ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El jovencito Yasser Quesada es un ajedrecista en ascenso. Foto: Freddy Pérez Cabrera

SANTA CLARA.–Uno de los talentos que tiene el ajedrez cubano en la actualidad es el Gran Maestro Yasser Quesada Pérez, quien por sus resultados y calidad clasifica ya entre lo mejor del país en el deporte de las 64 casillas.

Con un avance espectacular en los últimos años, que lo llevó a convertirse, primero en Maestro Internacional (MI) y luego en Gran Maestro (GM), el jovencito de 26 años es el trebejista número 27 que alcanza esa categoría en la clasificación masculina de Cuba, y uno de los que con menor edad lo ha merecido en Villa Clara.

Con ese resultado, la familia que encabezan Frank y Elisa, sus padres, cobijan bajo el mismo techo a la única pareja de hermanos con igual título, pues desde el 2005 lo poseía Yuniesky, el mayor de los Quesada.

Nacido en Santa Clara el 23 de mayo de 1992, Yasser despuntó desde muy temprano en el mundo de los trebejos, y estuvo en la élite cubana de su generación en las categorías escolar y juvenil, logrando convertirse en Maestro FIDE en el 2009, Maestro Internacional en el 2014 y GM en el 2016.

Cuenta Frank, su papá, que cuando tenía cuatro años ya sabía mover las piezas, y lo recuerda como un niño muy observador de los entrenamientos de su hermano con Jesús Nogueiras y otros jugadores, lo cual lo motivó a comprarle algunos libros como Mate en Uno, que contribuyeron a mejorarlo.

Con cinco abriles jugó su primer torneo y un año después llegó a campeón provincial, resultados que fueron haciéndose cotidianos en todos los niveles de competencia, con lo cual se convirtió en un hombre cada vez más respetado por sus rivales.

Según el menor de los Quesada, en sus inicios reforzó la preparación en las aperturas, hasta llegar a ser muy fuerte en esa parte del juego; sin ­embargo, luego se dio cuenta de que el ajedrez lleva mucha integralidad, porque también el medio juego y las finales resultan determinantes, sobre lo cual trabajó a sugerencia de su hermano, alcanzando entonces resultados superiores.

Confiesa que le debe mucho a Yuniesky, quien lo aconseja siempre que puede, y no le molesta que lo comparen con su hermano, a quien considera un referente; aunque a la hora de seleccionar un paradigma menciona al noruego Magnus Carlsen y al ruso Vladimir Kramnik, a quienes califica como dos fuera de serie.

Yasser estuvo incluido hasta el final en la preselección de jugadores que participará en la Olimpiada Mundial de Georgia, en septiembre próximo. No obstante, piensa continuar luchando por esa posibilidad. Su otra meta es conquistar la respetable cifra de 2 600 puntos Elo, la que pudiera llegar más temprano que tarde si continúa esforzándose como lo ha hecho hasta ahora.    

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

27 de junio de 2018

07:05:44


Felicitaciones a esta distinguida familia ajedrecística. Yasser Quesada es presente y futuro del ajedrez cubano. Continúa adelante muchacho que Cuba y el ajedrez te lo agradecen.

Justino dijo:

2

27 de junio de 2018

09:12:21


Sin restarle méritos al ajedrecista, una persona de 26 años, NO es un jovencito. Es un hombre hecho y derecho o al menos tiene la edad para serlo hace rato. Ese paternalismo no ayuda y por el contrario puede provocar la burla.