteles finales, condiciones para que el colectivo técnico confíe otra vez en ellos de cara a futuros eventos, siempre y cuando este trío siga exhibiendo progresos en sus respectivas carreras boxísticas.

En igual situación se encuentra Osvel Caballero (56), quien con su triunfo ante el experimentado Ilyas Suleimenov ratificó la excelente cantera deportiva que posee el boxeo cubano. Aunque Caballero ganó y convenció, es necesario fortalecer el trabajo en los pesos gallos y disponer de dos o tres figuras para que intervengan en varios eventos. Potenciar estrategias con esas intenciones incrementará la rivalidad entre los principales protagonistas de los 56 kg en Cuba.

El tercer cetro en series mundiales estuvo cimentado en la gran actuación ofrecida por los hombres más experimentados en la escuadra de los Domadores, esos con el deber de salir al cuadrilátero y derrotar al más encumbrado rival.

Otro momento escabroso que superaron fueron los cuatro meses de espera para disputar la final de la WSB, una vez concluida la fase semifinal. El mismo Rolando Acebal, jefe técnico de la escuadra, manifestó a este diario que esa demora no es positiva para sus hombres cuando hay otras competencias importantes en el año.

A pesar de esa dificultad, Acebal dijo que la maestría deportiva de sus alumnos más calificados permitió realizar una base de preparación eficiente, con altos niveles de entrenamiento y sus respectivos periodos de descanso, ahí radicó parte del triunfo.

Un factor que no se reseña en muchas ocasiones tras una victoria o una derrota es el aspecto sicológico, y en esta oportunidad los Domadores no sintieron presión alguna por enfrentar a un oponente que les había tomado la medida en par de finales: 2015 y 2017.

Antes de partir hacia China, la franquicia antillana mostró alto nivel de motivación en las jornadas de preparación en La Habana. El match ante los kazajos no se tomó como una cuestión de «vida o muerte», sino que se afrontó desde otra perspectiva, donde primó la seguridad en la capacidad combativa de cada boxeador.

Con estas credenciales, era difícil superar a los caribeños y así resultó. El talento de la escuela cubana de boxeo se confirmó en la lejana China. Pero este triunfo no disminuye la rivalidad entre los dos conjuntos más exitosos de la WSB.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.