ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Holguín.–Noelvis González no deja nada al azar. Cuando explica algo, lo hace con lujo de detalles, con números que sustentan sus palabras, con argumentos que nos dejan claro su profesionalidad y dedicación al trabajo. Pero en el béisbol, particularmente en la Serie Nacional, solo un hombre no marca los destinos de un plantel.
El mentor de los Cachorros holguineros, colistas en la edición 58 del clásico de las bolas y los strikes, está muy consciente de ello y sabe que su equipo, para salir del fondo de la clasificación, necesita dar un giro absoluto en cada renglón del juego, pues hasta el momento no han logrado ser efectivos en ningún aspecto.
«No hemos estado a la altura esperada. A nuestro pitcheo, que es discreto, le han hecho contacto en el 88 % de los lanzamientos, algo comprensible, porque su media de velocidad no pasa de las 83-84 millas. Ante esta situación, las posibilidades de que te pongan la pelota en juego son muy altas y la defensa ha de responder a la perfección; eso no ha sucedido, pues en las tres primeras subseries cometimos errores en cada partido», repasa Noelvis.
«Esto no nos ha tomado por sorpresa, manejamos todos esos conceptos desde la preparación y modelamos situaciones competitivas con dichos parámetros, pero nuestros defensores no han hecho un buen trabajo en las conexiones de roletazo y línea, que han sido la mayoría gracias al pitcheo bajo de los lanzadores», abunda el timonel holguinero.
«El ánimo del conjunto no ha decaído, estamos dando clases teóricas y técnicas, enfocados en las causas de los problemas, la mejor vía para mejorar. El problema es que un primer tercio define mucho la clasificación de un campeonato corto, en el cual hay muy poco tiempo de recuperación.
«Además, comenzar con paso errático te obliga a modificar estrategias. Ya el pitcheo se debe manejar diferente, en ocasiones alterando la rotación por la necesidad de traer un abridor a preservar una victoria. En medio de este escenario, no podemos meter una presión de clasificación a los muchachos, tenemos que enfocarnos en el día a día, en hacer el mejor papel posible, pues debemos un respeto a la afición», alerta Noelvis.
«Tenemos muy mal la base. El béisbol es un ciclo y en Cuba las provincias no cambian, es decir, los jugadores que hay en las categorías inferiores son los mismos que después llegarán al primer equipo. Si se analizan al detalle los resultados en esos eslabones previos en Holguín, todos se ubican entre el puesto 14 y el 16.
«Estos muchachos no han gozado de un triunfo, no saben lo que es ganar, nunca han clasificado y no se puede esperar que, de manera súbita, alcancen ahora un resultado relevante. Desgraciadamente, en la Serie Nacional nos miden por eso, por ganar, hay mucho championismo y casi nunca se tiene en cuenta el material humano disponible», asevera el técnico oriental.
En Holguín es casi inexistente la promoción desde la eide hacia la Academia Provincial y, por regla general quienes llegan provenientes del juvenil arrastran deficiencias tácticas muy elementales y un enorme desconocimiento del abecé de la pelota, cuestiones que dificultan y multiplican el trabajo de los entrenadores de primera categoría.
Este panorama condiciona los destinos de los Cachorros en la Serie Nacional, donde no se puede aspirar a nada con semejantes lagunas, pese a que haya perdido algo de fuelle y nivel cualitativo en los últimos años.

Primer triunfo cubano
Una excelente labor de la derecha Dianelis Porro, combinada con abundante ofensiva de 12 indiscutibles, le dieron a la selección cubana su primera victoria, 12-0,  a costa de República Dominicana, en el Campeonato Mundial Femenino de Béisbol, en la localidad de Viera, Florida, Estados Unidos.
Dianelis se mantuvo en el montículo las cinco entradas que duró el encuentro, dejando a sus rivales en solo dos jits, con un par de boletos y un ponche propinado. Tuvo además a su favor la impecable defensa de sus compañeras, sin errores durante todo el choque, en contraste con el desacierto de las dominicanas, con un total de siete marfiladas.
El ataque de las ganadoras estuvo liderado por la mujer proa del conjunto, Yamisleidys Pérez, de 3-2 con dos anotadas y una remolcada, secundada por Katherine Fals, de 1-1, con dos anotadas, otras tantas impulsadas y un par de bases por bolas. Este sábado las nuestras tienen un duro compromiso con Japón, campeón en los últimos cinco mundiales.
Tres conjuntos andaban invictos después de las dos primeras jornadas, Estados Unidos, Canadá y Japón, pero estas dos últimas se enfrentaban este viernes. Las norteamericanas fueron las ganadoras de los dos primeros torneos mundialistas efectuados en Edmonton, Canadá (2004), y Taipéi de China (2006).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Bebé Comizzo dijo:

1

26 de agosto de 2018

23:36:42


El baseball revolucionario debe reformarse deportiva, ideologica y deportivamente.